Inicio > Análisis > Warriors All-Stars

Warriors All-Stars

Con el lanzamiento de Warriors All-Stars Koei Tecmo eleva a un nuevo nivel su ya nutrido catálogo de juegos de acción Musou mediante una historia totalmente nueva y un planteamiento que difiere radicalmente a lo visto en las anteriores entregas. Lo más parecido que hemos visto a este nuevo juego es la sub-saga Warriors Orochi, que ya servía como pretexto de unir personajes relativos a las distintas sagas del entorno Musou. Pero esta vez el crossover es máximo porque no solo reúne a héroes de Dynasty Warriors y Samurai Warriors, sino que también introduce personajes de otras muchas franquicias de la compañía.

El poder de los héroes

Sabemos que los guionistas de Omega Force reciben los encargos de sus directores con la intención de que puedan construir un argumento en el cual tenga sentido que haya reunidos personajes de distintos juegos. El objetivo es que haya algo que explique porqué se han podido reunir. Si esa explicación es mejor o peor resulta un poco indiferente. Esto es algo que los seguidores del universo Warriors sabemos perfectamente, porque salvo cuando la compañía se refugia en pasados históricos (Dynasty y Samurai Warriors) las historias suelen ser bastante flojillas. En Warriors All-Stars es muy simple y no tiene nada más allá de algún giro de guion, pero al menos dispone de 15 finales distintos que os harán rentabilizar la compra por todo lo alto.

Esta sencilla historia nos lleva a un mundo que se alimenta de una fuente mágica que proporciona poder para que se mantenga la vida tal y como la conocemos. Cuando el rey muere y esa fuente comienza a secarse una de sus descendientes y candidatas al trono hace un ritual para invocar a héroes de otros mundos que les ayudarán a revitalizar la fuente con su poder. El ritual sale mal, los héroes se reparten por todo este mundo y los tres descendientes comienzan cada uno a su aire a intentar reunirlos para cumplir con su destino, lo que lleva a que al mismo tiempo se enfrenten entre ellos.

¿Machacar botones? ¡Mola!

No, no vamos a decir que Warriors All-Stars sea un mal juego porque recurre a la fórmula Musou para desarrollar su jugabilidad. Está manido, es un comentario muy del 2000, de cuando quizá alguien también se quejaba de la “poca originalidad” de los FIFA por ser simplemente juegos de fútbol. Si estás leyendo este análisis es muy posible que ya sepas que esto va de machacar botones y probablemente sea lo que te guste, porque al fin y al cabo es lo que nos proporciona la saga Warriors en todas sus entregas. Por supuesto, tenemos una pequeña parte rolera, distintos sistemas de acción para cada héroe (a esto ayuda mucho la diferenciación de sus orígenes y sagas originales) y novedades en jugabilidad muy sólidas. Pero a fin de cuentas el concepto general del juego es que acabemos con enormes legiones de enemigos sin parar. La pantalla en la que terminéis con menos de 1000 muertes será porque habéis ido demasiado rápido e incluso porque habéis “esquivado” a los enemigos.

Como aportes a la jugabilidad se han introducido varias características adicionales. El equipo del jugador está formado por un total de cinco héroes entre los que uno de ellos es el líder. Este grupo lo podemos formar con los personajes que hayamos desbloqueado en la historia (aparecerán unos u otros dependiendo de la ruta seleccionada y de las decisiones que tomemos). Durante la batalla solo utilizaremos a nuestro líder, pero contaremos con varias formas de invocar a nuestros aliados. Les podremos llamar para que hagan su habilidad Hero Skill, la cual tiene un tiempo de refresco, aunque normalmente no suele ser elevado. Estas técnicas pueden ser de muy distintos estilos, desde ofensivas hasta de apoyo con creación de escudos protectores o de zonas de sanación que nos permitirán recuperar vida. Si aprendemos a combinar distintas Hero Skill podremos barrer amplias zonas con suma facilidad. Por ejemplo, podemos crear el vórtice de atracción con Millennia y después activar la Hero Skill de un personaje con gran poder ofensivo, siendo Lu Bu una excelente recomendación.

Otro de los recursos disponibles es Hero Chain, que permite invocar a los héroes a nuestro lado para que luchemos todos juntos en hilera de forma contundente. La particularidad de este movimiento es que cuando invocamos a un héroe con el Hero Chain nos ponemos directamente a su control, así que se trata de una buena manera de aportar un soplo de aire fresco a las batallas (o de probar personajes si se nos han acumulado después de desbloquearlos). Y no menos interesante es el comando Musou Fever, el cual podemos activar con R3 para enfrentarnos a cientos de enemigos que no paran de salir de manera constante mientras nuestros aliados se van uniendo en pantalla para animarnos. Los oponentes que derrotemos en el modo Fever no cuentan para la suma total de oponentes, pero es importante activar esta modalidad debido a que nos recompensará con una gran cantidad de objetos.

Profundidad jugable para quienes buscan “algo más”

En Warriors All-Stars se ha depurado la propuesta jugable con la introducción de nuevos sistemas. La relación entre personajes tiene una gran importancia, dado que nos permite desbloquear beneficios pasivos para nuestros héroes. El sistema de relación es independiente para cada líder, así que tendremos que jugar mucho (muchísimo) para que todos los personajes se lleven a las mil maravillas entre ellos. Otro incentivo de mejorar las relaciones será poder participar en secuencias especiales en los baños termales. Eso sí, hay que reconocer que el sistema no está muy bien programado y que la aparición de escenas buenas es más un ejercicio de suerte que de trabajarte la relación con los personajes. Casi resulta más divertido ver las escenas “malas”, dado que pueden suponer, por ejemplo, que nos demos un baño al lado de un caballo de Winning Post o con un poderoso tigre. Preparaos para soltar la carcajada cuando os encontréis a Lu Bu esperando en el baño para pasar un buen rato en la intimidad con él.

Las relaciones entre personajes también se potencian a través de conversaciones en la base, un hub donde los héroes que vamos desbloqueando se reúnen para pasar el rato entre misiones. Ahí les veremos jugando a las cartas, bebiendo, echándose una siesta o jugando a las recreativas. También harán deporte o jugarán al voleibol, que viene a ser la actividad que Kasumi y Ayane siempre practican cuando están de vacaciones en otro mundo. La forma en la que se desarrollan las relaciones es muy sencilla, así que no termina siendo algo pesado, lo cual se agradece.

En Warriors All-Stars también reunimos cartas de personaje que podemos vincular a cada héroe para potenciar sus habilidades y desbloquear skills especiales. Estas cartas se van obteniendo a medida que derrotamos generales o en momentos determinados, mientras que también pueden evolucionarse, venderse y crearse. El sistema es un poco simple para nuestro gusto y en general la dificultad del juego no requiere que nos esforcemos de forma exagerada para obtener las mejores cartas. Con ir configurando las que nos den y mejorando la seleccionada para cada héroe iremos teniendo más que de sobras. Si completamos las misiones que nos encargan los personajes (solo podemos llevar cinco activas, así que conviene seleccionarlas con sabiduría) obtendremos mejores cartas como recompensa.

Para luchar hay que ser auténticos héroes

Una vez comienza el juego nos encontramos ante el mapa general del mundo en el cual se van desbloqueando misiones de personaje, de historia y otro tipo de eventos. También hay misiones que aparecen y desaparecen de forma constante para proporcionarnos pequeños niveles en los que ganar recompensas. Cada vez que terminemos una misión de héroe desbloquearemos al personaje en cuestión, mientras que las de historia ayudarán a que se desarrolle el argumento. Si tenemos al mismo tiempo varias misiones de historia es posible que elegir una de ellas provoque que las demás desaparezcan, lo que demostrará que hemos optado por una ruta específica. Como decíamos, hay 15 finales, así que no será fácil sacar todas las rutas. Lo más importante para las primeras partidas será que terminéis la historia con alguno de los tres personajes principales y que después en una segunda vuelta entréis en la cuarta ruta principal, en la cual los tres herederos al trono se unen para derrotar a un mal mayor que había estado en las sombras.

El sistema de combate es muy similar al de otros juegos del universo Warriors, pero se han realizado algunos ajustes. Por ejemplo, ahora hay cinco tipos de base que generarán un tipo de material cuando las conquistemos, como la que nos dará un objeto de vida o la que nos recompensará con un tesoro. En lo que varía mucho Warriors All-Stars respecto a otros juegos de Omega Force es en la jugabilidad de los héroes, dado que algunos son especialmente curiosos. Si bien ya sabéis perfectamente cómo actúan los héroes de Dynasty y Samurai Warriors (hasta los de Dead or Alive, que ya se pasearon por Orochi Warriors), la sorpresa vendrá con las chicas de Deception y el uso de las trampas o con las estupendas combinaciones de magia y espada de Darius de la saga Haruka. La variedad de armas la aportan los personajes de Toukiden, mientras que jugar con la crupier Rio también es una experiencia de lo más curiosa dadas sus habilidades con las cartas, la ruleta y los dados.

Valoración de un Musou atípico y adictivo

A cualquier fan de los juegos de Tecmo Koei les encantará esta nueva entrega del universo desarrollado por Omega Force. Como decíamos, la historia es simple a rabiar, pero es lo que menos nos preocupa en el momento en el que el “momento fan” se nos activa cuando vemos a tantos personajes conocidos reunidos en las mismas batallas. No hay modo local para dos jugadores, ni tampoco online, algo que se ha llevado muchas de las críticas de los usuarios. Pero lo que consigue la compañía a cambio de este sacrificio es conseguir reunir en pantalla a muchos más enemigos de una forma escandalosa y sin ningún tipo de problema gráfico (más allá de que los árboles se generan muy cerca de nosotros o incluso algunas estructuras pequeñas). Habrá que ver si en el futuro perdura esta decisión o si se trata de algo reducido a esta entrega.

La banda sonora cumple satisfactoriamente y nos ha sorprendido porque no incluye canciones solo de las sagas que tienen a sus personajes representados. Para que os hagáis una idea podemos decir que hay varias canciones de Rygar, juego que (desgraciadamente) no tiene representación en el plantel de personajes. Estos detalles para los fans se aprecian también en los objetos, incluyendo alguna que otra referencia a clásicos como Bomb Jack, lo cual agradecerán los jugadores más veteranos. En cuanto a las voces, están en japonés y se recupera a los actores originales de cada personaje, mientras que por ejemplo William Adams, de Nioh, tiene su voz en inglés aportada por Ben Peel, lo que crea un contraste curioso.

Warriors All-Stars no decepcionará a los fans del universo Musou y también es un buen juego de acción machacabotones para jugadores que busquen una propuesta que no resulta exigente y que dispone de mucha rejugabilidad por su gran cantidad de finales. Si en el futuro se desarrolla Warriors All-Stars 2 con más personajes nosotros no vamos a ser quienes se opongan.

Resumen
Warriors All-Stars es una carta de amor a dos bandas, por un lado a la historia de Koei Tecmo y a sus sagas más clásicas, y por otro lado al universo Musou, que protagoniza en este juego un título en el cual lo único importante es divertir al jugador, especialmente al fan. Nos ha encantado.
Lo mejor
  • La selección de personajes es estupenda y aporta mucha variedad entre unos y otros, recibiéndose con especial aprecio a los debutantes.
  • Los nuevos aportes a la jugabilidad, como las Hero Skill que podemos combinar de distintas maneras.
  • Gráficamente se nota el salto respecto a otros Musou y el diseño de personajes contrasta muy bien entre los distintos héroes.
Lo peor
  • El sistema de relaciones entre personajes no parece que se contabilice bien en las escenas de baños.
  • Las distintas rutas que podemos recorrer deberían estar mejor marcadas y que exista un sistema que indique la progresión que llevamos en las anteriores partidas.
  • La historia es un simple pretexto para reunir a los personajes.
8.0
Jugabilidad - 8.2
Gráficos - 8
Sonido - 9
Duración - 9.2
Historia - 5.5

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*