Inicio > Análisis > Hitman – Episodio 6: Hokkaido

Hitman – Episodio 6: Hokkaido

El último viaje nos espera. Hemos recorrido medio mundo acompañando al Agente 47 a realizar sus trabajos. Nos hemos codeado con altas esferas y gente de la peor calaña, hemos desfilado por pasarelas de moda, recorrido mansiones propiedad de la mafia italiana, entrado en una embajada rodeada por manifestantes sin levantar sospechas, tocado la batería en una banda y limpiado una granja de gente indeseable. Nos hemos disfrazado de militares, adivinos, modelos, médicos del siglo XV, masajistas, camareros y muchas cosas más. Pero, ante todo, hemos matado. Hemos perpetrado asesinatos de decenas de formas diferentes: hemos estrangulado, apuñalado, envenenado, arrojado, electrocutado y hasta ahogado en agua de váter a los objetivos que nos asignaba la ICA (militares, banqueros, mafiosos, abogados, estrellas de la música…) episodio tras episodio, mes tras mes, sin rechistar, encantados, de hecho, con lo que hacíamos. Ahora ha llegado el momento de embarcarnos en el último viaje, de dirigirnos al último lugar, ponernos los últimos disfraces y matar a nuestros últimos objetivos… Por ahora.

El final de la temporada

Hablamos por fin del sexto y último episodio de la primera temporada de Hitman, en el que viajamos a Hokkaido para eliminar al director del Consejo de Administración de la ICA, Erich Soders, un antiguo agente de campo que ahora se encarga de contratar a los agentes y supervisarlos junto a Diana Burnwood, como es el caso del Agente 47. De hecho, la misión de simulación en la base cubana del capítulo del prólogo, ambientada en el primer año de 47 en la ICA, es una complicada misión que Soders llevo a cabo en sus años de agente.

Pero Soders tuvo que retirarse prematuramente de su trabajo debido a una enfermedad rara llamada Situs Inversus (que le da nombre al capítulo), por la que los órganos de una persona están colocados de forma inversa. A Soders, dicha enfermedad le ha causado muchos problemas, y ahora ha de realizar un implante de corazón, un corazón situado a la derecha. Gracias al nada convencional hospital GAMA, un sofisticado hospital privado donde el lujo y la tecnología impresionan (hasta el punto de tener una IA que controla buena parte del edificio), al mercado negro y a los nulos principios éticos de dicho hospital, situado en lo alto de una zona montañosa y nevada de Hokkaido, Soders tiene su corazón y ya está en quirófano preparado para la complicada intervención. Pero, para su desgracia, 47 también está en el hospital, esperando el momento idóneo para realizar su trabajo con mayor precisión que los cirujanos que van a operarle, asesinándole sin levantar ni una sospecha.

Nuevos objetivos para el Agente 47

El caso es que, en un principio, puede que parezca que el trasfondo de este episodio se desliga un poco del entramado conspirativo que se había ido generando episodio a episodio en torno a Providence, pero nada más lejos de la realidad, pues si debemos asesinar a Soders es porque ha traicionado a la ICA filtrando información a la poderosa Providence, con la intención de conseguir ese corazón más fácilmente. Pero no solo a él, también debemos eliminar a Yuki Yamazaki, una abogada que ha trabajado para la Yakuza y que ahora posee información de la ICA que puede resultar peligrosa en ciertas manos.

Accedemos al hospital como un paciente gracias a una identidad falsa, por lo que comenzamos la misión en una de sus habitaciones (que ya quisieran para sí muchos hoteles). No nos encontramos ante una misión tan complicada como la anterior, en Colorado, entre otras cosas porque solo tenemos dos objetivos a los que debemos eliminar, pero tampoco os confiéis, pues el hospital está lleno la seguridad de Yamazaki y la operación de Soders está siendo supervisada por varios médicos desde una zona acristalada en la parte superior de la sala de operaciones, por lo que no solo incordiarán los cirujanos. Claro, que, como siempre, 47 demuestra que es un hombre de recursos y con él podemos aprovechar múltiples oportunidades que nos permiten acabar con nuestras víctimas limpiamente. Oye, ya sabéis que en una operación de este tipo al mínimo problema con la tecnología la cosa se puede torcer. Por no hablar de que la comida que sirven en un hospital no siempre es fiable. Si en el anterior episodio remarcamos la escasa variedad de disfraces, en este tenemos que señalar todo lo contrario: entre cirujanos, médicos, jardineros, pacientes, vigilancia, guardaespaldas, cocineros, camareros…no sabremos con cual quedarnos para infiltrarnos (con el que se deje noquear más fácilmente).

Detalles a tener en cuenta

Como decimos, no es un episodio difícil a pesar de que no tenemos nada en el inventario (ni las útiles monedas para distraer a los enemigos), pero nos ha gustado el entorno, muy vistoso, aunque más cerrado de lo que estamos acostumbrados en esta primera temporada. Pero no os preocupéis, que sea más cerrado no quiere decir, por ello, que sea menos amplio, pues tenéis desde la típica sala de operaciones o un restaurante, hasta un gimnasio o una sauna, pasando por las cocinas o el patio cubierto de nieve y jardineros haciendo su trabajo.

Los guiños a otros capítulos en forma de conversaciones o personajes vuelven a ser habituales, destacando por encima de todas estas referencias la que se hace con un paciente que se ha hecho una operación de cirugía estética (son detallitos, pero no queremos desvelaros más de la cuenta). Encontrarse estas referencias mientras buscamos una forma de pasar por zonas de seguridad nos ha gustado mucho. Y no os dejéis abrumar, aunque parece que la zona donde se encuentra el objetivo principal es impenetrable, siempre existen huecos, por mínimos en el espacio y en el tiempo que estos sean. Gracias a las oportunidades que se reflejan pulsando en el panel táctil del DualShock 4 (en la versión de PS4), podéis dar con ese hueco más fácilmente, como siempre.

Lo malo es que, cuando mejor lo estamos pasando y más le hemos cogido el gustillo al hospital y lo que nos ofrece, el capítulo se acaba (hemos tardado poco menos de una hora en completarlo la primera vez). Lo bueno es que, como siempre, es muy rejugable, con múltiples formas de asaltar a nuestros objetivos con las que experimentar. A eso hay que añadir los contratos de intensificación, con los que se nos dan nuevos objetivos a los que eliminar con ciertas condiciones en el interior del hospital.

¿El final? Y la valoración general

El final de temporada llega con una escena cinemática de lo más enigmática que nos deja entrever los derroteros que puede tomar la segunda temporada. No os diremos nada, pero puede ser de lo más interesante para los fans del personaje de 47. Eso sí, en cuanto al argumento de fondo que se ha ido conectando misión a misión todo ha quedado abierto y en el aire para la segunda temporada, que esperamos avance con más rapidez y agilidad en términos de historia, mostrando un mayor peso y ofreciendo más interés, pues aunque las misiones son muy divertidas, el resultado final se queda cojo sin una historia digna. Cierto es que la cosa pinta bien, pero creemos que seis episodios hubiesen podido dar para más en este aspecto.

Con el capítulo en Hokkaido hemos disfrutado mucho, y sin ser tremendamente original en su planteamiento, nos ha ofrecido buenos momentos, sobre todo en torno a la nuestra manipulación durante la intervención quirúrgica. Y ahora que tenemos los seis episodios disponibles podemos asegurar a los que han esperado este momento (y a los que esperan su lanzamiento en formato físico el 31 de enero) que el resultado final merece la pena. Puede que no sea lo que muchos esperan y que a los menos completistas o a los que no les interese la rejugabilidad, sino pasar cada misión tan solo una vez, la experiencia se les quede algo corta. Tampoco los que busquen una buena historia, o por lo menos una que muestre ya su potencial, verán sus deseos cumplidos.

En definitiva, si el Hitman que más te gustó fue el Absolutions (el de PS3 y Xbox 360) esta nueva entrega no te agradará tanto, pues se aleja mucho de lo que nos ofreció su antecesora, tanto en ritmo jugable como en estructura argumental. Pero si te gusta el Hitman de toda la vida, donde lo que importa es la jugabilidad y la variedad de cada misión, más allá del guión, con misiones donde “solo” tenemos que infiltrarnos, matar y salir con múltiples posibilidades, este es tu Hitman.

Resumen
okkaido es un capítulo más sencillo y corto que el anterior, pero divertido y con buenas ideas. A más de uno le ha tocado el corazón, ¿verdad, Erich? ¿Erich?
Lo mejor
  • La gran cantidad de disfraces y las numerosas formas de sabotear la operación.
  • Los guiños a otros episodios.
Lo peor
  • Corto (si lo pasamos una vez) y más sencillo que el episodio anterior.
  • La historia queda abierta y da un nuevo bajón en el interés. Aunque con un cliffhanger un tanto interesante que da pistas para la segunda temporada.
8.0
Jugabilidad - 8.9
Gráficos - 8.1
Sonido - 8

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*