Inicio > Análisis > Planet 51

Planet 51

La famosa película de animación española da el salto al mercado de los videojuegos con un título enmarcado en la aventura y la conducción que gustará especialmente a los más pequeños de la casa.

Planet 51

Título: Planet 51
Nota: 70
Plataforma: Xbox 360
Artículos
Género: Conducción
Imágenes
Lanzamiento: 13/11/09 | 19/11/09 |
Vídeos
Desarrollador: Pyro Studios
Trucos
Editor/Distribuidor: Sega/Sega
Saves
CÓMPRALO:

Desde su estreno en los cines de todo el mundo, la película de animación Planet 51 (de producción española), se ha convertido en un gran éxito. No entraremos a hablar sobre si el film es mejor o peor (eso ya lo hemos hecho en SOS Moviers), sino que nos centraremos en su adaptación en formato de videojuego. Su desarrollo ha corrido a cargo de Pyro Studios, compañía española a la que conocemos especialmente por haber creado la mítica franquicia Commandos. Para ésta ocasión han hecho todo lo posible para adaptar la esencia de la película en un juego centralizado en el uso de vehículos con el cual los más pequeños se lo pasarán en grande. No es el título del año, pero cumple de sobras con las expectativas.

JUGABILIDAD

La historia nos pone en la piel de Lem, el protagonista del film, un joven de Planet 51 que está cerca de conseguir su primer trabajo. Desde el primer momento de juego nos pondremos en su papel y le seguiremos en momentos de la película inéditos, tanto antes como después de la llegada del astronauta Chuck a su planeta. La idea es que conozcamos la vida de Lem un poquito más y que le ayudemos en tareas menores que nos proporcionarán mucha diversión, como repartir periódicos, cortar el césped, o participar en carreras contra otros conductores. A lo largo del juego se van repitiendo estos minijuegos en distintos niveles de dificultad para que nos superemos y progresivamente consigamos objetos desbloqueables y nuevos vehículos que añadir a nuestro garaje. A éstas misiones se sumarán, llegado cierto momento de la partida, algunos niveles donde controlaremos a Chuck, que deberá correr a pleno pulmón por las calles mientras le persigue la policía e incluso algunos perros con ganas de jugar. También habrá tiempo para el robot de Chuck, Rover, si bien sus pantallas son las que menos nos entretendrán, dado que se basarán en buscar y recolectar objetos una y otra vez.

Al margen de los distintos objetivos proporcionados por la computadora habrá misiones adicionales, como encontrar todas las páginas de comic desperdigadas por la ciudad. Para ello podremos recorrérnosla al completo, ya sea caminando (poco recomendado, dado que tardaríamos mucho), conduciendo un vehículo, o en bicicleta. La conducción de vehículos se basa en un sistema muy sencillo, para que hasta el jugador más joven no tenga problemas para ganar carreras. La velocidad aumenta a cada nuevo coche volador que consigamos, pero no llega a ser demasiado elevada. En algunos momentos, cuando el tubo de energía se cargue, podremos tomar impulso con un turbo, perfecto para tomar la delantera a nuestros rivales en lugares determinados de los circuitos. Por si esto fuera poco, también será posible utilizar el decorado en nuestro beneficio, saltando por rampas o tomando atajos que nos permitan llegar antes a nuestro destino. Y si no tenemos ningún coche o se nos ha estropeado el que teníamos (aunque podremos «repararlos» pasando por zonas específicas), nada mejor que pararnos delante de uno de los vehículos que vayan por la carretera y pedir amablemente que nos dejen ir de copilotos. Una forma curiosa de representar, de forma amigable e inocente, la idea planteada en productos como Grand Theft Auto y de contrarrestar con los más pequeños éstas ideas propias de delincuentes.

GRÁFICOS

Pyro tiene un gran talento y un equipo muy capacitado entre sus diseñadores, y se nota, porque Planet 51 luce un aspecto gráfico de alto nivel. Los decorados son de un tamaño enorme, con montones de lugares a los que ir, casas en las que entrar, y personajes controlados por la computadora dándole vida al escenario de forma constante. Las animaciones también están cuidadas, destacando especialmente las de Chuck, que nos provocará más de una carcajada cuando esté huyendo de sus captores por planea ciudad. En lo referente a la conducción hay que reconocer que la velocidad es demasiado baja, y que el frame-rate puede fallar en algunos momentos específicos. Y, sin duda, lo peor de todo son las cargas, que se suceden repetidamente una y otra vez en momentos en los que es difícil creer que una Xbox 360 necesite tanto tiempo de cargar para mover los acontecimientos del juego.

MÚSICA & SONIDO

Un buen doblaje en nuestro idioma que ayudará a los más pequeños a reconocer a los distintos personajes de la película, todos ellos representados con calidad. Los efectos de sonido y la banda sonora acompañan, encajando en esa personalidad de los años 50 que desborda el juego por los cuatro costados. En general, un apartado de calidad contrastada que sólo nos hace echar un poco de menos el excelente reparto de la película en su versión original.

CONCLUSIÓN

Para niños y jugadores poco experimentados Planet 51 es una propuesta más que recomendada, con diversión para muchas horas, rejugabilidad, y algunas opciones multijugador, además de minijuegos muy adictivos. Los fans de la película que estén acostumbrados a jugar diariamente con su consola lo encontrarán un poco falto de ritmo, con un sistema de juego claramente enfocado a una audiencia infantil. Pero como la película, es obvio, aún con los guiños y las referencias culturales, al público al que está dirigida Planet 51. Ellos no quedarán decepcionados.