Inicio > Análisis > Lumini

Lumini

Desde los países bajos nos llega Lumini, un modesto título de una compañía indie, Speelbaars, que intenta explorar el videojuego como algo más que entretenimiento. Encarnamos a unos pequeños insectos, llamados Luminis, en un viaje a través de un mundo con la única intención de preservar nuestra especie. Pero la historia no importa. Lo que nos ha sorprendido es el hecho de sumergirnos en este universo con único fin, el de encontrarnos a nosotros mismos. Y lo hace con un apartado artístico muy vistoso acompañado de una impresionante banda sonora que te harán pegarte a la pantalla. Coge el mando, ponte cómodo y simplemente déjate empapar por Lumini.

Lo importante no es el fin, sino el trayecto

Si estás cansado de los típicos triples A, basados en la acción y la supervivencia, Lumini nos trae hasta nuestros hogares una pequeña obra que apela hacia las sensaciones y los sentimientos que despierta en cada jugador. En esta aventura encarnamos a unas pequeñas criaturas voladoras llamadas Luminis. Con un característico cambio, controlamos a un grupo de ellos como si se tratase de un enjambre. Pero ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Qué finalidad nos lleva a avanzar? Bueno, no esperes que nadie te lo explique. Lo cual hemos agradecido.

Nos iremos moviendo a través de diferentes y preciosos escenarios bidimensionales, que no tienen nada que envidiar artísticamente con juegos actuales. Entornos aparentemente creados con cell-shading que desprende un detallismo impresionante y colores muy vivos. Lo que nos llevado a creer, en ciertas ocasiones, que estamos en una fábula. Todo esto acompañado de una fantástica banda sonora, con melodías tranquilizadoras mientras exploramos o agitados ritmos durante los combates. La ausencia de cualquier tipo de HUD nos da una inversión completa y una mayor admiración de los detalles. Otro recurso que nos sorprendido es un repentino alejamiento de la cámara en determinados momentos, con el fin de observar la grandilocuencia del panorama y lo diminutos que somos realmente respecto a el mundo en el que nos encontramos.

Desgraciadamente, la duración se encuentra entre las dos y tres horas. Siendo un título que nos podremos pasar en un par de asaltos. Pero lo realmente bonito es vislumbrar el apartado visual, perderse en sus niveles o simplemente escuchar su música. Si hubiese una palabra para definirlo sería, sin lugar a duda: relajante.

Interesados en el mundo que nos rodea

La jugabilidad de los Luminis es bastante parecido a un término usado en la ciencia ficción, la Mente Colmena. El jugador tiene el control de la conciencia que surge de la colaboración de los integrantes que por sí mismos no tienen esa capacidad. En este caso, contamos con 4 tipos de Luminis, cada cual tendrá unas habilidades diferentes y se debe usar en un contexto específico. Destacados con unos colores discordantes y muy llamativos, de forma que en ningún momento podamos confundirnos entre ellos. El desplazamiento de los Luminis es muy característico, en vez de un movimiento lineal, usa uno en referencia al patrón del aleteo. Dando una experiencia más realista de juego.

Las mecánicas principales consisten principalmente en la exploración, los puzzles y por último los combates. Los puzzles se basan en un mecanismo por el cual los Luminis se dividen en dos grupos que se mueven independientemente uno del otro. De todas formas, todos ellos son de una dificultad mínima. No busca que sean retos, sino pretender ser un nexo entre las diferentes zonas o con una recompensa. Pese a ello, esto se ven como elementos prescindibles. Nos habría gustado que hubiesen llegado a explorar más esta dinámica, sin tener una complejidad excesiva.

La miga del título es la exploración y es que la recompensa no es un traje chulo o una nueva arma, son las ganas de descubrir cada rinconcito de este mundo. Es el mayor exponente del concepto, que el premio sea la experiencia. Sin dejarlo de lado, el movimiento por los mapas es muy gratificante y no resulta nada pesado. Escabulléndote por pequeños recovecos y estrechos túneles, haciéndote sentir como un ratón estando donde no debe. No eres más que una diminuta mota que estas de paso. Es cierto que parte de la exploración es premiada, aunque es un falso triunfo. Se pueden recoger fragmentos que sirven para generar otros Luminis en determinadas zonas, pero sin explorar demasiado ya puedes tener los suficientes con el fin de completar el juego. También podemos conseguir módulos de evolución con el objetivo de mejorar los atributos de tus Luminis, no obstante las mejoras son mínimas y apenas notamos su cambio.

Más simple no significa siempre peor

En el panorama de los videojuegos modernos nos encontramos con una característica particular, un exceso de contenido. Y es que más no significa mejor. Demasiadas misiones secundarias o cualquier objetivo irrelevante empaña la experiencia y alarga el juego de manera insultante para el consumidor. Pero nunca pensamos que llegaríamos hasta tal punto de pensar que una mecánica principal pudiese llegar a ser prescindible. ¿Por qué tenía que tener un sistema de combate Lumini?

Los enemigos son muy muy parecidos, intuitivos y fáciles de vencer. La verdadera dificultad es el corto tiempo de reacción. Y es que la cámara en estas situaciones actúa como un enemigo en sí. Si realmente quieres crear un buen sistema de combate, nos gustaría que por lo menos el campo de visión no fuese mínimo. Ciertos enemigos cargan o te atacan desde fuera de tu vista y te golpean sin ninguna posibilidad de esquivarlos o vencerlos. Parece como si los colocaran para que estemos atentos continuamente y no perdamos la atención al juego. Por otro lado, los puzzles que nos encontramos son muy sencillos y poco variados. Nos habría encantado una mayor investigación de las dinámicas para una tener una experiencia satisfactoria al completarlos.

El verdadero concepto de Lumini esta oscurecido por la presencia de un sistema de combate decepcionante y la poca diversidad en los puzzles. Una decisión acertada nos hubiese parecido la ausencia de enemigos en pro de mayor profundidad atmosférica. Potenciación de la exploración, variedad en los puzles y más interacción con los escenarios serían los principales cambios a los que debería aspirar el título.

Resumen
En Lumini los jugadores disfrutan de una experiencia muy distinta a las habituales en la cual el apartado gráfico y sonoro se convierte en su primer aspecto a destacar. Aunque no es sorprendente, merece la pena.
Lo mejor
  • Intenta llevar el concepto de exploración al máximo nivel.
  • El apartado audiovisual simplemente es precioso.
  • La toma de decisiones según el Lumini que estés controlando.
Lo peor
  • Diversidad mínima de las dinámicas en los puzles.
  • La presencia de enemigos obstaculiza y empaña el resto de apartados.
  • La duración es demasiado corta.
6.8
Jugabilidad - 7
Gráficos - 8.5
Sonido - 9
Duración - 5
Historia - 2

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*