Inicio > Análisis > Resident Evil 7 biohazard – Grabaciones Inéditas Vol. 2

Resident Evil 7 biohazard – Grabaciones Inéditas Vol. 2

Dos semanas después de la llegada del primer DLC y tres desde la llegada del juego se pone a la venta el segundo DLC de Resident Evil 7 en PS4, llegando una semana más tarde a Xbox One y PC. Este segundo DLC llamado Cintas inéditas Vol. 2 incluye dos cintas llamadas 21 e Hijas, y un modo extra cuyo nombre es 55º cumpleaños de Jack, manteniendo la misma estructura de contenidos que el primer DLC.

21

La cinta 21 nos muestra, una vez más, las calamidades de Clancy en la casa de los Baker, el cámara que conocimos en la demo y que controlamos en otras cintas del juego completo, además de en las dos cintas del primer DLC, siendo esta vez víctima de un macabro juego de Lucas Baker, el primogénito de la infectada familia. El juego no es que sea la mar de original, pues simplemente es una partida de Blackjack (de ahí el nombre de la cinta) al más puro estilo Saw, pudiendo perder dedos o, directamente, morir si perdemos.

Esta cinta se divide en tres modos, el normal, Supervivencia y Supervivencia + compitiendo en todos con un hombre llamado Hoffman (curiosamente Mark Hoffman es uno de los villanos de la saga Saw), que le apetece jugar al juego tanto como a Clancy. En la primera parte del modo normal, al perder una ronda perdemos un dedo, por lo que si perdemos cinco rondas debemos reiniciar. Si conseguimos que sea Hoffman el que pierda todas las rondas pasamos a una segunda parte en la que estamos conectados a un aparato que suelta descargas eléctricas. Para ganar debemos evitar que la descarga llegue a 10 voltios, es decir, ganar 10 rondas. En la tercera ronda nuestra integridad dependerá de una sierra mecánica que se acercará o alejará una distancia concreta según perdamos o ganemos.

Al ganar a Hoffman las tres partes desbloqueamos el modo Supervivencia, en el que debemos enfrentarnos a cinco rivales de forma consecutiva jugándonos los dedos de nuestra mano. Todos los rivales son Hoffman y las partidas son acumulativas, por lo que si perdemos un dedo lo mantendremos perdido contra el siguiente Hoffman, teniendo que ganar a los cinco rivales sin perder más de cinco rondas en total. Si vencemos a los cinco, algo no demasiado complicado, desbloquearemos el modo Supervivencia +, en el que debemos ganar a 10 rivales consecutivos apostando voltios y no dedos. Durante nuestros enfrentamientos con los 10 rivales no podemos perder más de 10 rondas totales, algo más complicado, pues las partidas son más largas y los rivales más duros.

Y ¿qué tienen de duros si el juego no tiene más ciencia que ganar acercándonos o llegando a 21 sin pasarnos sumando los valores de nuestras cartas? Sencillamente los comodines. Hay de muchos tipos, y es lo que hace de este modo algo más ingenioso y divertido, pudiendo desbloquear ciertos comodines (para que nos puedan tocar en cualquier partida) completando desafíos como ganar a varios rivales sin perder ni una ronda. Hay comodines que aumentan la apuesta del rival (lo que, combinados, puede hacer que derrotemos a un rival en una sola ronda), otros que nos dan la mejor carta posible para que lleguemos a 21 al mismo tiempo que suman cinco la apuesta al rival, que destruyen los comodines rivales que hay en mesa, que nos permiten quitar la última carta que hayamos pedido si no nos conviene, que intercambiemos la última carta que hemos pedido con la del rival o que el objetivo aumente de 21 a 24 o 27.

Lo complicado es que ciertos rivales tienen comodines que nosotros no podemos tener jamás, como los que nos impiden sacar cartas en una ronda, o nos da la carta de valor más alto, o nos quitan todos los comodines… De esta forma, el modo Superviviente + nos ofrece diez tensas y complicadas partidas al Blackjack (también acumulativas), con un par de rivales realmente complicados, sobre todo el último. Os costará varios intentos (dependiendo también de vuestra habilidad y suerte en el juego) derrotarlos a todos. Y sí, hemos experimentado lo que se siente al perder contra el último rival después de sudar y de haber estado a punto de vencerle.

Hijas

Por su parte, la cinta Hijas nos propone controlar a Zoe Baker, la mujer que llama a Ethan por teléfono durante el juego, para conocer a la familia Baker tres años antes de los acontecimientos del juego, es decir, en 2014, y descubrir cómo se originó la infección en la casa (aunque el juego ya nos cuenta lo que ocurrió, no lo vemos). Lo que empieza siendo una casa familiar con encanto y gente dispuesta a ayudar al más necesitado pronto se convierte en la terrorífica casa que todos conocemos, teniendo que escapar de Jack y Marguerite Baker en un par de ocasiones. Esta cinta es bastante corta y sencilla, pero incluye dos finales diferentes según nuestras decisiones, pudiendo fracasar por el camino si papá o mamá Baker nos cogen. Simplemente debemos explorar mínimamente la casa para coger algún objeto y poder avanzar, siendo uno un poco más complicado de encontrar para conseguir el final auténtico, pero nada del otro mundo.

55º cumpleaños de Jack

Por último, tenemos el modo 55º cumpleaños de Jack, una especie de modo Mercenarios dividido en seis niveles enmarcados en tres escenarios de la casa (los tres últimos niveles son los mismos escenarios más complicados y con otra distribución de enemigos y objetos): la casa de invitados (la que todos conocemos de la demo y el inicio de juego), la zona de pruebas (el patio de recreo de Lucas) y la casa principal. Nuestro objetivo, controlando a Mia, es recorrer estos escenarios cogiendo la comida que encontremos y nos quepa para dársela a Jack en la mesa en la que está sentado, esperándonos dispuesto a engullir.

Si mezclamos ciertos alimentos con algunos ingredientes los efectos aumentarán y podremos terminar antes, algo que nos interesa si tenemos en cuenta que tenemos límite de tiempo en cada nivel. Cuanto más rápido lo hagamos (pudiéndonos valer de potenciadores de velocidad o bonificaciones de tiempo que nos ocupan espacio en el inventario), mejor rango conseguiremos, desde C a S o incluso SS.

Pasarnos los niveles con cierto rango es imprescindible para desbloquear los siguientes niveles o nuevas armas y potenciadores y, así, poder hacerlo mejor. Lo divertido es que tenemos que matar a los holomorfos que se nos cruzan por el camino, simpáticos holomorfos con variados sombreros que, con el potenciador correspondiente, nos dan tiempo extra, consiguiendo que por una vez su aparición no dé miedo y nos alivie (y hasta nos dé un poquito la risa la primera vez). Algunos marcados con un candado y un color determinado abren las puertas del mismo color cuando les matamos. Para conseguir el mejor tiempo debemos practicar hasta aprendernos la mejor ruta y saber bien qué llevar en el inventario, teniendo en cuenta que además de nuestras armas también hay armas temporales (con tiempo en vez de balas) muy eficaces que pueden ser útiles contra los enemigos más fuertes, como Marguerite Baker (que no se debe tomar bien eso de que empachemos a su marido). Un modo divertido con un tono desenfadado y no tan duro como Ethan debe morir.

Conclusiones

Este segundo DLC de Resident Evil 7 biohazard nos ofrece contenidos más sencillos y breves que el primero, pero tan divertidos y adictivos y, uno de ellos, con una mayor carga argumental, que es lo que le faltó al primero, pudiendo ver cómo se las apañó Zoe antes de que llegase Ethan y cómo hizo cosas que en el juego nos contó, aunque es mucho más fácil que Dormitorio, la cinta equivalente del anterior DLC. La cinta 21 puede parecer simple y poco original al inicio, pero fácilmente engancha más que Pesadilla, del anterior DLC. Mientras que 55º cumpleaños de Jack es muchísimo más fácil que Ethan debe morir, ya no solo pasarla, sino conseguir el rango S en cada uno de los 6 niveles, pero no podréis parar hasta conseguirlo. Además, se parece más al famoso modo Mercenarios.

Para que comparéis, podemos deciros que 21, a pesar de que lo original solo está en el uso de comodines variados (no deja de ser una partida de Blackjack) nos ha gustado más que su equivalente en el primer DLC, Pesadilla, mientras que Ethan debe morir nos mantuvo más atrapados con su desafiante propuesta que 55º cumpleaños de Jack. El “desempate” para nosotros está entre Dormitorio e Hijas, una difícil decisión, pues Dormitorio es más sesudo, pero Hijas tiene una mayor carga dramática y nos da la interesante oportunidad de conocer a los Baker como gente normal. Nosotros nos quedamos con Hijas, y, por tanto, con el segundo DLC por encima del primero.

Resumen
Cintas inéditas Vol. 2 sigue la misma estructura que el anterior DLC, con contenidos adictivos y divertidos. Más sencillo, pero igual de atractivo.
Lo mejor
  • Incluye una cinta con más atractivo argumental. Aunque no tenga nada que no sepamos nos gusta ver cómo empezó todo
  • Jugar al Blackjack en el modo Supervivencia + es adictivo y hasta desafiante
  • El modo 55º cumpleaños de Jack es muy divertido y muy similar al clásico modo Mercenarios, pero con más desenfado
Lo peor
  • Las dos cintas o el modo extra (por no decir todo) podrían haber venido con el juego sin coste adicional
  • Todos los contenidos son sencillos y, alguno un poco más breve que los que vimos en el primer DLC
  • Vale que jugar al Blackjack en 21 es muy divertido, pero no es un contenido excesivamente original
7.9
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 8.6
Sonido - 9

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*