Inicio > Análisis > South Park Phone Destroyer

South Park Phone Destroyer

En el año 2014 uno de los episodios de la serie de animación South Park nos hizo ver que los juegos freemium eran el diablo. Bajo el título de “Freemium no es gratis” los creadores de la serie se reían de quienes dedican horas a juegos como FarmVille y similares y en cierto modo nos decían “tranquilos, que South Park no tendrá uno de esos juegos”. Y por ahora siguen siendo fieles a su promesa, pero mientras tanto lo que han lanzado ha sido un juego gratuito de un estilo distinto que tiene más profundidad. Se titula South Park Phone Destroyer y combina las batallas de cartas con un desarrollo RPG que también se esfuerza por conseguir que nos enganchemos a sus partidas multijugador. La pregunta es, ¿consigue estar a la altura de los otros juegos de South Park que ha editado Ubisoft? ¿o se trata de un juego de móviles para echar el rato sin mayor interés?

Vaqueros contra indios, el punto de inicio

No esperéis una gran historia, porque los guionistas se han dejado la piel con South Park Retaguardia en Peligro y para el juego de móviles ha quedado más bien poca profundidad. La historia cuenta cómo los niños del pueblo están buscando nuevos juegos con los que pasar el rato mientras se inventan mil historias. Cartman decide comenzar con el enfrentamiento de vaqueros e indios, pero la batalla no tarda en derivar hacia otros temas de lo más locos. Extraterrestres, religiones, piratas, ninjas… todo está permitido en la imaginación de los niños de South Park. En sus batallas también terminan tomando parte los demás personajes de la serie, como los padres de los protagonistas, que están bastante locos como ya sabrán los fans.

Cartas y rol, una combinación adictiva

Para simplificar podemos decir que lo que hace South Park Phone Destroyer es combinar la mecánica de un MOBA con la de un juego de cartas y la de un RPG. No es un juego de cartas al uso como Hearthstone, porque no hay turnos y todo se desarrolla en tiempo real. Tiene cierto aire a MOBA porque los combates se realizan en un plano lineal donde los personajes se enfrentan de un lado a otro repartiéndose golpes. Y en cada lado de la pantalla se encuentra el líder, que podemos equiparar a la base de los MOBA. Para invocar personajes usamos sus cartas, que obtenemos aleatoriamente de nuestro mazo y que tienen unos puntos determinados para usarse. Como es frecuente, hay cartas de bajo coste, de medio y las de coste más alto que requieren invertir mucha energía. Buscar la estrategia más adecuada en el uso de las cartas será lo que nos ayudará a obtener la victoria.

En el modo historia la acción no se desarrolla en escenarios fijos, sino que vamos avanzando por el camino hasta que el líder contrario aparece ante nosotros. No obstante, el sistema es el mismo. Las cartas que podemos usar incluyen personajes de multitud de estilos, como el que ataca a distancia, el volador o el tanque, siendo necesario crear un ejército equilibrado para no caer a las primeras de cambio. También contamos con cartas de hechizo para ayudar a nuestras tropas y abrirnos camino entre los enemigos con más facilidad, incluyendo algunas como el trueno o la bola de fuego, aunque su coste de uso suele ser alto.

Si hablamos de la variedad de cartas disponibles y de los poderes, podemos asegurar que el trabajo realizado en el juego es realmente positivo. Además, es posible subir de nivel y mejorar las cartas, por lo que hay profundidad como para seguir jugando y cada vez tener un mejor mazo. En comparación a otros títulos similares, el sistema de juego está muy bien implementado, al menos en la lucha contra la computadora.

El clásico humor de South Park

El gamberrismo de la serie se representa perfectamente en el juego. Desde el primer momento en el que Cartman nos hace una llamada por Facetime sabemos que estamos ante un título que es una absoluta locura. El tipo se comunica con nosotros y nos cuenta su milonga particular para que le sigamos el rollo, dado que nos ha tocado interpretar el papel del niño nuevo. Luego habrá otros personajes que también usarán el recurso de Facetime, pero no queremos contaros más de la cuenta. El humor alocado de la serie se manifiesta muy bien en los diálogos, que son realmente extremos (para más de 18 en muchos casos por las palabras que se usan), y en el diseño de las cartas. Por ejemplo, a Randy, el padre de Stan, que ya sabemos que está muy mal de la cabeza, le da por hacer cosplay absurdo de personajes reconocibles (como la chica de El Quinto Elemento o Pocahontas).

Multijugador sí, pero no

Como en todo juego de batallas con cartas (tenga jugabilidad RPG o no), en South Park Phone Destroyer el modo multijugador tiene un papel principal. Pero los desarrolladores se han pasado tres o cuatro pueblos a la hora de darle presencia en la experiencia de juego general. No solo es que nos recompensen por participar en las batallas multijugador (que lo hacen) o que nos convenzan para probarlo, sino que hay muchos momentos en los que nos obligan para poder avanzar en la campaña monojugador. Y eso de obligarnos nos sienta verdaderamente mal. Llegamos a ver que el juego tiene un bucle muy serio en el que es necesario jugar al multijugador si queremos poder progresar en la historia. Si no hacemos partidas multijugador, no ganamos dinero, no sacamos sobres y no mejoramos nuestro equipo, no hay manera de superar los niveles más difíciles de la historia.

La única buena noticia es que el multijugador está bien presentado, llevándose las batallas a cabo en tiempo real y con fluidez. Cuando ganamos partidas acumulamos puntos para obtener sobres y hay ocasiones en las que ganamos de forma directa porque el otro jugador se cae y pierde la conexión (es uno de esos momentos felices que siempre se recuerdan). El matchmaking es horrible. Se nos coloca cara a cara con jugadores de otro nivel, con usuarios que han avanzado demasiado en la historia o que tienen mazos que están desequilibrados respecto a nuestro rango. Por si esto fuera poco, el sistema de juego está roto, sobre todo porque recibimos mucha energía al comenzar la batalla y eso permite controlar el campo de juego en exceso (al menos a quienes saben hacerlo). Esa presión por hacer que nos metamos en el multijugador es lo que nos ha impedido terminar todos los niveles de la historia disponibles antes de hacer el análisis (una pena, porque el juego engancha).

South Park Phone Destroyer tiene una buena dirección, un planteamiento divertido y todo el espíritu habitual y obligatorio de la franquicia, pero le fallan algunos conceptos de la propuesta. Trey Parker, uno de los cocreadores de la serie, es quien ha llevado a cabo la dirección del juego, y suponemos que quizá se ha dejado influir demasiado por ciertas opiniones. Porque incluso sin quererlo ha terminado ofreciendo a sus fans otro juego gratuito que beneficia demasiado a quienes pagan, a quienes se pasan horas en el multijugador y a quienes buscan las formas de romper el equilibrio.

Resumen
South Park Phone Destroyer es un juego que combina batallas con cartas con elementos de RPG y MOBA alrededor de un universo tan loco como el de la serie de televisión.
Lo mejor
  • Tiene el humor de la serie y no se corta un pelo con los diálogos.
  • La selección de cartas y sus divertidos diseños.
  • Es más adictivo de lo que pueda parecer.
Lo peor
  • Que el multijugador sea obligatorio para avanzar en la campaña.
  • El matchmaking del multijugador.
  • Se recompensa demasiado a quienes pagan.
7.0
Jugabilidad - 7
Gráficos - 8.5
Sonido - 6.5
Duración - 7
Historia - 6

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*