Inicio > Análisis > Nihilumbra

Nihilumbra

El videojuego de plataformas Nihilumbra de la compañía española Beautifun games, llega, después de haber arrasado en iOS, con su versión para PC a través de Steam. Con algunas mejoras respecto a su versión para Apple, Nihilumbra se queda lejos de ser un mero port, ofreciendo por duplicado las experiencias que ya pudimos disfrutar. Con un diseño increíble, una música que embriaga y una historia corta pero realmente embaucadora, nos encontramos sin duda ante uno de los juegos indie más increíbles del mercado.

JUGABILIDAD

Nos encontramos en un mundo sin color, sin vida; estamos en el vacío. Allí, donde no hay nada, emerge algo. No es una luz, al contrario, es una prolongación del vacío de la zona, pero es una prolongación que puede moverse y pensar por sí misma. Aunque no está viva. Puesto que, con forma corpórea o no, sigue siendo vacío. Y, cuando por fin, aun siendo vacío logra escapar al mundo que le rodea, un nuevo universo lleno de color, el vacío le persigue, siendo su misión huir de este para no volver a aquel mundo oscuro del que viene. ¿Cómo lograrlo si no es más que una mera prolongación de masa vacía sin vida?.

Con este prefacio nos sitúa la historia de Nihilumbra. En el videojuego de Beautifun Games, vagaremos por hasta cinco territorios distintos (una montaña helada, un bosque, un desierto, un volcán y finalmente una ciudad en ruinas), buscando un motivo para luchar y sobrevivir en un mundo que no es el nuestro, con el vacío pisándonos los talones. Y aunque el protagonista en un primer momento se encuentra solo y asustado, no tardaremos en recibir un arma que le otorgará esperanza y chispa de vida: los colores.

Si en algo se diferencia Nihilumbra del resto de videojuegos de plataformas, es en la utilización del color como forma fundamental para pasarse el juego. Esta combinación entre plataforma y puzle le dota de una originalidad única encasillada en una historia igual de original. Así pues, un ser que no ha visto jamás el color, debe reunir los cinco colores distintos para poder sentirse vivo. Los colores, lo atan al nuevo mundo que acaba de encontrar, y en el que acaba de formar parte.

Contaremos con el color azul, que hará de hielo. Si congelamos el suelo y lo pisamos, lograremos ir a mayor velocidad, permitiéndonos así realizar saltos de mayor longitud. Este no es su único efecto, pues también conseguiremos que las cajas más pesadas puedan moverse, así como hacer resbalar a los distintos enemigos de la aventura por acantilados.

El siguiente color que recibiremos será el verde, que nos permitirá realizar saltos con mayor altitud. Eso sí, dependerá de la altura de la que hayamos caído la primera vez al líquido, la altura de nuestros saltos. Es decir, si caemos desde un precipicio a un suelo con color verde, saltaremos tanto como la altura de dicho precipicio. También sirve para rebotar las balas que nos lancen los disparadores.

El tercer color es el marrón, y tiene la propiedad de ser pegajoso. Si pintamos la pared, podremos pegarnos a ella, o ralentizar a los enemigos para que no les dé tiempo de atraparnos. También sirve para moverse con sigilo, lo que es especialmente útil cuando hay que pasar por un enemigo que está dormido, y con el que desde luego no queremos enfrentarnos.

Contamos también con el color rojo, que nos permitirá enfurecer a las luciérnagas para iluminar una estancia, o quemar a los enemigos. Pero hay que tener cuidado, ¡porque nosotros también podemos resultar víctima de este color! Si calentamos además los disparadores automáticos, conseguiremos que la ráfaga de disparo sea mucho más rápida.

Por último, contamos con el color amarillo, que sirve como conductor eléctrico entre fuentes de energía. Así, podremos activar disparadores, plataformas, columnas eléctricas… todo tipo de aparatos electrónicos para poder avanzar hasta la siguiente pantalla.

Estos colores se pueden mezclar entre ellos para lograr mayores efectos. Por ejemplo, podemos pegarnos a una pared con el color marrón y dejarnos caer con el suelo bañado de verde para realizar saltos de mayor altitud y que no se nos resistan los diferentes muros con los que nos toparemos.

En las pantallas nos encontraremos con diferentes tipos de obstáculos, pero sin duda, la mayor dificultad son los diferentes enemigos del vacío a los que tendremos que hacer frente. Rayos laser, una velocidad de vértigo, o tamaños increíbles son algunas de las características de los diferentes enemigos que nos encontraremos en la aventura, cada uno con sus pros y contras, que deberemos conocer si queremos sortearlos para ponernos a salvo.

Una vez superadas las pantallas, al final de cada mundo, el vacío lo consumirá por completo, teniendo que huir nosotros para ponernos a salvo. Esta sensación de ser perseguidos mientras utilizamos los nuevos poderes que vamos adquiriendo, viene con un montón de preguntas filosóficas que va planteando el narrador sobre nuestra existencia. Sabemos desde el principio que el vacío nos persigue, y que consumirá todo lo que nosotros hayamos pisado, pero aun así, seguimos avanzando, anhelando nuestra propia vida, a cambio de destrozar aquel mundo.

Una vez nos hemos pasado la aventura, se desbloqueará el modo vacío, en el que tendremos que librar el mundo de todo el vacío que hemos dejado atrás. En este modo, las pantallas son las mismas, pero los obstáculos se multiplican por dos. Es un modo apto solo para verdaderos valientes, que requieren de un control completo por parte del jugador y una mente ágil. Un reto entre diseñador y jugador, que seguro encrispará a más de uno. Comentar para acabar el apartado, que los controles son fluidos y funcionan perfectamente, con una interfaz realmente sencilla, que permite hacerse con el juego enseguida.

GRÁFICOS

Los gráficos de Nihilumbra son de ensueño. A pesar de ser entornos despoblados, nos ofrecen una calidad gráfica mágica, que nos embauca a quedarnos contemplando los diferentes paisajes por los que podemos vagar en esta aventura. Los enemigos están perfectamente diseñados, con unas animaciones muy logradas tanto en los efectos de los colores como en el propio personaje. Un diseño 2D, muy colorido, muy conseguido, y que a nuestro parecer, encaja perfectamente con lo que el videojuego relata.

MÚSICA & SONIDO

La música, así como los efectos sonoros, también se concentran en un apartado a destacar. No hay nada que se haga repetitivo en ningún momento, y la banda sonora realmente acompaña el entorno que se nos muestra, qué, a pesar de contar una historia de desesperación, suelen ser lugares preciosos y más bien idílicos. La voz del narrador, en nuestra opinión, no podría haber estado mejor elegida, teniendo una voz grave que hace que te sumerjas por completo en la aventura. La mayoría de las melodías son preciosas, y probablemente para más de un jugador trascienda más allá del videojuego.

CONCLUSIÓN

Estamos ante una aventura increíble en todos los aspectos. Nihilumbra no es solo un videojuego, sino que es un ejemplo de cómo la simbiosis de diversos factores puesta en un mismo rumbo, crea una aventura sólida y atrayente que hace sentir emociones al jugador. La fácil interfaz, el diseño integrado en un universo con una historia tan efectiva, acompañado de una banda sonora de ensueño, así como de un narrador cautivador, convierte a Nihilumbra en un videojuego que todo el mundo debería jugar al menos una vez.

Como contra si podría mencionarse su corta duración, así como la extrema dificultad del modo vacío (algo disparatada para nuestro gusto), pero aun así, son males menores en un juego, que se ha ganado a pulso estar en el podio de las producciones indie.