Inicio > Análisis > Dragon Ball FighterZ

Dragon Ball FighterZ

Goku siempre supera sus límites para convertirse en el mejor, y eso es lo que hacen los videojuegos basados en el manganime que el saiyano protagoniza. Cuando parece que ya tenemos el juego definitivo de Dragon Ball, como pasó con Budokai 3 o Tenkaichi 3, todavía puede llegar una nueva entrega para romper los límites. En esta ocasión es FighterZ, un juego de luchas 3vs3 en dos dimensiones que sorprendió a propios y extraños cuando se presentó el verano pasado, consiguiendo que incluso los no tan fans se interesasen por él. Pero, ¿es Dragon Ball FighterZ el juego definitivo o pasará como con el nivel 4 de los supersaiyanos, que parecía el definitivo hasta que llegaron el God o el Blue? ¿Estamos ante un juego tan perfecto con la última forma de Cell o ha decepcionado tanto como Goten y Trunks la primera vez que se fusionaron en ese ser gordinflón? Bajemos por un momento de la nube del hype y pisemos tierra firme para comprobar si el juego puede llegar a ser tan sagrado como la tierra de Karin.

¿Se cumplen las expectativas de los fans?

Las expectativas eran muy altas, algo que podía jugar en contra del propio juego, pues había entrado por los ojos por sus espectaculares gráficos, pero una vez pasada la sorpresa inicial había que comprobar si el juego daba el callo. ¿Estamos ante un buen juego de lucha o es del montón como tantos otros de la franquicia? Todos confiábamos en que lo sería, pues sus desarrolladores son Arc System Works, hacedores de grandes juegos de lucha como Guilty Gear y Blazblue, además de trabajar en un par de juegos de la franquicia, siendo el último Dragon Ball Extreme Butoden, para 3DS. Eso sí, Extreme Butoden flojeó precisamente por pecar de un sistema de combate sencillo y simplote y una escasa cantidad de luchadores, que se complementaban con más de 100 de apoyo.

Tras nuestras primeras partidas pudimos comprobar que Dragon Ball FighterZ poco tiene que ver con Extreme Butoden y su extrema sencillez, acercándose más a Guilty Gear, pero, a su vez, alejándose de su, para algunos, extrema dificultad, pues Guilty Gear tiene un sistema de combate pensado para los jugadores más experimentados, mientras que Dragon Ball FighterZ está pensado para que se pueda jugar sin complicaciones, aunque dominarlo ya es otro cantar.

Así es el sistema de combate

Y es que lo mejor que han hecho en Arc System Works es acercar el juego a todos los públicos para que cualquiera lo pueda disfrutar. Todos los personajes tienen los mismos controles, lo cual simplifica muchos las cosas: medias lunas sencillas con la cruceta o el joystick acompañadas por uno de los dos gatillos (R2 y R1 en PS4) sirven para realizar las técnicas definitivas más poderosas, mientras que los combos se hacen con medias lunas hacia delante y hacia detrás al mismo tiempo que pulsamos, en PS4, cuadrado, círculo o triángulo.

Con los tres botones hacemos los dos mismos combos (dos diferentes según la dirección en la que hagamos la media luna), pero, según el botón que pulsemos, aumenta la intensidad del combo, siendo el círculo el más poderoso y el que gasta una barra de Ki, el cual podemos cargar pulsando simultáneamente dos botones o golpeando y siendo golpeados por los enemigos. Con cada tres barras de Ki podemos hacer un ataque definitivo, mientras que con una barra de Ki podemos hacer un combo poderoso o un ataque especial.

Con la X lanzamos bolas de energía, por lo que, combinándolo con medias lunas lanzamos ataques rápidos como un Kame Hame Ha sencillo. Algo que algunos tardan en saber es que podemos activar una ventaja temporal cuando queramos (de un sólo uso) con la que recuperar parte de la vida que nos han quitado al instante de perderla durante varios segundos del combate.

También tenemos la opción de teletransportarnos detrás de un enemigo pulsando dos botones a la vez (y gastando una barra de Ki), de cubrirnos, de abalanzarnos contra el enemigo o de romper su defensa. La clave está en saber enlazar bien todos los combos para acorralar a un rival antes de que pueda cambiar a otro personaje, pues, como hemos dicho, FighterZ es un juego 3vs3 como Marvel VS Capcom, pudiendo retirar a un combatiente para que recupere una porción de su salud. Sabiendo bien cuándo retirar a los combatientes y volverlos a sacar, conociendo sus combos y sabiendo ejecutarlos y enlazarlos estaremos más cerca de dominar el juego.

Otro elemento menos importante, pero a veces decisivo, es el dragón Shenron, al cual podemos invocar en pleno combate. Sólo debemos ejecutar una cadena de golpes para conseguir una bola de dragón para ambos jugadores. Una vez reunidas las siete a base de encadenar golpes hasta el final, el primero que teniendo las 7 barras de Ki vuelva a encadenar una secuencia de golpes hasta el final invocará a Shenron, pudiéndole pedir recuperar la salud al completo con el personaje que tenemos en ese momento, resucitar a un personaje caído con una pequeña porción de vida recuperada, ser “invencibles” durante un tiempo (lo que en realidad hace es que la barra azul de recuperación está completa para que ese personaje pueda recuperarse entero mientras descansa).

Repertorio de héroes y villanos dispuestos a la lucha definitiva

Como veis hay muchas cosas a tener en cuenta en combate, pero todo se ejecuta de forma intuitiva y sencilla, siendo fácil aprender a jugar, pero complicado dominar el juego. De hecho, aunque 25 personajes puedan parecer pocos para un juego de Dragon Ball, pues ahí tenemos los más de 150 de Tenkaichi 3 o también la alta cifra de los Raging Blast o los recientes Xenoverse, son más que suficientes a la hora de jugar, ya que es muy difícil dominarlos todos. Al contrario que pasaba en Tenkaichi 3, no todos los personajes tienen ataques genéricos, diferenciándose mucho en los tipos de ataque que ejecutan.

Los personajes son: Goku Super Saiyano, Vegeta Super Saiyano, Gohan adolescente Super Saiyano nivel 2, Freezer en la forma final, Perfect Cell, Majin Bu (el gordo), Trunks del futuro Super Saiyano, Piccolo, Krilin, Yamcha, Ten Shin Han (con Chaoz de apoyo), A-18 (con A-17 de apoyo), A-16, Nappa (con los Saibaman de apoyo), Ginyu (con el resto del Comando Ginyu de apoyo), Kid Bu, Gohan adulto Místico, Gotenks Super Saiyano nivel 3, Beerus, Hit, Black Goku Super Saiyano Rose (con Zamasu de apoyo), Goku Super Saiyano Blue, Vegeta Super Saiyano Blue (estos dos últimos desbloqueables consiguiendo zenis o con la reserva del juego) y A-21, personaje exclusivo del videojuego desbloqueable al completar el modo historia. Hay que decir que Freezer puede transformarse en Golden Freezer, siendo la única tranformación del juego, ya que Goku se transforma en Super Saiyano nivel 3 durante una técnica, pero no mantiene el estado para el combate.

La lista no está nada mal, e incluye no sólo personajes de Z sino también algunos de los más importantes de Super, lo cual es de agradecer, mostrando así el juego frescura yendo más o menos a la par que la serie actual, con personajes que sólo se han visto en otro juego de luchas de la franquicia, el reciente Xenoverse 2.

Como decimos, dominarlos todos es complicado y, al final, casi siempre lucharéis con los tres de siempre, yendo a lo seguro para aseguraros la victoria. Aprende los combos de tus personajes favoritos o los que se ajusten más a tus preferencias y entrena hasta pulir tus habilidades al mando y, de paso, pulir a los enemigos, teniendo en cuenta que tal vez, en el futuro, cambies de preferencias, pues se añadirán ocho personajes vía DLC, estando ya confirmados Bardock y Broly. Una cuestión muy criticable, pues son personajes que podrían haber venido perfectamente de serie.

Cuestionable también fueron decisiones como la de no incluir el Season Pass en la edición física más cara, con figura incluida, o la de incorporar algunos temas míticos del anime por separado o con la edición cara, aunque, la verdad, la música creada para el videojuego es más que acertada, teniendo algunos de los mejores temas que hemos escuchado en un videojuego de Dragon Ball. Otra cosa que no nos ha gustado es la ausencia de skins, pues los personajes sólo tienen colores alternativos. Aunque algunos hacen referencia a trajes alternativos, como la ropa del Trunks del futuro de Dragon Ball Super o el color de Chilled, un antepasado de Freezer al que se enfrento Bardock en una OVA, siguen sin convencernos. ¡Queremos a Vegeta con el primer traje con el que le vimos!

Como veis, su jugabilidad cumple de sobra para colarse entre los mejores juegos de lucha del momento, algo impensable hace unos años de un juego de Dragon Ball, pero vayamos al otro punto importante en cualquier juego de lucha, sus modos de juego.

¿Y en qué modos podemos combatir?

Para empezar, a todos los modos accedemos desde un lobby al que podemos entrar incluso desconectados. Uno de estos modos, y el primero que debemos probar, es Práctica, representado por el planeta de Kaio, donde aprenderemos las normas básicas y practicaremos todos los combos de todos los personajes. El otro modo para echar muchas horas en solitario es el modo Historia, representado por una nave de Bulma, que prometía mucho y ha decepcionado enormemente. Es de agradecer que no adapte la serie, repitiendo la misma fórmula de siempre con escenas y combates que sabemos de memoria, y, en cambio, arriesgarse con una historia nueva.

Si queréis ver escenas míticas como la primera transformación de Goku en Super Saiyano, la de Gohan en Super Saiyano 2, la de Freezer siendo hecho pedacitos por Trunks o a Goku desintegrando a Bu con la Genkidama podéis hacerlo cumpliendo los requisitos en cualquier combate local o en línea, como elegir a Goku y Freezer como oponentes en el escenario de Namek (sin Krilin entre los personajes de algún equipo) o derrotando a Bu con Goku con un ataque cargado en el mundo Kaio Shin (no hay que acabar esos combates con la técnica que usan para derrotarlos en la escena), un gran detalle que nos ha gustado y que llegó a sorprendernos cuando lo descubrimos por casualidad en un combate online por primera vez. Incluso hay sorpresas como escenas de cachondeo que nunca vimos en la serie ¿Qué pasa si un jugador controlando a Yamcha derrota a Nappa como último oponente.

Y es que eso es otra maravilla, el juego se ríe de las mismas cosas que los fans durante años: de sus personajes, de sus escenas… ridiculizando situaciones o actitudes de personajes, siempre desde el cariño. Esto lo vemos mejor en las escenas del Modo Historia. Como decimos, todas las historias y situaciones de la historia son nuevas, aunque, lamentablemente, la historia es muy, muy floja y, por momentos, carente de sentido. La villana de las tres historias es A-21, siendo los protagonistas de cada una Goku, Freezer y A-18, pero no son paralelas ni se complementan, tan sólo son historias diferentes con los mismos elementos y puntos en común.

En ellas manejamos a los personajes que vamos salvando y que se van uniendo al protagonista, pudiendo subir sus niveles según luchamos con ellos. Para subir mucho de nivel debemos intentar completar todos los combates, incluso los que son secundarios y podemos evitar al movernos por un sencillísimo tablero que recuerda al del Modo Historia de Budokai 2. El problema lo encontramos al comprobar que todos los combates son contra clones de los personajes, cuya existencia está explicada de forma muy superficial y absurda. Al final, el modo historia es una sucesión de combates muy, muy, pero que muy fáciles contra clones de los personajes, llegando a saturar rápidamente antes de acabar la primera historia. Sólo algunos combates finales de cada tablero son interesantes, y no todos.

Lo mejor de este modo son las escenas, que no se limitan a imágenes estáticas con bocadillos, sino a escenas en movimiento con el motor del juego en las que encontramos decenas de referencias y bromas sobre el manganime. Los personajes no pierden oportunidad para ridiculizar a Yamcha, las veces que muere Krilin (las mismas que Goku, si nos ceñimos al manga, sea dicho de paso, pero la broma es popular y no se desaprovecha), e incluso hay bromitas entre Cell, Freezer y Goku cuando colaboran. Lo mejor es que para activar algunas hay que emparejar acertadamente a los luchadores o saber contra cuál de nuestros personajes disponibles enfrentar a un enemigo para que se active una determinada escena. La gracia está en ir probando y descubrirlas. ¿Qué escena veremos antes de un combate si emparejamos a Goku, Vegeta y Gotenks? ¿Podría Gotenks dudar a quien llamar papá? Pero, repetimos, estas escenas originales del videojuego son exclusivas del Modo Historia. Por lo demás, un modo desaprovechadísimo y tremendamente decepcionante. Para esto, hubiésemos preferido la historia de siempre, al menos vivirla con esta calidad gráfica y fidelidad al anime hubiera sido una gran experiencia.

Por otro lado tenemos el Modo Local, representado en el lobby por el tatami de los Juegos de Cell, para jugar contra otros amigos o contra la CPU desde casa, ya sea en combates normales o en un Torneo.

El eje del juego, como os podéis imaginar, está en su modo online, en el que podemos disputar combates igualados que afectan a nuestro marcador de victorias y derrotas, otorgándonos rangos según nuestros PC (puntos de combate) acumulados con cada victoria, que van desde Saibaman a Dios, pasando por Namekiano, Saiyano, Clan de Freezer o Androide, rangos en los que nos encontraremos con jugadores realmente buenos que nos harán sudar, pues el juego no permite jugar con personas de rango inferior, sólo igual o superior. Para evitar a la gente que practica los Ragequit (tirones de cable) podemos activar una opción de jugar sólo con personas con alto índice de partidas completadas, aunque todavía no se penalizan dichas prácticas.

Si queremos jugar sin estrés tenemos la categoría Informal, un Modo Arena para jugar sólo con la gente del servidor que se conecte a la Arena, y la posibilidad de crear un ring público o privado para jugar con amigos, aunque dichos rings todavía no funcionan especialmente bien y a veces dan problemas de conexión. Ojo, porque estamos ante un online adictivo que os picará durante horas luchando contra otros luchadores con los que mejorar mientras dominamos a nuestros personajes e intentamos acumular victorias. Y sí, que pique así es la caña, pero avisamos de que vuestro mando peligrará, las remontadas son muy posibles y habituales, y duelen.

También tenemos una tienda para comprar cosas con zenis (nada con dinero real) que, además, se limitan a elementos estéticos como colores para los personajes o avatares para el lobby, además de títulos y diseños para nuestra tarjeta de luchador y sellos Z para comunicarnos con los jugadores.

Hay dos elementos del lobby que todavía no tienen uso, la Kame House y West City, que serán, según parece, modos de juego nuevos que se añadirán en el futuro gratuitamente.

La auténtica experiencia de Dragon Ball

Si hay un apartado en el que el juego destaca desde el primer día es en el apartado visual, algo que nos maravilló desde el primer momento que lo vimos. Estamos ante una auténtica brutalidad, por algo es el videojuego de Dragon Ball que mejores gráficos tiene y uno de los videojuegos basados en un anime más fieles al producto original junto a los Naruto Storm. Además, el espectáculo gráfico se combina con frames calcados de viñetas del manga, lo cual supone un deleite para los fans de la obra de Akira Toriyama.

En cuanto al sonido, ya hemos comentado que la música de la serie con algunos temas míticos sólo se puede adquirir con la edición cara que viene con la figura o por separado más adelante. Una táctica comercial un tanto fea, pero que se compensa con unos temas originales del juego muy buenos y no tan machacones como es habitual en los juegos de la saga. Las voces, como nos tienen acostumbrados, llegan en japonés y en inglés, pudiendo jugar con subtítulos al castellano.

Conclusión final

¿Es, entonces, Dragon Ball FighterZ un juego perfecto? No, desde luego. Tiene varios puntos mejorables, como su historia, su ausencia de skins o el plantel incompleto cara a futuros DLC. Pero, al menos, ¿es el mejor juego de Dragon Ball hasta la fecha, el definitivo? Complicado afirmar algo tan rotundo, pero sí podemos asegurar que es, sin duda, uno de los mejores videojuegos de Dragon Ball. Hasta nos atreveríamos a decir que como juego de lucha de la franquicia sí supera a todo lo visto anteriormente. No hablemos ya del apartado visual, que lo lleva a lo más alto. Ahora tú has de decidir si prefieres un plantel amplio de personajes con técnicas y movimientos más genéricos o menos personajes (aunque una cantidad óptima para un juego de luchas de este calibre) a cambio de una mayor diferencia entre ellos como ofrece FighterZ.

Resumen
Dragon Ball FighterZ pasará a la historia como uno de los mejores juegos de Dragon Ball gracias a su sistema de combate, sus gráficos y la inclusión de personajes muy novedosos como Hit o Black Goku. Imperdible si eres fan del manganime.
Lo mejor
  • Su variedad de personajes y su sistema de combate, sencillo de aprender y difícil de dominar.
  • Las escenas del Modo Historia, plagadas de referencias y humor.
  • Los gráficos y su fidelidad. Están a otro nivel, el más alto de la franquicia en los videojuegos.
Lo peor
  • El Modo Historia. Repetitivo, pesado y con una historia de fondo muy floja.
  • Que el plantel de personajes llegue capado en pos de los DLC, al igual que la música de la serie para el juego, que se adquiere pagando más. Políticas un tanto abusivas.
  • Que no se penalicen los Raguequit y que los rings para jugar con amigos den tantos problemas de conexión.
9.0
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 9.7
Sonido - 8.8
Duración - 9
Historia - 5.5

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*