Inicio > Análisis > Yakuza Kiwami

Yakuza Kiwami

De nuevo volvemos a caminar por las emblemáticas calles de Kamurocho, pero en esta ocasión de forma muy especial. Seguramente muchos de los seguidores de esta saga no hayan podido jugar a sus dos primeras entregas, dado que salieron para PlayStation 2 y pasaron sin pena y sin gloria por nuestro país. No fue hasta su tercera entrega, comercializada en la siguiente generación de Sony, que empezara a crearse un hueco en los corazones de los fanáticos de nuestro país a base de puñetazos y tramas llenas de misterio, traiciones, giros de guion trepidantes y muchos “momentos kleenex”. Esto hizo que existiera un pequeño vacío en la historia, ya que a pesar de que cada una es independiente todas tienen elementos que las unen como personajes, acciones o fechas. Pero eso es cosa del pasado gracias a Yakuza Kiwami, el remake del primer juego donde sabremos cómo Kiryu conoció a Haruka y empezaron su aventura juntos.

Tal real y alocado como viajar a Japón

Yakuza siempre ha sido sinónimo de dar mamporros hasta en el carnet de identidad y de sentir que caminamos por un pedazo de Tokio, dejándonos entrar en sitios tan comunes en Japón como la cadena de supermercados Don Quijote o el mítico Club Sega. Eso hace que nos ofrezcan muchas actividades para entretenernos y no saturarnos con toda la información que nos dan en la historia principal. Y tenemos que admitir que estar de ocio con Kiryu es divertido, ya que podemos ir a comer, jugar a los dardos, billar o incluso ir a host clubs para conocer jóvenes muchachas. Una pega que le vemos, respecto al juego original, es que las chicas se han reducido a simplemente dos, aunque en contraposición a esto nos ofrecen vídeos desbloqueables de ellas

Entre tantas posibilidades hay que destacar que en Yakuza Kiwami han quitado la posibilidad de jugar a juegos retro como en anteriores entregas, obligándonos a decir adiós a esas peleas de Virtua Fighter o a juegos de la primera generación de Sega. A cambio nos han dado un nuevo minijuego de cartas un tanto peculiar que se basa en el “piedra-papel-tijera”. ¿Qué le hace ser extraño a este juego? muy simple: es una batalla de bichos… representado por mujeres con unas curvas de infarto. Y lo peor de todo, ¡es que es el juego de moda entre los niños de Kamurocho!  Este juego realmente no es relevante para la historia… a no ser que quieras conseguir los tan codiciados CP. Como pudimos ver en Yakuza Zero, el sistema de CP es muy útil a la par que complejo. Nos recompensan por cumplir una serie de retos, los cuales van aumentando de dificultad a medida que lo logramos. Este es un espectacular reclamo para echarle un ojo a todas las posibilidades que nos permite Yakuza y así, de paso, conseguir objetos o mejoras que solo se pueden obtener al intercambiar estos puntos.

Cambios a tener en cuenta

Un cambio significativo de esta entrega es el sistema de mejora de Kiryu, el cual hereda aspectos de Yakuza 1 y se le añade características de Yakuza 0. En su juego original ganábamos experiencia en las peleas o completando subhistorias y estos se convertían en niveles que invertíamos en tres aspectos distintos para mejorar salud, habilidades de combate o la mejora de sus combos. Esto se mantiene, pero en esta ocasión en vez de llenar interminables barras nos encontramos con un mapa ramificado donde cada habilidad cuesta una serie de puntos, a excepción de una nueva sección: Dragon. Esta es el estilo de batalla de Kiryu, el cual queda oxidado después de su paso por la cárcel. A diferencia de los otros estilos de pelea que tiene, este solo puede mejorar al cumplir una serie de requisitos… y en todos Majima está detrás.

Siguiendo la línea de sus anteriores entregas, en Yakuza Kiwami nos encontramos la historia principal y las subhistorias que son opcionales, pero totalmente recomendables para conocer con más profundidad a Kiryu y cia. Pero en esta ocasión nos encontramos con una gran novedad: las peleas contra Majima. Si sois seguidores de la saga ya le conoceréis por ser el personaje al que le falta un ojo y bastantes tornillos. En esta entrega veremos cómo tiene una especie de obsesión malsana con Kiryu y es que, ¡aparece de la nada para pelear contigo! ya puedes estar paseando tranquilo o divirtiéndote, aparece siempre con la excusa de entrenar con su Kiryu-chan. Gracias a estas peleas viviremos momentos muy cómicos, como una falsa apocalipsis zombi orquestada por “el perro de Majima” o simplemente verle travestido de Goromi tratando de ligar con nosotros.

Reciclando elementos

Uno de los aspectos más significativos de Yakuza es que todas sus entregas han ido heredando todo su apartado técnico del anterior, y en esta ocasión ocurre exactamente lo mismo. Esto quiere decir que Kamurocho sigue intacta, manteniendo su mapa y la ubicación de los lugares, habilitando solo un par de lugares nuevos que no tienen gran relevancia. Lo mismo ocurre con su banda sonora, la cual es familiar para cualquiera que haya jugado las entregas anteriores. Algo sorprendente es el mero hecho de que han sabido reconstruir la historia y aumentarla con nuevos clips de video donde nos desvelan más detalles que quedaron en el tintero en su momento, permitiéndonos conocer mejor a personajes recurrentes en todos los juegos como lo es el inspector de policía Date o “el florista”, algo que se agradece. Otro aspecto destacable es la disminución de tiempos de carga y una primicia en todas las entregas. Ahora se puede grabar en cualquier punto del mapa, sin tener que ir a una cabina o un refugio para poder hacerlo, evitando así que tengamos que recorrer largas distancias para salvar partida.

Algo que nos gustaría destacar, a modo de curiosidad, es que el Yakuza 1 de PlayStation 2 llegó a nuestro país con voces en inglés, algo que causó gran revuelo entre los fanáticos de la saga en su momento, y los textos completamente en español. Sí, este fue el primero y único de la saga en llegar a nuestras consolas en el idioma de Cervantes. Por desgracia en esta ocasión nos lo traen, de nuevo, en inglés, el cual puede resultar un tanto complejo por las jerarquías de la mafia nipona y por algunos modismos que usan para adaptarse al habla de cada personaje. ¿Punto positivo? El audio viene en japonés, ahorrándonos así el mal trago del mal doblaje que tenía en su momento, el cual era realmente horroroso.

Kiryu is back

Una de las peculiaridades de esta saga es que hemos podido ver cómo los protagonistas han ido creciendo durante décadas. Pudimos ver a un puberto Kiryu de 20 años hasta sus 44 años en la última entrega que llegó a nuestro país. Esto hace que nos permita sentir un cariño especial, ya que les vemos crecer, madurar y evolucionar, algo que no podíamos por ese pequeño hándicap de que sus dos primeras entregas son, actualmente, muy difíciles de encontrar, haciendo que los privilegiados de tenerlos sean dueños de pequeños tesoros. Por suerte Sega ha sabido sacarle partido a una de sus sagas más importantes y han sacado a la luz este remake titulado Yakuza Kiwami, permitiendo así que muchos conozcan el origen de esta historia que tantas horas nos ha hecho disfrutar y con la que ya hemos derramado alguna que otra lagrimilla.

Resumen
Yakuza Kiwami es una excelente propuesta para quienes quieran introducirse en el mundo de Yakuza o conocer lo que ocurrió en su primera y ya clásica primera entrega. Todo ha sido renovado para ser disfrutado de forma más conveniente y aunque hay algunos cambios el cómputo general es fantástico.
Lo mejor
  • El aumento de la historia y cómo nos proporciona información extra que no estaba incluida en el juego original.
  • Las batallas contra Majima y todos sus alter ego son simplemente inolvidables.
  • Nuevos escenarios, minijuegos y subhistorias.
Lo peor
  • Han quitado muchos de sus minijuegos más emblemáticos.
  • Las batallas pueden resultar cansinas en algunos momentos donde se repiten demasiado.
  • Han reciclado todo su apartado gráfico y sonoro, sin aportar nada nuevo.
9.0
Jugabilidad - 9
Gráficos - 8
Sonido - 8
Duración - 8
Historia - 9

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*