Hace unos días tuvimos el placer de asistir a un evento donde pudimos probar dos RPGs que Koch Media lanzará próximamente en Nintendo 3DS: 7th Dragon-III code:VFD y Shin Megami Tensei IV Apocalypse. Del primero os hablamos en un avance anterior y ahora es el turno de comentar la última entrega de esta conocida saga rolera de Atlus.

Probamos una demo muy jugosa

Un fantástico vídeo nos sirve de introducción a la aventura, eso sí, acompañado de la elección del nivel de dificultad entro los tres posibles. Una vez hecho esto nos pondremos en la piel de Nanashi, el protagonista de la historia, y lo haremos en una sala sencilla, bien iluminada, junto con Asahi, una amiga nuestra. Ella será la encargada de ponernos en situación, ambos somos cadetes de los cazadores de demonios, y estamos deseosos de ascender cuanto antes. Esto es natural, pues con el rango se obtiene la posibilidad de invocar monstruos. Pero no adelantemos acontecimientos. Antes de que nos demos cuenta estaremos reunidos con Manahu y Nikkari, cazadores consagrados, que se encargarán de nuestro entrenamiento, y de hacernos un pequeño resumen de lo ocurrido en los últimos veinticinco años.

Como se puede deducir del titulo, esto juego es una continuación de Shin Megami Tensei IV, y los hechos se sitúan cronológicamente después de este. Se nos informa de una gran guerra entre ángeles y demonios, y que Tokyo permaneció a salvo de toda la destrucción, o de la mayor parte al menos, dentro de una enorme cúpula englobada en lo que algunos llaman el plan divino. Como ya hemos dicho, no todo el daño fue evitado, y es que aunque las edificaciones permanecen en pie los demonios han tomado las calles. Y ese es precisamente nuestro propósito: despejar las calles de seres malignos para que la gente pueda volver a su vida tal y como era antes, dado que de momento han sido renegados a residir en el metro de la ciudad.

Exploramos en busca de un móvil

Una vez concluida la conversación nos pusimos al fin a los mandos en una pequeña misión de exploración al aire libre. En ella por desgracia no vimos enemigos, nuestra tarea consistió en buscar reliquias escondidas, entre las que encontramos un smartphone roto. ¿Por qué esto es importante? Una vez comenzado el plan divino, Dios otorgó a la gente la capacidad de invocar demonios para defenderse, y la herramienta que les dio fue precisamente una aplicación para el móvil.

Una vez hecho esto, y después de una pequeña conversación, nos darán total libertad para movernos por el metro de Tokyo, una gran zona comercial en la que disfrutaremos de las conversaciones que los distintos NPCs nos brinden, y de la recién adquirida capacidad de exploración. Aprovechan también este momento para explicarnos el funcionamiento del objeto que acabamos de adquirir, que aunque no nos permita invocar nada (recordemos que está roto), hará las funciones de mapa en la pantalla táctil, y serán sus menús los que veamos cuando entremos al menú principal del juego. Una vez estemos cansados de explorar volveremos a nuestros aposentos y tendremos un sueño un poco perturbador sobre la salvación del mundo que a nadie dejara indiferente. Cuando despertemos a la mañana estaremos listos para todo y después de apenas un par de diálogos nos lanzamos de nuevo a la aventura.

¡A la batalla!

Comenzamos ahora una misión de combate. En esta tendremos que enfrentarnos a demonios, por lo que el juego aprovecha para explicarnos el sistema de batalla. Este es similar al de otros RPGs: toda la acción se desarrolla por turnos y está muy fuertemente unida a las debilidades, tanto nuestras como de nuestros enemigos. Aquí residirá la clave de los combates, pues si decidimos optar por explotar los puntos flojos de nuestros contrincantes podremos ir ganando acciones extra en nuestro turno, lo cual por supuesto, inclinará la balanza a nuestro favor. Pero no todo es bueno, y es que el sistema funciona también a la inversa, así que tendremos que tener mucho cuidado de qué hacemos y llevamos a una batalla.

Llegando al final de la misión nos encontraremos con Nikkari, pero antes de que podamos siquiera reaccionar aparecerá un demonio bastante poderoso, casi una horda en sí mismo, que nos dará caña dentro y fuera del combate, pues nos matará a nosotros junto a dos de nuestros compañeros. Esto por supuesto no implica el final de la partida, nada más lejos, acabamos de empezar. Después de ver nuestra muerte en una escena bastante gráfica apareceremos en el camino de los muertos junto con otras almas en pena. Mientras intentamos avanzar escucharemos una voz siniestra que nos habla, pero esta no surge de nuestros siniestros acompañantes, sino de un ser con la misma procedencia que aquel que ha acabado con nuestra vida, un demonio.

Este, sin embargo, demuestra algo más de simpatía por nosotros y nos permite volver a la vida con la condición de que nos volvamos su marioneta. En este instante el juego nos da a elegir qué hacer, pero la verdad es que no nos lo pensamos mucho y aceptamos. En ese momento disfrutamos de una cinemática, al más puro estilo anime en que resucitamos, y el teléfono es reparado, apareciendo nuestro nuevo amigo en la pantalla. Ahora sí, estábamos preparados para enfrentarnos, y vencer a quien ha matado a nuestros compañeros junto con el poder de nuestras invocaciones.

 

La demo de Shin Megami Tensei IV Apocalipse nos ha dejado a medias en el buen sentido, y es que es digno miembro de la saga que lleva su nombre. La historia hasta donde hemos podido ver está bien desarrollada, y parece prometer auténticas maravillas, asegurando de momento que los personajes principales están bien trabajados. En general el título es muy similar al anterior, el sistema es gráfico es esencialmente el mismo, así como la calidad del audio y el diseño tanto de enemigos como de escenarios. Decir también que, aunque sea una secuela, puede jugarse independientemente, aunque nos perderemos algunas cosas. Y por último, ya un clásico en los títulos de Atlus para Nintendo 3DS, el juego nos llega completamente en inglés, aunque en un nivel muy asequible. No lo olvidéis, se lanza el 2 de diciembre.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*