Inicio > Análisis > Fate/Extella The Umbral Star

Fate/Extella The Umbral Star

Para los amantes de los juegos nipones Fate es una saga que, como mínimo, les sonará de algo debido a que tiene una gran lista de producciones gráficas más allá de la industria de los videojuegos. Desde anime a mangas e incluso pasando a novelas ligeras, esta saga es muy famosa y querida en el país el sol naciente. Comenzó como una novela visual para adultos y poco a poco fue ganando terreno hasta crear diferentes historias dentro de la principal, haciendo así que naciera la saga Fate/Extella, el cual pudimos disfrutar de su primera entrega hace seis años en PSP.

La historia, en esta ocasión, nos sitúa directamente tras los acontecimientos finales de su predecesor, pero con un cambio significativo: en esta ocasión el juego cambia de género dejando atrás el clásico dungeon crawl para dar paso al frenético género Musou.  En esta ocasión nos explican la historia desde la perspectiva de Nero, Tamamo no Mae y Altera; las cuales se refuerzan con la side-stories donde podremos exprimir hasta la última esta nueva entrega de Fate/Extella.

¿Listos para aporrear los botones?

Uno de los aspectos que más destaca de la jugabilidad de Fate/Extella The Umbral Star es el hecho de que su mapa se compone de diferentes escenarios independientes, los mismos que hay que defender de los enemigos. Estos no están todos conectados entre sí, haciendo que sea importante que vayamos observando los mapas e indicaciones de nuestros camaradas para ir encontrando la ruta más rápida y segura para llegar a ese punto donde se requiere nuestra presencia. Al principio proteger y mantener limpio las diversas bases es fácil por el simple hecho de que son pocos escenarios, pero todo cambia cuando nos encargan un mapa enorme donde el enemigo monopoliza el poder de la gran mayoría de lugares. Para conquistar una zona hay que eliminar los guardianes de estas, lo cuales salen tras eliminar una cantidad considerable de enemigos. Para hacer frente a los diversos adversarios que nos encontramos contamos con ataques cuerpo a cuerpo, aéreos o incluso transformando a nuestro protagonista, haciendo que sus ataques sean mucho más poderosos y efectivos. Por suerte, antes de iniciar cada batalla nos permiten elegir el nivel de dificultad, permitiendo que los jugadores poco experimentados con los Musou puedan avanzar sin demasiado problema.

Relaciones entre personajes y otras misiones

Como podéis ver, su jugabilidad es simple y adictiva, pero sin descuidar esos pequeños incentivos que nos invitan a rejugar varias veces Fate/Extella The Umbral Star. Uno de ellos son las quests que van proponiéndonos los aliados antes de empezar cada batalla. Cumplirlas es optativo pero recomendable, ya que cada petición que cumplimos sube los lazos que creamos con ese personaje en cuestión, haciendo que nos resulte favorable en el juego. Otro aspecto destacable son esos tintes de novela visual que tiene, con los que podemos hablar con el personaje que estamos usando y vivir diferentes escenas juntas, permitiendo al jugador elegir una respuesta entre varias, y si elige bien ganar puntos para subir ese lazo.

Otro aspecto destacable es el hecho de que su historia principal cuenta con tres protagonistas distintas pero estas van “arropadas” de aliados, los cuales podemos usar, conocer y comprender su visión en la historia gracias a las side-stories, haciendo que aumente de forma considerable las horas de juego si queremos disfrutar al completo la historia de esta entrega.

Apartado técnico sin sabor

Su entorno es completamente en 3D, saliendo completamente de la línea a la que los nipones parecen estar acostumbrados con otras producciones. Esto deriva en que no nos brinden ilustraciones sugerentes pero a cambio obtenemos una sensación de continuidad que nos invita a jugar sin parar hasta acabar la historia de cada personaje, teniendo cada una seis capítulos.  Algo que resulta destacable en su apartado gráfico es el diseño de sus personajes, mostrándose estilizados y realistas, con un gran contraste con los escenarios, que son oscuros y repetitivos. Estos decorados no llaman especialmente la atención del jugador y pueden llegar a confundir, ya que al principio es fácil perderse en busca de la ruta más rápida.

Al igual que sus otros apartados, la banda sonora resulta repetitiva y sin gancho, por lo que no la echamos de menos si jugamos con la música apagada. Sus voces están completamente en japonés, así que quienes prefieran jugar con el audio original están de enhorabuena… Pero esto también provoca que los jugadores no habituados al japonés encuentren un gran hándicap a la hora de estar atento a las batallas y a las indicaciones que les den los aliados. Como punto a favor nos encontramos con un inglés sin modismos, muy neutro y fácil de entender para quien domine medianamente el idioma.

En la versión de PlayStation Vita que hoy analizamos el número de enemigos en el campo de batalla se reduce considerablemente, pero en contraposición a esto tenemos una mínima interacción con la pantalla táctil. Esta se puede usar para fijar como objetivo principal a los jefes finales, permitiendo  que sea más fácil localizarle entre tanto enemigo.

Poco original y bastante repetitivo

Para muchos un juego del género Musou es sinónimo de apretar botones sin cesar para hacer combos y por tanto deshacernos de la oleada de enemigos que nos viene encima… y Fate/Extella The Umbral Star sigue esa línea, pero sin mojarse para destacar entre otros tantos títulos del mismo género. Su jugabilidad se reduce en matar a la oleada de enemigos para que aparezcan los jefes y así seguir avanzando, algo que provoca que a la tercera batalla ya nos sintamos que estamos jugando a un título repetitivo. Eso sumado a la nula interacción con la pantalla táctil hace que nos encontremos con un juego más del montón, el cual solo destaca por las diferentes historias que nos presentan, algo que no se puede disfrutar al 100% si no conocemos el universo Fate en su totalidad.

Resumen
La versión para PlayStation Vita de Fate/Extella The Umbral Star cumple con lo que esperábamos y sus combates no sientan mal en pequeñas dosis cuando estamos de viaje camino al trabajo o en otros momentos, pero la jugabilidad se reitera demasiado si pensamos jugar de seguido. Por otro lado, el control táctil es muy reducido y gráficamente pierde ambición respecto a las ediciones de sobremesa.
Lo mejor
  • Los combates son rápidos y adictivos, sin costar hacerse a su sistema de control
  • El juego cuenta con varias historias y subhistorias que encantarán a los fans de Fate
  • Defender las bases resulta divertido y aporta originalidad a otros títulos similares
Lo peor
  • La dinámica es muy repetitiva y antes o después termina cansando
  • La cámara en ocasiones deja mucho que desear
  • Hay que jugar a su anterior entrega para entenderlo al 100% y de paso es recomendable conocer el mundo de Fate
7.5
Jugabilidad - 7
Gráficos - 7
Sonido - 8
Duración - 7
Historia - 7

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*