Inicio > Avances > F1 2016 – Impresiones

F1 2016 – Impresiones

Recientemente Koch Media nos invitó a sus oficinas en Madrid para probar la experiencia más moderna de conducción de fórmula 1, el juego F1 2016. La versión que tuvimos la oportunidad de jugar disponía de tres modos distintos: carrera profesional, rápida y contrarreloj, siendo con diferencia el más interesante el primero, que fue aquel al que nos lanzamos de lleno.

F1 2016, el primer contacto

Después de elegir el nivel de dificultad se nos permite caracterizar a nuestro personaje, eligiendo su rostro de algunos predefinidos, así como su nacionalidad, el casco con sus colores y finalmente la escudería en que correremos, estando disponibles desde la más importantes como Mercedes y Ferrari hasta la recién estrenada Hass. Una vez hechas todas las elecciones comenzaremos el juego en sí mismo.

F1 2016 empieza con una serie de presentaciones, como el de nuestra agente o el jefe de ingenieros, que nos explicarán lo que habremos de realizar cuando no estemos corriendo. Este último nos mostrará el menú de mejoras, donde podremos ir modificando el coche según la puntuación que obtengamos en las carreras y en los entrenamientos, aunque no dispondremos de ellas hasta el siguiente gran premio. Entre las opciones disponibles encontraremos una variedad, como modificar el motor del coche o aumentar el rendimiento de la gasolina. Después de todos estos preliminares nos montaremos por fin en el coche. El control con el mando nos resultó muy cómodo, acelerando con un gatillo y frenando con el otro, ademas de muy realista. Y es que mediante la vibración del mando notaremos los cambios de terreno así como los daños del coche. Estos se harán visibles correctamente en el vehículo (no nos daremos en un lado y se chafará el otro por ejemplo) y afectarán de forma espectacular al manejo del bólido.

Una vez hayamos concluido nuestros entrenamientos y nos hayamos clasificado, comenzará nuestro primer gran premio. En este podemos interactuar con otros corredores y apreciar cómo su comportamiento difiere, con una buena inteligencia artificial, aunque en algunos puntos, como al inicio de la carrera, coincide bastante (y va variando posteriormente).

A lo largo de la carrera nos iremos comunicando con nuestro equipo, que nos indicará los daños del coche cuando se produzcan, así como las condiciones atmosféricas y los problemas que se vayan desarrollando a lo largo del circuito. Estos comentarios son muy de agradecer para prevenir problemas como el cambio de neumáticos cuando sea necesario o arreglar partes del coche después de un accidente no catastrófico antes de que sí lo sea, y es que los daños irán a peor según el tiempo que pasemos con ellos. Una rueda recién pinchada es un problema, pero cuando tenemos que correr casi medio circuito para entrar en boxes a cambiarla resulta un infierno cada vez más profundo. Por otro lado, nuestros compañeros también nos irán informando de las infracciones que realicemos y de las penalizaciones correspondientes.

Una vez finalizada la carrera veremos una animación en el podio con los corredores celebrando su victoria y entraremos de nuevo en el tiempo entre carreras. En este se nos informó, en nuestro caso, de que ya se habían realizado las mejoras solicitadas en el vehículo, así como de la aparición de un rival con el que iremos compitiendo a lo largo del modo carrera. Poco más queda decir de este modo según nuestras primeras impresiones. De nuevo se repitió la misma fórmula que antes, unos entrenamientos y el gran premio correspondiente, donde cabe destacar las diferencias de control con las mejoras, y es que se nota tanto en la pantalla como en la jugabilidad las diferencias en el coche.

Carrera rápida y contrarreloj

Después les hincamos el diente a los dos modos restantes: carrera rápida y contrarreloj, que resultan similares a los de otros juegos de F1. Debido a esta familiaridad los aprovechamos para trastear con las opciones. La primera de ellas fue cambiar de escudería y vehículo. El cambio de coche fue gratificante, y es que al igual que con las mejoras o en lo relacionado con el deterioro del coche las diferencias se notan. También destacar los cambios en la climatología durante las carreras. La lluvia puede convertir la carrera en un auténtico infierno si no disponemos de unos neumáticos adecuados, pero estos se podrán elegir antes de empezar la carrera o durante la misma entrando en boxes. La hora del día también afectará en que veremos mejor o peor, destacando la mañana y la tarde como mejores opciones.

Después de todo esto pudimos probar el juego con un volante, con una reacción muy buena, y finalmente con el Playseat F1, un asiento de Fórmula 1 muy realista que, junto con el volante y lo trabajado de las carreras, da la sensación de estar realmente allí. ¿La pega de esta experiencia realista? El precio, y es que nos comunicaron que el asiento costaría en torno a 900 euros, convirtiéndolo en una experiencia de juego no accesible para todos los públicos.

F1 2016 nos devuelve a la competición

El juego nos dejó en general con buenas impresiones. Las carreras son muy realistas, de lo mejorcito del género, tanto a nivel gráfico como en cuanto a control, y también destacan otros detalles, como la inclusión del coche de seguridad y el coche de seguridad virtual. En esta beta hemos visto detalles que podrían mejorarse y que es posible que estén modificados para la versión definitiva, como el diseño delos personajes secundarios, que quedan por debajo del aspecto que tienen los corredores, quienes están perfectamente caracterizados. Pero en general, F1 2016 es una buena inmersión en el mundo de la Fórmula 1.

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*