Inicio > Reportajes > Dynasty Warriors 9 – La historia de un conflicto eterno

Dynasty Warriors 9 – La historia de un conflicto eterno

Poco a poco Tecmo Koei va perfilando los distintos detalles que dan forma a Dynasty Warriors 9, la próxima entrega de su famosa franquicia Musou que se lanzará en PlayStation 4, Xbox One y PC en una fecha no determinada. En esta ocasión hemos querido partir de la última información compartida por la empresa en Japón para echar un vistazo a la historia en la que nos situará el juego. Historia que, a grandes rasgos, ya conocemos todos, dado que volvemos a introducirnos en el marco del Romance de los Tres Reinos, con esas batallas que ya hemos vivido en multitud de ocasiones. No obstante, Omega Force vuelve a explorar la historia dándole unos apuntes personalizados para que de nuevo tengamos muy justificado el regresar al mundo de Lu Bu y compañía.

10 episodios de contenido histórico

En Dynasty Warriors 9 nos enfrentamos a un total de diez episodios en los que se reflejarán algunos de los momentos más importantes de la historia original. En esta ocasión los desarrolladores han optado por aportar más flexibilidad a los jugadores, por lo que estos van a poder decidir qué nivel de involucración tienen en los enfrentamientos. Es posible ir directamente a cumplir el objetivo de la batalla, realizar misiones secundarias hasta cansarnos o deambular por los escenarios mientras vamos viendo cómo se desarrollan los acontecimientos de la mano de la IA.

Todo comienza con una revolución

Nos situamos en el año 184 y es un momento duro para China. La Corte Imperial se ha encontrado con dificultades en sus filas a las que acompañan ciertos incidentes que han producido un aumento de la pobreza entre los ciudadanos. Las cosechas se han visto afectadas por varios desastres naturales ocurridos en China en esta época y el nerviosismo de los habitantes se encuentra con la tozudez de algunos de los principales políticos. Es el momento en el que aparece Zhang Jiao (también conocido como Zhang Jue dependiendo de la forma de escribirlo y leerlo). Su intención es que la gente de la provincia de Ji pueda vivir en paz y de una forma pacífica, pero sabe que para hacerlo se necesitan cambios. Por eso él mismo da inicio a la Rebelión de los Turbantes Amarillos (que seguro que estás cansado de jugarla en todos los Dynasty Warriors, pero que resulta imprescindible). Con ella se enfrentan al poder Imperial y sorprenden al gobierno al aparecer en una mayor cantidad de la esperada. Debido a su tenacidad y a la fuerza de sus miembros, los Turbantes Amarillos se alzan con la victoria y dan final a un reinado de 400 años, el de la dinastía Han.

Es importante hacer especial hincapié en cómo Zhang Jiao llegó al punto de aparecer y cambiar el destino de China con sus decisiones. Su vida cambió cuando en uno de sus viajes a la montaña en busca de medicinas se encontró con un anciano que le hizo entrega de tres libros. Le dijo que si llegaba a dominar las enseñanzas incluidas en ellos como forma de crear paz hasta de los lugares más complejos, tendría la capacidad de salvar a toda la humanidad. También le avisó de las terribles consecuencias de salirse de la línea del bien sobre la que le enseñaba el libro. Pero Jiao aprendió, practicó y nunca se salió de su camino. Cuando terminó su periodo de aprendizaje obtuvo el título de Taoísta de la Gran Paz, aunque nunca volvió a encontrarse con el anciano, que resultó ser un antiguo espíritu. Para ese momento Zhang Jiao ya había dominado el control del viento y de la lluvia, lo que le ayudó a liderar a los turbantes amarillos. En la historia real de China se le consideró un hechicero, por lo que en cierto modo es posible que haya similitud con el relato al que nosotros hacemos referencia en Dynasty Warriors 9.

Termina la paz, comienza el asedio

Es el año 190 y la muerte de Zhang Jiao deriva en que la Rebelión de los Turbantes Amarillos termine. Muchos mueren en los últimos días de este grupo y otros se unen al bando de Cao Cao debido a que algunas de sus ideas políticas coinciden con las que instauró Jiao durante el tiempo en el que tuvo el control. Pero este vacío de poder lleva a que la Corte Imperial se vuelva a convertir en un hervidero a la vista de todos los que quieren aprovechar el momento para liderar el país. El ataque de Yuan Shao abre camino para que Dong Zhuo obtenga el poder y se convierta en el autodeclarado Primer Ministro, dominando China bajo su tiránico control.

Dong Zhuo, que en el pasado había sido derrotado por Zhang Jiao y en cuyo rescate por parte del grupo liderado por Liu Bei se convirtió en enemigo de él y sus buenos hermanos, comenzó a reinar de forma deplorable. Introdujo a familiares en la corte y no tomó ninguna decisión que beneficiara a los suyos, sino que impuso un reinado de terror que hacía pensar en que cualquier tiempo pasado resultaba mejor. Su particular relación con Lu Bu, su hijo adoptivo, no ayudó a que pudiera reinar en paz, dado que más adelante encontraría la muerte en un incidente con él y con su esposa Diaochan.

Muere el tirano, pero comienza la guerra

Cuatro años más tarde, en 194, comienza el tercer episodio de Dynasty Warriors 9. Los señores del país y los líderes de los demás reinos se ponen de acuerdo para acabar con Dong Zhuo sea como sea. Quien lidera el grupo para terminar con el reinado del tirano es Yuan Shao, que al mismo tiempo es el primero que intenta poner en marcha sus tropas con la intención de hacerse con el control del máximo territorio posible. En su camino aparece Yuan Shu, que también quiere lo propio. Y el enfrentamiento entre los dos provoca poco a poco que China se divida en dos grandes territorios entre los que los líderes tienen que elegir.

El cuarto capítulo se sitúa en el año 197 y muestra cómo Cao Cao se embarca en una larga misión para rescatar al Emperador e intentar devolver a la Dinastía Han lo que por ley le correspondió en el pasado. Eso le proporciona a Cao Cao una posición más firme en el ecosistema político de los Tres Reinos. Pero la referencia al antiguo Emperador pronto se complica debido a que de manera paralela Yuan Shu se declara así mismo Emperador. Tras haber ocupado el puesto de Sun Jian dice que será quien lleve al país a una nueva era de éxitos y triunfos. Por supuesto, no todos los líderes están de acuerdo con esto y Yuan Shao aprovecha la situación para iniciar una campaña en contra de Shu, al que llega a denominar de traidor hacia la patria.

Comienzan a aparecer los líderes

Es el año 200 y la situación se ha complicado aún más. Cao Cao ha continuado su proceso de crecimiento en el país y no le cuesta demasiado derrotar a Yuan Shao. Cuando parece que su posición sobre el dominio del país es absoluta en otros territorios están comenzando a alzarse líderes que también tienen mucho que decir sobre el futuro de China. Por ejemplo, Sun Quan está al mando de Jingdong debido a los últimos incidentes y el fallecimiento de su hermano Sun Ce. Tiene su expansión limitada, pero hay aliados que podrían darle su apoyo. Lo mismo se puede decir de Liu Bei, que está intentando encontrar una forma de dar más solidez a su papel en el progreso de la historia.

Llegamos al sexto capítulo con la inolvidable Batalla de Chibi que se disputó en el año 208. Cao Cao sigue avanzando con fuerza y convierte el territorio de Sun Quan en su próximo objetivo. Le avalan miles de tropas (830 mil para ser más exactos) que no dudarán en luchar hasta la muerte por sus ideales. Por su lado, en paralelo a esto Liu Bei se anota un tanto al unirse a las habilidades de Zhuge Liang, uno de los mayores guerreros que ha visto China.

La Batalla de Chibi es uno de los volúmenes más impactantes con los que cuenta El Romance de los Tres Reinos. Los historiadores indican que la obra de Luo Guanzhong comenzó a distanciarse demasiado de la realidad con la representación de esta batalla según sus palabras. Pero para nosotros es un toque añadido de emoción y diversión. Un elemento clave del enfrentamiento se encuentra en la presencia del mencionado Zhuge Liang, que se convierte en una presencia imprescindible en el relato por mucho que en el pasado histórico de China no llegara a ser tan superior de sus rivales. En Dynasty Warriors 9 algunos generales del bando de Cao Cao se ven representados con gran villanía por su parte cuando en los registros históricos no se les pinta como personas tan malas. Esto ayuda a que la victoria del grupo de Liu Bei y Sun Quan en Chibi sea más fluida para la historia. Por otro lado, en el enfrentamiento se producen varios incidentes más propios de la fantasía, como que Zhuge Liang lleve a cabo el uso de magia de viento (en la historia real todo tuvo una explicación lógica).

La victoria en Chibi lo cambia todo. Sun Quan se extiende por fin desde Jiangdong, algo que en el pasado le había resultado imposible. Cao Cao vuelve a sus orígenes y prepara su retorno, mientras que Liu Bei se posiciona para cumplir su objetivo inicial: tener una patria propia. Saltamos en el tiempo al octavo episodio que se sitúa en el año 215. Liu Bei es el primero en conseguir que sus planes se hagan realidad, lo cual logra derrotando a Liu Zhang y haciéndose con el control de Jing para establecerse con el control del Sur de la nación. Por su parte, Sun Quan se ha posicionado en el Este y Cao Cao está reinando en el Norte. Los Tres Reinos llegan a su plenitud y es el momento en el que se establecen los territorios de Shu, Wu y Wei. Pero esta calma no puede durar mucho tiempo, dado que todos los reinos quieren llegar más allá. Todos realizan un movimiento de invasión que resulta estratégico y muy inteligente. Wei va hacia Hanzhong, Wu se coloca en Hefei y Shu llega a la conclusión de que la mejor opción es dirigirse también a Hanzhong. Eso hace que Cao Cao tenga que reposicionar a sus soldados para atacar.

Las últimas batallas

Año 219, capítulo nueve del juego y batalla de Jing. Aunque la maniobra de Cao Cao había sido muy inteligente al intentar cazar desprevenido al ejército de Liu Bei, este consigue detenerle. Es el momento en el que Hanzhong se pone en manos de Liu Bei de forma definitiva tras las últimas disputas en la zona. La buena situación en la que se encuentra el reino de Liu Bei es el motivo ideal para intentar mejorar la posición aún más, así que Guan Yu analiza las posibilidades y ataca a Wei. Pero Cao Cao siempre tiene pensado un plan por delante de los demás y esperaba que Guan Yu hiciera eso, aprovechando para derrotarle de una vez por todas. La muerte de Guan Yu es demasiado para el dominio de Liu Bei, sobre todo porque descubre que la victoria de Cao Cao ha sido realidad gracias a que ha trabajado codo con codo con Sun Quan.

En el capítulo 10 Cao Cao y Sun Quan se reparten el territorio de la provincia de Jing después de recuperarlo como tanto tiempo habían querido. Para desgracia de Cao Cao, en el año 220, poco más tarde de este importante movimiento para su reino, el líder fallece. El antiguo duque de Wei, título que había recibido Cao Cao siete años antes, fallece a los 65 años fuera de la batalla. Ordena a sus soldados que lo entierren sin ningún tipo de tesoro, porque no quiere que el jade y el oro le acompañen en su descanso eterno. También solicita que las tropas de su ejército no se presencien en su funeral debido a que el país es inestable y necesitan trabajar duro para mantener la paz que gobiernan. La despedida de Cao Cao se produce nombrando a Cao Pi, su hijo, como sucesor absoluto. Y Cao Pi usa su poder para convertirse en Emperador. El mundo de los Tres Reinos da final a una era que viviremos en Dynasty Warriors 9.

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*