Inicio > Análisis > Resident Evil 5

Resident Evil 5

Para muchos la saga Resident Evil comenzó a decaer desde Resident Evil 5, pues cada vez se acercaba más a la acción y se alejaba de los elementos clásicos de la franquciia. Ya había pasado en menor medida con Resident Evil 4, pero todavía mantenía los elementos survival y una ambientación tétrica, solo que con la cámara al hombro, secciones algo más frenéticas y cambiando a los zombis por infectados conocidos como ganados. Con Resident Evil 5 la acción tomaba mucho más protagonismo, mantenía a los infectados rápidos y armados, en esta ocasión conocidos como Majini. Pero, a pesar de las críticas, no se puede negar que Capcom dio con la fórmula del éxito, pues Resident Evil 5 es, hasta la fecha, el juego más vendido de la saga.

Ahora, Capcom recupera su Resident más vendido para lanzarlo en las consolas actuales, consiguiendo acercarlo a más usuarios y, de paso, comprobar cómo venden en la actualidad los Resident Evil más enfocados a la acción frente a los que mantienen los elementos clásicos que también han ido volviendo desde 2015 gracias a PS4 y Xbox One, como Resident Evil Remake y Resident Evil Zero. Siete años han pasado desde que salió en 2009 hasta que, en pleno 2016, llegó la remasterización y, al contrario de lo que nos pareció con Resident Evil 4, la quinta entrega numérica ha envejecido muy bien.

Chris vuelve a la acción

El juego nos devolvía al protagonista por excelencia de la saga, Chris Redfield, dejando muy atrás a Leon S. Kennedy y la España profunda que recorrimos en el cuarto. Pero, como siempre, Chris no hace frente a la amenaza en solitario, si en la primera entrega le acompañaba Jill Valentine y en Code Veronica lo hacía su hermana Claire, en el 5 le acompaña un nuevo personaje llamado Sheva, perteneciente a la BSAA. Esta organización, a la que también pertenece Chris, combate las amenazas bio-terroristas. La nueva amenaza se sitúa en África, en un pueblo ficticio llamado Kijuju, por lo que durante todo el juego nos enfrentamos a Majini africanos recorriendo escenarios como el propio pueblo, una mina, unos laboratorios (cómo no) o un barco.

Mientras avanazamos descubrimos que Albert Wesker está metido en todo el lío que, utilizando las Plagas (los parásitos a los que Leon se enfrentó en Resident Evil 4) y el virus progenitor (el padre de virus como el T o el G) ha creado Uroboros para purgar el mundo. Dentro de su simpleza, la historia, recuperando elementos de anteriores Resident (desde Wesker hasta Las Plagas) es mucho más interesante que la del cuatro. Además, Wesker y sus habilidades sobrehumanas se comen la pantalla en cada una de sus apariciones, dejando a los nuevos secundarios como Excella Gionne en un segundo plano debido a su menor interés. Lo mismo pasa con Tricell, la nueva farmacéutica que nunca pudo ser tan recordada como la mítica Umbrella.

Equilibrio de todos los elementos

En cuanto a jugabildiad, tenemos un juego muy equilibrado con mucha acción, pero sin desmedirse. Todavía hay puzles, aunque muy escasos y sencillos, y se mantienen otros elementos clásicos como las hierbas curativas, pero se despiden otros como las máquinas de escribir para guardar la partida, pues el avance se guarda automáticamente. Se mantiene el inventario, pero gestionarlo no es tan complicado y sesudo como en Resident Evil 4, en el que las diferentes armas ocupaban varias casillas, teniendo que organizarlo muy bien para que cupiese todo lo que nos interesaba. En Resident Evil 5 tenemos un inventario más similar a los clásicos, ya que cada item ocupa una casilla. Aunque, al contrario que en los clásicos, no lo pasaremos mal teniendo que llevar solo lo más necesario, la munición y las hierbas nos sobrarán según avanzamos, y los objetos clave como llaves no ocupan espacios.

En caso de que en alguna ocasión pasemos algún apuro con el espacio del inventario, podemos usar a Sheva como mula, personaje que, similar a los que pasaba con Billy Coehn y Rebecca Chambers en Resident Evil Zero, nos acompaña durante toda la aventura, teniendo que protegerla para que no la maten si no queremos perder la partida. Cuidar de ella, darla munición y tener cuidado para que no malgaste alguna hierba o spray curativo que lleve ella puede ser algo molesto, aunque cuando los enemigos nos dejan K.O puede salvarnos y evitar que la partida termine. Desde luego, la experiencia está pensada para jugarla en cooperativo con otro amigo online o en local que controle a Sheva y nos ayude mejor.

Son muchos los tipos de enemigos que nos pueden eliminar, desde Majini normales armados con armas blancas o de fuego, hasta otros que se transforman en bestias más peligrosas o sacan “bichos” voladores. Tampoco faltan los perros o el monstruo de la motosierra, que hizo su primera aparición en Resident Evil 4. Cada vez que nos maten o al empezar una parte de cada capítulo (hay seis capítulos de entre dos y tres partes cada uno), podemos acceder a un menú que hace las veces de tienda, donde podemos comprar, vender y mejorar armas, blindajes, granadas o sprays curativos. Tuvimos que decir al mítico buhonero de Resident Evil 4.

Modo campaña, DLC y Mercenarios

La duración de Resident Evil 5 ronda las 12 horas, que se alargan sustancialmente con el completo, divertido y mítico modo Mercenarios, y los DLC que incluye esta remasterización, que ya en su día se vendieron en una edición especial junto al juego. Se trata de Perdidos en un mar de pesadillas y Evasión a la desesperada, ambos extremadamente cortos, pero interesantes. El primero nos lleva a la nueva mansión Spencer en Rusia, con Chris y Jill siguiendo los pasos de Wesker. Este DLC situado antes de RE5 (extiende lo que vemos en una escena flashback del juego) hay puertas cerradas que abrir y puzles que resolver al estilo clásico, pero más sencillo y con solo un tipo de enemigo que derrotar. Desde luego, una delicia para los nostálgicos que se remata con un combate contra Wesker. El segundo es mucho más frenético, y en el controlamos a la “nueva” Jill Valentine y a Johs Stone, soldado de la BSAA, durante los acontecimientos finales de RE5, teniendo que hacer frente a una enorme cantidad de Majinis mientras tratamos de escapar del lugar en helicóptero para rescatar a Chris y Sheva. La guinda es el modo Versus, que nos permite hacer equipo con otro jugador y enfrentarnos a otros dos mientras acabamos con los Majini del escenario.

Esta remasterización de Resident Evil 5 es una buena oportunidad para jugar al que nosotros consideramos el mejor Resident Evil de los tres últimos numéricos, con todos los DLC incluidos, pero sin añadidos que justifiquen su compra si lo jugaste en el pasado. Se nota que ha sido algo pulido graficamente, aunque ha aguantado bien el paso de los años, pero más allá de eso solo para los que en su día no lo disfrutaron. Como decimos, equilibrio entre survival (poco, pero presente) y acción, perfeccionando lo que vimos en RE4 y sin descarriarse como hizo el siguiente.

Resumen
Resident Evil 5 fue el primero sin Shinji Mikami, pero supo evolucionar por el camino correcto tras lo visto en Resident Evil 4. Un gran juego que supo adaptarse a la acción
Lo mejor
  • Su historia es atractiva, y más con Albert Wesker como villano
  • Mantiene el equilibrio perfecto entre survival y acción. Ha envejecido muy bien
  • El juego original con el modo Mercenarios, más las expansiones argumentales y el modo Versus asegura bastantes horas de diversión
Lo peor
  • Sheva controlada por la IA puede llegar a ser muy molesta
  • Algunos elementos clásicos, como no movernos mientras apuntamos puede resultar incómodo y ya no tiene mucho sentido
  • Esta remasterización incluye todos los contenidos que ya vimos recopilados en su día en una edición especial de PS3 y Xbox 360, pero no añade nada
8.1
Jugabilidad - 8.3
Gráficos - 8.1
Sonido - 8

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*