Inicio > Destacado > MGW 2015: Mi primer contacto con PlayStation VR

MGW 2015: Mi primer contacto con PlayStation VR

Hace poco publicamos las impresiones de PlayStation VR de Kooper tras asistir a la presentación que hizo Sony en Madrid Games Week. En mi caso también tuve la posibilidad de probar el dispositivo en cuestión y justamente con la misma demo, The London Heist en su versión de persecución y tiroteo. En este artículo os cuento lo que me pareció, pero os avanzo algo: ¡es una pasada!

La historia no se repite

En cierto modo, soy escéptico con las cosas nuevas. También soy muy fan y me dejo llevar con facilidad por lo que me gusta, no lo voy a negar. Pero después de cosas como EyeToy en PlayStation 2 y PlayStation Move en PlayStation 3, llegué a pensar que PlayStation VR sería el dispositivo de turno que pasaría sin pena ni gloria por PlayStation 4. Todo parecía estar cantado para que esto ocurriera, pero guardábamos cierta esperanza de que no fuera así. Y al final, después de la prueba que realicé en Madrid Games Week, puedo decir que me he quedado totalmente alucinado y que creo que esto va a ser una revolución.

Una revolución porque de verdad cambia la manera de jugar, no siendo un mero complemento o algo que acabe resultando una curiosidad. Una vez lo pruebas de verdad que me tenéis que creer cuando os digo que empezáis a ver de una forma distinta todo lo que entendemos por un videojuego. Y eso me hace estar un poco tristón, porque todavía nos quedan unos cuantos meses hasta que PlayStation VR se ponga a la venta, ya en el año 2016.

Así fue mi prueba de PlayStation VR

Me siento en la silla, muy cómoda, eso sí, y el chico de Sony me pone el dispositivo de realidad virtual. Pensaba que sería incómodo, pero todo lo contrario. Encaja muy bien y no hay ningún tipo de problema en llevar gafas (ese era uno de mis principales miedos antes de probarlo). Una vez se enchufa el dispositivo aparece ante nosotros una pantalla virtual enorme, que envuelve todo lo que vemos en todas las direcciones. Sigo escuchando la guía del chico de Sony, que me dice que interactúe con el escenario.

Me encuentro dentro de un coche, en el asiento del pasajero (el juego se ambienta en Londres, así que el conductor está en la derecha). Como me invitan a interactuar, yo interactúo. Lo primero que hago es cambiar la sintonía de la radio y descubrir que se mueve de forma totalmente real. Tengo los dos PlayStation Move agarrados, uno en cada mano, pero me he olvidado por completo de que los tenía, dado que hago los gestos naturales para cada acción, sin más. Lo que hago después es abrir la guantera y ver que dentro hay un montón de cositas.

La emoción me hace pensar vete a saber qué, pero el caso es que no me doy cuenta de que son cargadores de munición. Lo primero que pensé es que eran caramelos Pez. Total, que cojo cada uno de los cargadores y se los tiro al conductor. Él no se enfada, menos mal. También agarro una lata y se la tiro. Me da por coger y tirar cosas, como si fuera un niño. Porque esa es una de las cosas que te hace sentir PlayStation VR, que estás descubriendo algo totalmente nuevo. Una sensación que hacía mucho, mucho tiempo, que no tenía con un videojuego.

Me dicen que abra la puerta del coche y me asome. Lo hago, miro la carretera y los edificios mientras el coche sigue avanzando a una velocidad estable. Para mi eso es una pasada. Me encantaría tener una cámara virtual con la que hiciera fotografías e inmortalizara el momento. Pero en lugar de ello, lo que ocurre es que me dan una uzi para que me ponga a disparar. La situación se calienta. Comienzan a rodear el vehículo motoristas con muy mala uva. Mi compañero, el conductor, sigue a lo suyo, pero me pide que me ponga las pilas y comience a disparar. Lo hago, uso la ametralladora de forma muy natural, como si la tuviera en la mano. Disparo, disparo y disparo. Poco después voy dándome cuenta del pastel y de lo positivo que es disparar a las ruedas en vez de a los conductores. Aparecen coches rivales y estos también explotan si tenemos buena puntería. Mi puntería podría mejorar, pero a cambio le pongo entusiasmo.

Tengo una bolsita llena de cargadores a mi lado en el coche, así que voy recargando la uzi una y otra vez. Mola un montón, porque tenemos que meter el cargador con el PlayStation Move izquierdo en el derecho como si estuviéramos haciendo el gesto con el arma real. Se hace tan natural que ni te das cuenta cuando llevas un rato repitiendo la misma acción. El chico de Sony me dice que en la guantera tengo más cargadores, pero no se dio cuenta de que los tiré todos al suelo en el inicio de la demo. Daba igual, me seguía quedando munición en la bolsita.

Unos cuantos disparos después un furgón se abre delante de mi, aparece un maloso armado hasta los dientes y acaba la demo. ¡Oooh! Yo quería más.

Esto es la bomba

Cuando se dijo que PlayStation VR costaría “como una consola” (pongamos 300 o 400 euros) lo primero que pensé fue “bueenooo, ni de coña lo pago”. Después de probar el dispositivo lo que pienso es: “quiero que salga ya”. Ya no me importa si cuesta 300 o 400 euros, lo quiero, simplemente. Lo único que le pido a Sony es que de verdad apoye la creación de juegos exclusivos para PlayStation VR y que otros títulos se adapten para que podamos utilizar esta tecnología. Sabemos que en Japón hay un gran apoyo para este dispositivo de realidad virtual, y eso me tranquiliza. Cuando pienso en juegos que ya están siendo adaptados a la realidad virtual, como Dynasty Warriors o Final Fantasy Online, vibro de la emoción. ¿Os he dicho que me mola PlayStation VR?

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*