Inicio > Análisis > F1 2017

F1 2017

Codemasters vuelve un año más a meternos dentro del gran circo automovilístico después de la acertada entrega del año pasado. A la compañía inglesa le pasó como al pobre Fernando Alonso, tras años triunfando con sus entregas anuales de Fórmula 1 cayó en picado debido a unas entregas muy olvidables, concretamente las de 2014 y 2015. Pero en 2016 se pusieron las pilas y nos ofrecieron el juego que todos los amantes de la Fórmula 1 deseaban con novedades muy acertadas. Un año después, con Fórmula 1 2017 mantienen el buen tino sin arriesgar demasiado, pues estamos ante una entrega bastante continuista que recupera algunos elementos perdidos del pasado.

Fórmula 1 de calidad

Como pasaba en la entrega del año pasado, en F1 2017 no faltan a la cita todos los pilotos y escuderías de este año, diez escuderías frente a las once del año pasado y, como es lógico, veinte pilotos frente a los veintidós de 2016, lo que nos lleva a pilotar los bólidos de Ferrari, McLaren, Honda en la piel de pilotos como Lewis Hamilton, Sebastian Vettel o Fernando Alonso. Lo más interesante es que no sólo tenemos los bólidos actuales, sino también bólidos clásicos. La posibilidad de jugar con estos bólidos antiguos, que van desde 1988 hasta 2010, no se incluía desde Fórmula 1 2013. Con este añadido sumamos cinco escuderías, lo que supone un total de doce vehículos con sus respetivos pilotos. Algunas de estas inclusiones clásicas son el McLaren MP4/4 de Ayrton Senna y Alain Prost del año 1988, el William FW14B pilotado por Nigel Mansell y Riccardo Patrese en 1992, los Ferrari F2002 y F2004 de Michael Schummacher y Rubens Barichello de los años 2002 y 2004 respectivamente, el Renault R26 de 2006 pilotado por Fernando Alonso, y con el que ganó su segundo campeonato del mundo, el Ferrari F2007 de Kimi Räikönen y Felipe Massa o el Red Bull Racing RB6 de 2010 de Sebastian Vettel y Mark Webber. La pega que podemos poner es que, al contrario de lo que pasaba en F1 2013, en esta entrega no se han añadido circuitos clásicos.

Modos de juego para dar y tomar

Lo más aplaudido del año pasado fue el retorno del modo Carrera Profesional, que había desaparecido en 2015, y que en 2017 nos vuelve a meter de lleno en la competición, creando nuestro piloto (podemos importar el de F1 2016) y elegir nuestra escudería para competir durante 10 temporadas, repitiendo los elementos del anterior, como las escenas en el hospitality hablando con nuestro agente y gestionando nuestro vehículo con los puntos de recursos que hemos conseguido en los grandes premios, mejorando con ello elementos de nuestro bólido como el combustible o el motor. Un sistema de mejoras que se ha ampliado con nuevas mejoras respecto a las vistas en la anterior entrega.

Eso sí, si el año pasado criticábamos que era un modo carente de cierta profundidad y complejidad, este año tenemos que volver a incidir en ello. Las conversaciones con los patrocinadores o nuestro agente han sido mejoradas, pero el modo sigue siendo algo soso en su contenido narrativo, no permitiendo que nos metamos de lleno en todos los entresijos del campeonato, como hace otros juegos deportivos como NBA 2K o FIFA, algo que chocaba directamente el año pasado con FIFA 17, que incluía el modo El Camino y, este año, con FIFA 18, que han mantenido ese modo con una continuación de esa historia. Por tanto, este modo de juego, que agradecemos, nos sigue quedando cojo y, tras la sorpresa que supuso el año pasado su retorno, ahora nos deja bastante más fríos. Esperábamos que hubiese tomado nota y creasen la historia de un piloto que nosotros encarnásemos.

En cuanto a modos de juego, tampoco hay muchas novedades en el frente en F1 2017, al igual que el año pasado tenemos modo Contrarreloj, diferentes premios y un modo Multijugador Online con soporte para veinte corredores, con opción de añadir corredores controlados por la IA para poder jugar a pesar de ser menos jugadores en la partida. ¿Lo peor? Que, al igual que sucedía el año pasado, no es posible jugar partidas multijugador a pantalla dividida, otra cosa que esperábamos que se subsanara de la entrega anterior. La novedad la tenemos en el modo Campeonatos, un modo que nos reta a completar ciertos desafíos con unas condiciones especiales.

Un apartado jugable de primera

El gran acierto de F1 2017 sigue siendo su cuidada jugabilidad, pensada para novatos y jugadores más expertos, consiguiendo combinar a la perfección elementos de simulación con otros más arcade, y dando la posibilidad de configurar el nivel de dificultad de la IA, que, por otro lado, no ha mejorado respecto a entregas anteriores y sigue siendo bastante puñetera. Si eres principiante puedes jugar con todo tipo de ayudas que faciliten la maniobrabilidad de monoplaza en pista, como rebobinar la acción si cometes algún error (algo que ya vismo en F1 2016), aunque estas ayudas no te garantizará una carrera sin sobresaltos, pues es preciso que mantengamos los ojos bien abiertos ante cualquier imprevisto y rivales dispuestos a entorpecerte.

Si eres más asiduo te atreverás a jugar sin ayudas y a tener el absoluto control de todo, consiguiendo una inmersión que consiguen elementos como la posibilidad de solicitar información o cambios de estrategia que nuestro ingeniero nos comunicará y que nosotros escucharemos desde el altavoz del Dualshock 4 en PlayStation 4. Estad muy atentos al estado del vehículo y a los efectos adversos del clima, pues en cualquier momento podéis necesitar ir a boxes, desde donde podemos gestionar ciertos aspectos de nuestro vehículo mientras los técnicos hacen su trabajo.

Visualmente sigue siendo tan acertado como su anterior entrega, y destaca, sobre todo, en los efectos climatológicos como la lluvia o los reflejos del sol, además del diseño de los bólidos, otorgando gran realismo y facilitando la inmersión en los circuitos de la Fórmula 1. El apartado sonoro sigue siendo clave para la inmersión, con el ruido de los motores, la voz de nuestro ingeniero y los comentarios, una vez más de Antonio Dávila y David Casas.

Codemasters ha aprendido la lección y, por segundo año consecutivo, nos convence con su propuesta, que mantiene las mejoras vistas el año pasado, aunque no innova lo suficiente para sorprender o convertir a esta entrega en la entrega definitiva.

Resumen
¿Para qué cambiar lo que está bien? Pocas novedades respecto a la anterior entrega, pero eso no le impide ser un juego de Fórmula 1 sobresaliente que encantará a todos los amantes de este tipo de competición.
Lo mejor
  • Mantiene las claves de la entrega anterior después de la bajada de calidad de anteriores años.
  • La inclusión de escuderías antiguas que van desde 1988 hasta 2010.
  • La jugabilidad, pensada para novatos y expertos.
Lo peor
  • El modo Carrera Profesional no ofrece una historia como hacen otros juegos deportivos, siendo de esta manera un modo bastante más soso.
  • No se incluyen circuitos antiguos junto a las escuderías de antaño ni un modo multijugador a pantalla dividida.
  • En general es bastante continuista, pocas novedades y ninguna sorprende.
8.6
Jugabilidad - 8.6
Gráficos - 8.7
Sonido - 8.4
Duración - 8.1

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*