Inicio > Avances > Hitman – Impresiones Beta

Hitman – Impresiones Beta

Los calvos molan. En el manga tenemos a grandes calvos como Krilin, en la televisión a Walter White o Kiko Matamoros, en el cómic a Charles Xavier o Lex Luthor y en los videojuegos… en los videojuegos tenemos al calvo más letal y peligroso de todos los tiempos. Un calvo sin nombre, tan solo con un código de barras que le identifica y un traje que le hace todavía más reconocible, a pesar de durar poco con él puesto. Se trata del agente con el nombre en clave 47. Se trata de Hitman.

Un personaje imprescindible

Hitman ha sido una saga magnífica con los suficientes juegos para demostrar lo que vale. No ha sido enormemente explotada, pero sí aprovechada para hacer juegos de gran calidad. El único paso en falso que ha dado Hitman, de hecho, ha sido en el cine, y eso no nos importa. Lo que nos importa son los juegos, y los juegos atesoran muchas virtudes, entre ellas su variedad de escenarios y de formas de eliminar a nuestro objetivo y concluir nuestra misión. En lo que se caracterizaban los dos primeros Hitman (sobre todo el primero) era en su dificultad. Algo que ha ido bajando con cada entrega. Pero aun así no es una saga para todos los públicos, pues requiere de paciencia y ensayo y error.

Tras un primer juego exclusivo de PC y tres posteriores en PS2 y Xbox (el 2 también en GameCube y juntos, excepto el primero, llegaron en un pack a PS3 y Xbox 360), la saga llegó a PS3 con Hitman Absolution después de varios años de descanso. Con Absolution nos ofrecieron un juego más sencillo (a pesar de que se podía elegir dificultad y eliminar alguna ayuda), pero igualmente brillante con el que demostraron que 47 seguía en forma. Ahora está a punto de llegarnos a PS4, Xbox One y PC Hitman, llamado tan solo así, sin sobrenombres.

Esta sexta entrega llegará el 11 de marzo y se comercializará de una forma muy peculiar, pues aterrizará solo en formato digital a un precio de 19,99€ incluyendo tan solo las misiones del prólogo y una misión estilo sandbox en París. A lo largo del año se irán incluyendo misiones en localizaciones grandes, concretamente las de Sapienza, Marrakech, EE.UU., Japón y Tailandia. Llegando finalmente en formato físico a finales de 2016 con todas las misiones incluidas y a precio “normal” para un triple A.

De momento, a falta de que llegue el 11 de marzo, hemos podido probar una beta que incluye las misiones del prólogo, para así hacernos con las mecánicas de juego y saber lo que nos espera con el regreso del Agente 47.

El prólogo nos sirve para ponernos en situación

Este prólogo se ambienta veinte años antes de los acontecimientos del resto del juego, en el momento en el que 47 se une a la ICA y conoce a Diana Burnwood, mítico personaje de la saga. Para demostrar nuestras dotes como asesino la agencia nos pone a prueba con una primera misión guiada bien sencilla. La misión se lleva a cabo en Australia, la fiesta de un yate situado en una zona industrial y no sobre el mar. Nuestro objetivo es un magnate amoral al que le vendrá bien una lección. Para ello debemos seguir los pasos en forma de tutorial que nos indican. Así, en esta primera forma obligada de llevar a cabo la misión debemos dejar inconsciente (o matar) a un técnico para coger su ropa, entrar al yate, asaltar a un tripulante que está cocinando solo y coger su ropa, fingir que estás limpiando la barra de un bar en la cubierta para escuchar a nuestro objetivo hablar con otro hombre, seguirles, entrar por una ventana abierta y matarles con la cuerda de piano mientras ambos están distraídos. Después de eso debemos escapar tranquilamente.

Una vez completada la misión podemos volverla a completar las veces que queramos antes de avanzar para realizarla de todas las formas posibles. Y no son pocas. Poco a poco descubrimos que algunas cosas han cambiado facilitando de nuevo (y todavía más) las cosas, pero manteniendo el encanto de antaño, sin caer en los derroteros de la acción en los que nunca debe caer Hitman y en los que hoy es habitual caer.

Al empezar podemos coger objetos como monedas o barras de acero, lo primero para lanzarlas y distraer a alguien, lo segundo no hace falta que os digamos para qué. Así, nos toca explorar el yate para comprobar de qué formas podemos acabar con nuestro objetivo. Aunque ahora, desde un menú al que accedemos pulsando el panel táctil en PS4, podemos ver todas las formas de matarle en el apartado Asesinatos. También tenemos dos apartados más, Retos y Descubrimientos. En Retos vemos lo que podemos intentar hacer en una misión para superarla a la perfección, como no dar la alarma o completarla sin cambiarnos de traje. Por su parte, en Descubrimientos se nos indican los documentos que podemos leer o las conversaciones que podemos escuchar. En la beta no estaban disponibles dos apartados más que tendremos en el juego completo, el de Objetivos, pues hay misiones con objetivos secundarios extra; y el de Items, objetos especiales que recoger.

Esto hace más sencilla la experiencia, pues ya sabemos de antemano que al objetivo podemos matarle envenenándole, haciéndole caer algo encima o provocando un accidente. Aunque también nos reta a hacer cosas más arriesgadas que a lo mejor no haríamos como matarle disfrazados de soldados con un fusil del enemigo (haciendo con ello ruido), por ejemplo. Además, aunque se nos indique cómo llevar a cabo la misión e incluso se nos de alguna pista con un pequeño texto y la ilustración, a veces también nos tocará averiguar cómo llevar a cabo esa acción.

Una jugabilidad clásica, pero con novedades

También se ha facilitado la posibilidad de resaltar objetos útiles y a enemigos con una especie de visión de detective, una opción más que facilita el desarrollo del juego. Por lo demás, las claves de Hitman se mantienen. Asaltamos enemigos por la espalda decidiendo si dejarles solo inconscientes o matarles (mientras les cogemos decidimos si dar muchas veces al botón que le deja inconsciente o una al botón que le rompe el cuello), tenemos un inventario con objetos que cogemos por el escenario como armas blancas (algunas sirven también para abrir a lo bestia puertas cerradas con llave), armas de fuego o venenos; les quitamos las ropas a nuestras víctimas para infiltrarnos, escondemos cuerpos (o nosotros mismos) en armarios y baúles, guardamos armas grandes en maletines que hay por el escenario, escuchamos conversaciones para encontrar puntos de interés, morimos a los pocos disparos haciendo poco conveniente el asalto a mano armada… Todo sigue siendo muy Hitman.

Page 1 de 2Siguiente

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*