Inicio > Análisis > Final Fantasy Type-0 HD

Final Fantasy Type-0 HD

En los últimos años se ha acusado a Square Enix de desarrollar juegos pensando en el público occidental, y lo que ha hecho la compañía ha sido distanciarse del espíritu nipón que siempre les ha caracterizado. A otras firmas, como Capcom, también les ha pasado, y muchas aún están intentando recuperarse de esta fase que fue tendencia en el pasado. Square Enix tuvo la idea, en 2011, de crear un episodio de Final Fantasy que dejara de pensar en los occidentales para complacer a los japoneses. El resultado fue Final Fantasy Type-0, juego que solo se comercializó en Japón, aunque allí obtuvo un reconocimiento más que elevado a su paso por PSP.

Este título tenía ingredientes puramente japoneses. Los personajes eran jóvenes estudiantes, dotados de distintas armas y especialidades de combate, con una historia emotiva en términos de amistad y un sistema de juego que seguía los pasos de una mecánica de éxito en Japón. El título se comercializó con modo multijugador (eliminado en la versión HD), lo que en PSP, hablando del país del sol naciente, siempre ha sido una opción ganadora. Con el tiempo Square Enix ha recapacitado y decidió que su versión HD sí fuera de lanzamiento mundial. Esto nos ha llevado a tener la oportunidad de jugarlo de principio a final (aunque ya probamos hace unos años la versión de PSP) para comprobar si este título cumplía las expectativas. Y lo que os podemos avanzar, tal y como os detallaremos en este análisis, es que Final Fantasy Type-0 HD es uno de los mejores episodios de la saga que hemos tenido la oportunidad de jugar en los últimos años. Para quienes conecten con su propuesta será un título muy a tener en cuenta.

Vuelve la Fabula Nova Crystallis

Si comienzas a jugar a Final Fantasy Type-0 HD y te encuentras con términos y nombres de lugares que te suenan, no te lleves ninguna sorpresa, porque el juego forma parte de la Fabula Nova Crystallis. Esto significa que se encuentra en el mismo universo que Final Fantasy XIII y sus secuelas, mientras que también compartirá el mismo universo de Final Fantasy XV y con la precuela de Type-0 que está en desarrollo para PS Vita. Llegamos así a varios elementos comunes, como la existencia de los lu’Cie, los agito o el estar en un mundo que, si no lo salvamos, puede llevar directamente a su destrucción y posterior reinicio. La familiaridad que se nos plantea en términos argumentales no está reñida con que el sistema de juego sea totalmente diferente, y es ahí donde brilla de una forma significativa este nuevo título de la franquicia.

Nos ponemos al control de la clase Cero, formada por 14 estudiantes de grandes habilidades que están considerados como la élite de la Academia Mágica de Rubrum. Este grupo recibe misiones especiales que realizan con precisión para tratar de ayudar a su reino, el cual forma parte de la disposición de cuatro territorios distintos existentes en el mundo. Pero el lugar en el que viven los estudiantes de la clase Cero no está en paz, sino en guerra. Y es una guerra drástica, sanguinaria y trágica, en un mundo donde se olvidan los recuerdos de las personas que fallecen. Esto lleva a que si los alumnos pierden a uno de sus compañeros en batalla, al volver de la misión no le recordarán, lo que evitará que tengan que sufrir cualquier tipo de inconveniente o recuerdo triste. Esto no evita que la academia disponga de un gran cementerio en el que quedan registradas las tumbas de todos los caídos.

Estos estudiantes arriesgan la vida por Rubrum y no tardan en verse envueltos en una historia superior a lo que podrían haber imaginado. La forma en la que se tendrán que enfrentar a rivales que les superan será parte de lo que dará sentido al desarrollo de la partida (y creednos cuando os decimos que hay varios momentos a lo largo del juego en los que simplemente tenemos que resignarnos a ser derrotados).

14 personajes son variedad de sobras

En el año 1998 Square (cuando todavía no se había unido a Enix) editó en Japón un juego de la desarrolladora Yuke’s titulado Soukaigi. No hemos podido evitar pensar en ese título, porque los personajes también eran un grupo de jóvenes que se diferenciaban por el uso de armas y técnicas mágicas específicas (además de por otros aspectos). Y esto es justo lo que le proporciona a Final Fantasy Type-0 HD gran parte de su atractivo, dado que contamos con 14 personajes desde el inicio de la partida para que cambiemos entre ellos dependiendo del momento (os hablamos más de ellos en un reportaje especial). Cada uno cuenta con su arma personalizada, así como técnicas y habilidades distintas que vamos mejorando y aprendiendo a medida que avanzamos. Todos suben de nivel de manera independiente y cuentan con su propio equipamiento. Puede ser, eso sí, un poco complicado gestionar todo el grupo, estar atentos a que siempre se encuentran con todo a punto y a que suben de nivel de forma correcta. Cuando tengamos que levear nos veremos con el agua al cuello por la necesidad de subir a todos los que no hayan alcanzado un nivel adecuado. Aunque al menos tendremos varios sistemas, como la arena, ir a combatir por el mapa o enviar a los personajes a entrenar mientras tenemos la consola apagada (lo más cómodo).

Lo bonito de los 14 personajes es la frescura que tenemos en los combates, el poder ir cambiando de héroe y que nos acompañen siempre dos aliados mientras estamos en el campo de batalla. Salvo en misiones especiales, los que nos acompañen podrán retirarse y dejar el sitio a estudiantes que mande la academia como refuerzo. En este caso veremos aliados de una potencia superior a la media, principalmente miembros del equipo de desarrollo y algunos de los actores de voz que han trabajado en el juego. Con ellos es fácil salir de apuros considerables.

Page 1 de 2Siguiente