Hace ya 15 años se abrieron las puertas al mundo de Kingdom Hearts con un juego en PS2 que quedaría marcado para siempre en nuestros corazones. Ahora, en pleno 15 aniversario, seguimos portando la llave espada preparados para abrir nuevas cerraduras que nos lleven a mundos ya conocidos y remasterizados y a otros completamente nuevos.

Un nuevo recopilatorio

Tras su último juego, llegado en 2012 a 3DS, tuvimos en 2013 y 2014 dos recopilatorios para PS3 llamados Kingdom Hearts HD 1.5 Remix y HD 2.5 Remix. En estos recopilatorios se quedó fuera, precisamente, el, hasta hace poco último juego de la saga: Kingdom Hearts Dream Drop Distance, que conecta directamente con el futuro Kingdom Hearts III, por lo que fue una sorpresa saber que esta entrega llegaría junto a otros dos contenidos en un nuevo pack llamado Kingdom Hearts HD 2.8: Final Chapter Prologue y que lo haría el 24 de enero de 2017 (sufriendo un pequeño retraso).

Este recopilatorio, además de Dream Drop Distance, incluye un prólogo exclusivo de Kingdom Hearts III y la película de 80 minutos de duración de Kingdom Hearts x [Chi] Back Cover, narrando la historia del juego para iOS y Android. Los dos últimos contenidos mencionados de este recopilatorio han sido desarrollados con el motor gráfico Unreal Engine 4, el mismo que usará Kingdom Hearts III. Este es el primer recopilatorio en llegar a PS4, que se complementará con KH 1.5+2.5 HD Remix y Kingdom Hearts III, teniendo así absolutamente toda la saga en PS4.

Hechas las presentaciones, ¿merece la pena este tercer recopilatorio? Desde luego es jugoso, pero a la vez no tiene tanta enjundia como los dos anteriores, presentando una complicada dicotomía a los usuarios que más duden hacerse con él. Los dos recopilatorios anteriores ofrecían juegos que ya habíamos jugado en el pasado, pero los dos juegos que ofrecían en cada uno de los dos recopilatorios eran largos y con contenido exclusivo en Europa. En cambio, el 2.8 incluye un juego “menor” para 3DS, un prólogo de tan solo dos horas y una breve película a un precio, todo ello, menos ajustado de lo que nos gustaría: 54,95€.

Por fin Dream Drop Distance en castellano

Valorando cada juego, para decidir con más claridad si merece la pena, de Dream Drop Distance podemos decir que se ha realizado un buen trabajo remasterizando el juego original de 3DS para que luzca en HD. Además, hay que valorar muy positivamente que se hayan traducido al castellano los subtítulos, cosa que no se hizo en su día en el juego original. Puede que en un principio Dream Drop Distance parezca un juego de relleno, pero según avanzamos y conforme llegamos al final, se desvelan cosas muy interesantes y ocurren acontecimientos decisivos para Kingdom Hearts III, por lo que sería conveniente completarlo si queréis estar al día (al contrario de lo que pasaba con Code).

Jugablemente es tan divertido como los KH anteriores. Nuevamente controlamos a Sora y Riku, intercalando su control alternativamente según se termine la barra de sopor, pero esta vez en mundos inéditos como el de El jorobado de Notre Dame, el de los Tres Mosqueteros (basado en la versión Disney) o el de Fantasía 2000. Esta vez no hay personajes de Final Fantasy, siendo en esta ocasión los del videojuego de rol The World Ends With You los que representan a Square Enix.

Nuevos enemigos y  novedades

Otra gran novedad es el cambio de enemigos, desapareciendo los sincorazón y apareciendo los oníridos, seres que se alimentan de los sueños y de las pesadillas, pudiendo haber malos y buenos y de formas tan diversas como elefantes o rinocerontes, todos de colores muy vivos. Los enfrentamientos con ellos no cambian respecto a los sincorazón, teniendo comandos de ataque y de hechizos para hacerles frente de forma fluida, sin muchos cambios respecto al sistema de combate, manteniéndose similar al que vimos en Birth by Sleep. La diferencia frente a otros juegos radica en que podemos tener oníridos que luchen a nuestro lado, pudiendo crearlos según las “recetas” y materiales que conseguimos. Estos oníridos pueden ser mejorados desde el nexario, donde invertimos los puntos que consiguen en combate para que nos otorguen ciertas habilidades para ambos personajes. Más allá de eso, la ausencia de los oníridos como aliados no cambiaría la experiencia de juego demasiado, pues no aportan mucho, aunque tampoco molestan. Si queremos podemos gastar tiempo dándoles mimos, lo que sube algo su felicidad, y con ello sus estadísticas, algo que en 3DS tenía más gracia, por tener que darles mimos tocando la pantalla con el Stylus, al “stylus” de Nintendogs o de Pokémon Sol y Luna.

Estos elementos pensados para la pantalla táctil de 3DS no los vemos solo en los mimos a los oníridos, también en los ataques especiales que activamos al pulsar triángulo y círculo simultáneamente, cuando un icono rosa nos lo indica sobre un enemigo o una parte del escenario. Cada mundo tiene un brevísimo minijuego diferente que desencadena un fuerte ataque, y todos fueron pensados para hacer uso del panel táctil. La experiencia en PS4 cambia, pero no empeora, teniendo ahora que mover los joysticks para romper unas cadenas en movimiento por el lugar indicado o pulsar los botones que nos indiquen para tocar una breve melodía, por ejemplo.

Al final, tenemos una propuesta que conserva muchos elementos de Kingdom Hearts anteriores, pero que ofrece suficientes novedades que mantienen la frescura en un producto que al inicio parece de relleno, pero, según avanza, nos va interesando más. Eso sí, la historia se enrevesa demasiado (sí, todavía más).

1 2

Sobre El Autor

Redactor Senior

Estudiante de Educación Social, presentador del programa de radio Gamezone, amante de los videojuegos desde que tengo uso de razón y ávido lector de manga y novelas de fantasía épica. Adorador de Metal Gear Solid desde que a los ocho años me infiltré en Shadow Moses.

Artículos Relacionados