Si Resident Evil 7 os pareció corto con sus diez horas de media de duración tenéis la oportunidad de alargarlo con los DLC anunciados si pasáis nuevamente por caja, excepto con uno de ellos, que llegará más adelante y será gratuito. El primero no lo es y llegó tan solo una semana después de su lanzamiento, algo un tanto cuestionable, pues sus contenidos bien podrían haber venido incluidos de inicio. Pero más allá de eso, ¿merecen la pena los 9,99€ que cuesta Resident Evil 7 biohazard – Grabaciones Inéditas Vol. 1? Toca volver a entrar a la casa de los Baker para comprobarlo.

La Habitación

Este primer DLC incluye dos cintas de vídeo que “ponemos” desde el menú extras para jugar en dos nuevas situaciones protagonizadas por Clancy, el cámara que controlamos en la cinta de la demo y en alguna que otra cinta del juego completo. Estas nuevas situaciones se juegan como algo aparte, no haciendo falta cargar ninguna partida del juego principal.

Por un lado tenemos la cinta llama Habitación, en la que debemos escapar de la habitación en la que Marguerite Baker nos tiene retenidos sin que esta se de cuenta. Esto se consigue realizando varias acciones dentro de la habitación, como conseguir el código de una puerta, completar el enésimo puzle de sombras o poner unos cuadros en la parte de la pared que les corresponde. Todo esto nos llevará a tener que pensar con detenimiento cómo debemos hacer las cosas, obligándonos a pensar más que en los puzles que nos propone el juego principal. No os dejéis engañar por encontraros solo en una habitación, pues si no prestáis atención puede que en algún momento os atasquéis con facilidad, aunque tampoco propone un reto mental complicadísimo, pero sí uno en el que debemos ser observadores y cuidadosos.

Decimos cuidadosos porque algunas acciones conllevan hacer ruido obligatoriamente, lo que atraerá a Marguerite a la habitación, teniendo que dejarlo todo en su sitio si no queremos que se enfade. Porque no quieres que mamá Baker se enfade, ¿a que no?

Esta cinta no es especialmente larga, pero entre ensayo-error y ensayo-error la cosa nos puede llevar más tiempo de lo previsto. A nosotros nos ha parecido original, algo más sesudo y tenso, por lo que nos ha gustado.

Pesadilla

Por otro lado tenemos la cinta Pesadilla, que nos propone controlar a Clancy en el sótano de la casa aguantando cinco oleadas de enemigos. Este modo sería el equivalente al Mercenarios de antaño, poniendo el énfasis en la acción, aunque sin olvidar la tensión (ya no tanto el miedo). Para ser más precisos, Pesadilla se acerca a lo que nos propone el modo Zombis de algunos Call of Duty, solo que cambiando los zombis por Holomorfos. Nuestra misión es acabar con ellos comprando armas y mejoras para Clancy y sus armas en mesas de trabajo, para lo que debemos consumir chatarra (el dinero) que generan unas prensas que nosotros debemos activar. Al abrir ciertas puertas (comprando antes el objeto que las abre) podemos acceder a más prensas y, por tanto, a más chatarra.

En cada ronda vamos matando diferentes tipos de Holomorfos con la posibilidad de activar trampas como cables explosivos o armas fijas (gastando chatarra, también) mientras nos movemos con libertad por los pasillos y las diferentes salas del sótano que conoceremos bien del juego.

Al final de cada ronda debemos hacer frente a enemigos algo más inusuales como Holomorfos gordos o incluso al propio Jack Baker. Según lo bien que lo hayamos hecho en cada ronda se nos da una puntuación con chatarra de regalo y, tras cada partida, según nuestras víctimas, lo que hayamos usado y las rondas que hayamos aguantado, se desbloquean recompensas como nuevas armas que se pueden obtener desde la mesa de trabajo, más chatarra de inicio o nuevas trampas en el escenario como bidones para futuras partidas. Y si completamos las cinco rondas se nos desbloquea un nivel de dificultad más alto llamado Terror nocturno. En Terror nocturno nos encontramos lo mismo, con las mismas recompensas desbloqueadas que en Pesadilla, pero con más enemigos en cada ronda y algunos diferentes. Simple, pero divertido.

Ethan debe morir

Por último, este primer DLC incluye el modo más interesante y complicado, llamado Ethan debe morir. No se llama así precisamente porque quede bonito, realmente vais a morir, morir mucho y pronto. Este es el único modo del DLC en el que controlamos a Ethan, esta vez equipado solo con un cuchillo y comenzando en el jardín de la casa. Al inicio se nos da un objetivo: matar a Marguerite en el invernadero, para lo que debemos encontrar la llave del invernadero en el salón de la casa. Fácil, ¿no? ¡Ay, incrédulos! Como decimos, vais equipados solo con un cuchillo que podéis usar para romper cajas que se generan de forma aleatoria y que os ofrecerán objetos y armas, siendo las cajas de tres estrellas (las moradas) las que mejores cosas os den, además de los cofres de cuatro estrellas. Pero, ojo, hay cajas explosivas (los cofres no explotan) que os matan al instante y que solo se distinguen de los normales de un sonido que produce la bomba en su interior, por lo que antes de romper una caja debemos poner la oreja.

1 2

Sobre El Autor

Kooper
Redactor Senior

Estudiante de Educación Social, presentador del programa de radio Gamezone, amante de los videojuegos desde que tengo uso de razón y ávido lector de manga y novelas de fantasía épica. Adorador de Metal Gear Solid desde que a los ocho años me infiltré en Shadow Moses.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*