Inicio > Análisis > Resident Evil 7 biohazard – PlayStation VR

Resident Evil 7 biohazard – PlayStation VR

Muchos pedían a Capcom que volviese al terror con Resident Evil, pero pocos se atreven, a la hora de la verdad, a adentrarse en la casa de los Baker en Resident Evil 7 biohazard. El terror ha vuelto multiplicado por diez a la saga, lo que provoca que juguemos con un ojo cerrado y otro abierto, temiendo encontrarnos a un Baker o un Holomorfo a la vuelta de cualquier esquina y recorriendo la casa de un lado para otro buscando llaves sin soltar nuestra arma, temblorosos.

Bueno, pensaréis, nada que no pueda solucionar jugar con la luz encendida, junto a otra persona y pudiendo mirar para otro lado en un momento peliagudo. Sí, claro, a no ser que juguéis en realidad virtual. Pues, por si no era suficientemente inmersivo que Resident Evil 7 fuese en primera persona, también se puede jugar haciendo uso de la realidad virtual de PlayStation VR para sentirnos dentro de la casa de los Baker, recorriendo sus pasillos y pareciendo que sus ataques nos van a dar directamente a nosotros.

Hace unos días publicamos el análisis de Resident Evil 7 biohazard y dejamos un poco de lado todo el contenido VR porque queríamos dedicarle un análisis independiente después de jugarlo a fondo. ¡Aquí lo tenéis!

Más terrorífico en realidad virtual

Capcom no solo se ha arriesgado dejando atrás la acción de los últimos Resident, haciéndolo en primera persona y alejado de los protagonistas habituales de la saga, también apostando hasta el final por la realidad virtual, haciendo de Resident Evil 7 el primer juego “largo” que da la oportunidad de jugarlo con PlayStation VR, el dispositivo de realidad virtual exclusivo de PlayStation 4. De hecho, todo empezó para esta entrega en PlayStation VR, pues sin saberlo, lo primero que vimos todos de Resident Evil 7 no fue el tráiler del E3 2016 sino la demo Kitchen exclusiva para PS VR. Se trata de una demo de dos minutos en la que permanecemos atados en una silla observando cómo una mujer un tanto agresiva (que aparece en el juego completo) aniquila a nuestro compañero antes de hacer, presuntamente, lo mismo con nosotros.

Esta demo sirvió como primer contacto, y ya sorprendía bastante, pero no dejaba de ser una demo contemplativa, como tantas otras hay en PlayStation VR. Lo otro que más predomina en el dispositivo son experiencias cortas para algunos juegos, y juegos completos de escasa duración. Con Resident Evil 7 el desafío era mayor, llevar a PlayStation VR un juego de unas 10 horas de duración con movimiento libre.

Capcom parece que no dudó en aprovechar las bondades de la realidad virtual, confesando que le había parecido extraño que no hubiese más compañías apostando al máximo por esta experiencia. ¿Tiene sentido que otras compañías no hayan ofrecido un juego completo y de larga duración en realidad virtual como lo ha hecho Resident Evil 7? ¿Merece la pena jugarlo con PlayStation VR? Nosotros decimos que sí, pero con sus “peros”.

Los beneficios de la realidad virtual

Pasaréis miedo si os pasáis Resident Evl 7 sin VR, pero con ellas el miedo aumentará mucho, la sensación de inmersión es increíble y os asegurarán sobresaltos mayores y una angustia agudizada al sentiros rodeados. Ver cómo un enemigo os persigue y os ataca hará que lo paséis mucho peor e, incluso, hará que como idiotas procuréis esquivar sus ataques con la cabeza. Jugarlo, además, sin saber qué va a ocurrir con PlayStation VR os asegurará sufrir mucho más, al igual que duplicará vuestro disfrute al esconderos de los pérfidos Baker y tener que inclinaros levemente para asomaros desde algún rincón.

Otra cosa a tener en cuenta es que veréis mejor los detalles del entorno, desde los más escabrosos y que casi preferiríais no ver, hasta los más comunes que, sin VR, pasaríais por alto más fácilmente, algo que os puede ayudar a ver mejor los 32 documentos que se pueden leer, los Mr. Everywhere o las monedas antiguas, entre otros objetos.

Cuidado con los mareos

Pero, como hemos dicho, hay pegas. Sí, jugarlo del tirón la primera vez con VR sin saber qué va a pasar mola, pero no es sano. Ya no por el infarto que os pueda dar sino por el malestar que os puede producir. Nosotros jugamos media hora seguida y no nos mareamos, pero si nos cansamos y tuvimos que dejarlo un poco. El resto del juego lo hicimos sin VR y, nosotros, es lo que recomendamos. Depende de cada uno y su organismo, pero lo normal es que, incluso manipulando las opciones del juego que permite movernos más lento y girar la cámara a trompincones para evitar los mareos, si lo jugáis muchas horas seguidas con PS VR os acabaréis mareando.

Nuestra recomendación es que, en la segunda pasada, juguéis tomándoos las pausas de juego en serio y descansando lo suficiente, o que solo juguéis ciertas partes más llamativas con las PS VR puestas. Nosotros recomendamos usar las gafas durante todo el inicio del juego hasta la cena de los Baker y la lucha en el garaje al comenzar (lo que supone la primera hora de juego), y luego id seleccionando las partes que más os interesen. Además, en las partes más tensas en las que debáis huir del ataque de algún Holomorfo jugar con VR puede ser algo molesto, pues nosotros tuvimos algún problema con la detección de la PS Camera, provocando que la pantalla se pusiese en negro a nada que nos salíamos del área (jugamos con la PS Camera sobre el televisor y sentados en un sofá), y también sufrimos problemillas al abrir alguna puerta que nuestro personaje atravesaba antes de abrir provocándonos alguna confusión.

Una experiencia que lo cambia todo

A pesar de estos problemillas la experiencia no deja de ser increíble, ofreciendo una perspectiva totalmente diferente en comparación a jugarlo en el televisor, viviendo el juego como algo nuevo y haciéndolo mucho más rejugable. Si a esto le sumamos el gran trabajo realizado con el motor Re Engine y sus gráficos fotorrealistas, es más fácil que los personajes que parecen estar a nuestro lado con VR tengan una apariencia brutalmente realista, o que parezca que estamos metidos en esos lúgubres entornos. La experiencia es sublime, y tampoco se empaña en exceso a pesar de que las texturas del juego (incluso sin VR) en algunos elementos del escenario tardan en cargar o que con VR se ve algo menos nítido de lo que nos gustaría. Por otro lado, debemos agradecer que no haya tiempos de carga al movernos por el escenario para que así la experiencia sea más inmersiva. Eso sí, para ello tenemos que sufrir un primer tiempo de carga larguísimo al comenzar a jugar que se acorta sustancialmente al cargar partida cuando nos matan.

Si jugáis a Resident Evil 7 con PlayStation VR hacedlo con responsabilidad y no a lo loco (aunque sueñe a coña), pero si tenéis la oportunidad, hacedlo, porque os impresionará y descubriréis la mejor manera de jugar a un survival horror. Si no existiese la sensación de mareo al jugar muchas horas seguidas y algún fallo puntual en la detección de la PS Camera, sería la experiencia perfecta. Pero que estos defectos no os tiren para atrás, administraros las horas de uso del dispositivo, adaptaros a él y disfrutaréis de una de las mejores y más terroríficas experiencias en un videojuego.

Resumen
Resident Evil 7 biohazard con PlayStation VR es una experiencia que debéis probar, aunque en pequeñas dosis para no marearos demasiado.
Lo mejor
  • El terror se vive a un nuevo nivel
  • La posibilidad de verlo todo mejor, hasta los pequeños detalles
  • Un juego largo en VR
Lo peor
  • Los mareos que se pueden producir
  • Algunos encontronazos con los enemigos
  • Los fallos en la detección de la cámara
9.1
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 8.6
Sonido - 9

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*