Inicio > Análisis > ARK Survival Evolved

ARK Survival Evolved

El lanzamiento de ARK Survival Evolved se ha convertido en uno de esos juegos que nos han inspirado tanto que hemos querido compartir con vosotros otra forma de abordar el análisis. Al fin y al cabo, se trata de un juego en el que te sumerges de una manera inmediata y donde no tardas en sentirte rodeado de ese mundo prehistórico que lo rodea todo. Así que sin más dilación… ¡Bienvenidos a ARK Survival Evolved!

ARK Survival Evolved en primera persona

Abro los ojos con dificultad, cegado por la luz del sol, que se impone sobre una playa y una selva, que es coronada por montañas y unas misteriosas torres. Camino desorientado, torpe, con mi cuerpo desnudo, y observo un triceratops a pocos metros. Es el sueño que he tenido desde niño, lo que he deseado desde que vi Jurassic Park, recorrer una isla repleta de dinosaurios. Pero, ¡oh! No estoy en un parque vigilado y con seguridad (o un intento de seguridad que siempre falla), estoy en una misteriosa isla, con un extraño emblema incrustado en el brazo y… nada más. Paseo por la playa y doy gracias de que ningún dinosaurio quiera comerme, pues no estoy en el menú de Triceratops, Parasaurolophus o Diplodocus, ¡espera! ¡Eso es un Diplodocus! ¡Es enorme! Vaya, empiezo a tener hambre, por suerte hay frutas por todas partes, espero que sean comestibles.

El sol se está poniendo y la noche se abre paso. Ya casi puedo ver las estrellas, pero empieza a ser difícil ver lo que hay a un palmo de mí. ¡Ay! Que hay un árbol. ¡No se ve nada! Necesito luz, comida y un lugar en el que pasar la noche. Oh, no, está empezando a llover, va a haber que refugiarse cuanto antes, pero esta noche la voy a pasar mojados por rápido que sea. No tengo nada a mí disposición, necesito una herramienta. Con madera y piedras podría hacer un pico para trabajar más cómodamente, pero antes va a tocar a usar los puños contra ese inoportuno árbol con el que he dado de bruces.

Ya tengo los nudillos llenos de sangre, pero por lo menos tengo algo de madera para hacer una antorcha. No sé dónde aprendí a hacer fuego, pero sé, y me viene muy bien, aunque con esta lluvia… De momento lo mejor será dar un paseo por la playa y coger unas piedras. Ahora con la madera ¡ya tengo pico! Hora de talar y picar piedra. Si me hubieran dicho que esto iba a ser tan duro, a lo mejor no hubiese venido. ¡Qué digo! ¿Acaso estoy aquí por voluntad propia? Tal vez en las torres encuentre respuestas y más gente, si hay torres alguien tiene que haberlas construido. Pero dejaré eso para más tarde. Seguiré talando árboles y picando piedra. Talando, picando y recolectando me estoy curtiendo, me siento preparado para construir una casa a pié de playa en la que refugiarme. Primero el suelo, las paredes, el techo, la puerta…

Ya tengo un sitio en el que pasar las noches, aunque no creo que esta estructura sea muy resistente contra los dinosaurios más grandes y agresivos. De momento no me preocuparé de eso y comeré un poco. Otra vez esas bayas, no se puede decir que estén malas, pero no es difícil hartarse de esta comida, y solo llevo aquí una noche. ¡Hora de explorar y cazar algo! Espero no convertirme en la presa. ¡Ohhh! Qué monada, si es un pequeño compog… compsogna… ¿Compsognathus? ¡Bueno, Compy para los amigos! Ven aquí, pequeñín… Espera, ¿un Compy? ¡¿Un Compy!? ¡Ahhhhh!

Ese pequeño diablillo me ha perseguido varios metros, me ha mordido, el muy condenado, y se ha ido cuando le he empezado a golpear con el pico. ¡Y eso que no llevaba nada brillante! Vale, necesito un arma más eficaz, con este pico parece que solo vaya a dejar a esos agresivos dinosaurios inconscientes. Tal vez… ¿una lanza? Sí, una lanza es buena idea. ¡Ja! A ver qué Compi se me acerca ahora. En cuanto aparezca uno podré ensartarle como a una lagartija. ¡Ahí va uno! ¡Toma bicho repelente, toma! Bien, al fin un poco de carne. Tal vez luego haga una hoguera y la cocine, pero de momento me vale la carne cruda.

No sé si es buena idea meterme en la selva, será mejor que siga la playa y compruebe qué… mierda, ¿eso es un Dilophosaurus? Sí, vale, con mi lanza no hay prob… ¿QUEEEEÉ? Esa especie de collar que ha desplegado es mentira, todo una mentira, una invención de Jurassic Park, en realidad este dinosaurio no puede… Espera, no me digas que también… viene hacia aquí. No, no, no, no, no ¡NOOOOO! ¡Me ha escupido veneno! ¡Mis ojos, mis ojooooos! ¡Lo veo todo verde, escuece! ¡Pero si este maldito dinosaurio en realidad no tenía veneno! ¡Dónde demonios estoy! ¡Qué se supone que es esta isla! ¡Agua, agua! No, espera, parece que se va solo. Mierda, ahí viene otra vez. Esta vez te he esquivado el veneno, eh, toma lanz… ¡Mierda! Se me ha roto. Será mejor que coja corriendo el pico y le golpee con él. Bien, bien, le he dejado inconsciente. ¿Cómo es posible que tengas veneno, eh? ¿Acaso esto no es real? ¿Te ha creado alguien confundido por la cultura popular? Mírate, tan tranquilo. Toma un poco de carne anda. Oh, no, no, ha despertado. Será mejor que coja el… ¿me está acariciando? Le he domado al darle comida. Bien, ven pequeñín, y no vayas lanzándole veneno a cualquier extraño que te enc… ¡¿Qué te acabo de decir!? ¡Ven, es una orden! ¿De verdad estos dinosaurios pueden llegar a ser tan dóciles si se les da de comer estando inconscientes?

Aprendiendo a sobrevivir

Llevo aquí unos días, he mejorado mi casa, he creado mi propia ropa y me acompaña Venenito. Sí, le he puesto nombre a mi dinosaurio ¿qué pasa? ¿Espera, qué es ese ruido? ¡Otro humano! No, Venenito, espera ¡Nooo! ¡Has matado a Venenito! ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? Te ensartaré con mi lanz… Vaya, tiene una pistola. Espera, ¿has venido sobre ese triceratops? ¿Los puedes montar? Sí, te perdono lo de Venenito, te atacó primero. Quiero saber más sobre esta isla y sus misterios.

El desconocido me ha dicho que pertenece a una tribu con un asentamiento. Allí estaré seguro de otros humanos que me quieran atacar mientras duermo, aunque mi casa cumplía bien ese cometido. También tienen otros dinosaurios domados como monturas, y hasta vuelan sobre Pteranodones, increíble. También me ha contado que esas torres solo se activan al recibir unas ofrendas difíciles de encontrar. Una vez hecho eso somos llevados ante una peligrosa criatura a la que hacer frente. Hay historias que hablan, incluso, de un temible dragón escupefuego ¿Acaso hay dragones que no escupen fuego? Sea como sea, solo algunos bien preparados pueden hacer frente a tal amenaza. Le he preguntado sobre los errores que he encontrado en la isla, dinosaurios que se mueven de forma errática, que chocan, elementos de la isla que aparecen de repente delante de mis narices, parpadeos. Creía que me estaba volviendo loco, pero a todos les pasa, a unos más y a otros menos. Es como si estuviésemos metidos en un videojuego.

Cuando lleguemos al asentamiento me enseñarán a montar a un dinosaurio, aunque me aseguran que una vez domado solo necesitamos la silla adecuado para montarlo. Digo yo que también necesitaré unas bases mínimas para controlarlo adecuadamente. El extraño me ha enseñado un mapa sobre la isla, yo aparecí en el sur, pero hay mucho más allá de la profunda selva, hacia el norte, incluso montañas nevadas en las que es necesario haber fabricado previamente un buen abrigo si no queremos morir congelados.

Ya tengo ganas de descubrir más cosas y… ¡¡¡Cuidado, un T-Rex!!! ¡Sigue disparándole, sigue! ¡Viene hacia mí, con mi lanza no haré nada! ¡Por favor, ayuda, dispara! ¡Esos dientes, esos dientes! ¡NOOOOOO! AHGGGgggg….ghhñn.

Abro los ojos con dificultad, cegado por la luz del sol, que se impone sobre una playa y una selva que son coronadas por montañas y unas misteriosas torres. Camino desorientado…

Una experiencia que merece la pena disfrutar

Sí, esto, es fundamentalmente, la propuesta de ARK Survival Evolved, una experiencia muy interesante de supervivencia en la que son muchas las posibilidad. No deja de ser un juego de supervivencia como tantos otros, con ese toque Minecraft, donde la recolección, gestión y exploración son tan importantes para sobrevivir a las amenazas del mundo, que pueden ser dinosaurios carnivoros u otros humanos, que pueden ayudarnos o fastidiarnos la partida matándonos. Tranquilos, al morir, si comenzamos nueva partida en el mismo servidor lo hacemos con el nivel que teníamos, aunque no los recursos conseguidos. Al avanzar en nuestra aventura conseguimos experiencia, con la que mejorar los diferentes parámetros como salud, oxígeno, sed, resistencia, peso, daño… Todo esto se mantendrá. Solo nos tendremos que preocupar de volver a recolectar y construir. Ojo, porque nos pueden atacar, saquear y matar estando desconectados, pero para eso están las casas con un código en la puerta para que no entren extraños, o servidores PvE. Si queremos jugar PvP, pero con algunas normas, también podéis encontrar servidores que ponen límites a los saqueos. Tenéis, además, servidores oficiales y otros no oficiales en los que todo puede ser más fácil y avanzar más rápido.

Resulta satisfactorio ir aprendiendo poco a poco, domar tus primeros dinosaurios para que luchen junto a ti o montarlos, descubrir más zonas, aprender a fabricar objetos de diversa índole (aprendizaje que obtenemos consumiendo engramas, puntos que obtenemos al subir de nivel, diferentes a los de las habilidades), como armas, partes de una casa, utensilios, ropa… Algunas cosas rudimentarias y otras tan tecnológicas como armas de fuego. También hay electricidad y servidores que solo permiten construir cosas rudimentarias.

El mapa es amplio y cada partida es diferente, podéis elegir en qué parte de la isla empezar (hay diferentes dificultades según la zona en el que empecemos) y, a partir de ahí, recorrerla como prefiráis. Lo más satisfactorio es jugarlo con gente, claro, y vivir aventuras con ellos, pero también tiene su punto empezar solo e ir conociendo gente, unirse a sus tribus o defendernos de ataques. Encontrarse con un humano puede llegar a ser muy emocionante. Eso sí, ni se os ocurra ir a las torres mencionadas en el relato solos, pues los jefes finales os destrozarán.

¿Lo peor? Su apartado técnico, por lo menos en la versión de PlayStation 4 que hemos tenido la oportunidad de probar. Somos conscientes de que en PC y en PlayStation 4 Pro se ve mejor, pero en la PS4 clásica las texturas son bastante malas y los errores numerosos. Los hemos comentado en el relato y, la verdad, en conjunto afean mucho el resultado final.

Aún con sus errores, ARK Survival Evolved es una experiencia muy disfrutable, pero no para todos los públicos. Requiere mucho ensayo-error inicial, sobre todo si no estáis acostumbrados a los juegos de supervivencia, pues en ningún momento os llevan de la mano para avanzar y tendréis que aprender por vosotros mismos. Es complicado y requiere tiempo y dedicación, pero como os enganche, no querréis salir de la misteriosa isla nunca. Algunos llevan enganchados desde 2015, cuando salió el Early Acces en Steam, aunque otros se han alejado del juego tras su salida, pues persisten muchos errores iniciales (aunque han corregido otros muchos) y se ha elevado el precio, pues sale, al fin y al cabo, a precio de juego completo, eso sí, con DLC aparte.

Resumen
Sobrevivir en una isla plagada de dinosaurios es el sueño de muchos y con ARK podemos hacerlo realidad. Y ya era hora, que estábamos hartos de zombis. Un juego de supervivencia adictivo con mucho que mejorar en su apartado técnico.
Lo mejor
  • Sus variadas posibilidades y el enorme mapeado que tiene
  • Domar un dinosaurio, combatir junto a él y montarlo, ¿quién no ha querido eso alguna vez?
  • Aprender es duro, pero gratificante, y no tardará en engancharos.
Lo peor
  • Técnicamente es muy mejorable, con múltiples fallos que estropean un poco la experiencia.
  • Algunos contenidos adicionales podían haber venido de serie.
7.3
Jugabilidad - 7.8
Gráficos - 7
Sonido - 7
Duración - 9

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*