Inicio > Destacado > E3 2015: Rise of the Tomb Raider

E3 2015: Rise of the Tomb Raider

Si Lara Croft fuese una persona normal, después de lo que tuvo que pasar en la isla de Yamatai, se le hubiesen quitado las ganas de meter la patita en lugares peligrosos. Pero Lara es Lara, esa mujer que después de matar a la fuerza, en defensa propia, con escrúpulos y por primera vez a un hombre, se convierte en toda una máquina de matar, y que sobrevive a las condiciones más extremas en una isla llena de mercenarios y peligros sobrenaturales. Si bien no es la Lara artificial de antes, sigue siendo una mujer de armas tomar.

Lara Croft contra la avalancha

Ya lo dejó claro al final del anterior Tomb Raider, esto no había hecho más que empezar y toca explorar más lugares imposibles a los que solo Indiana Jones y Nathan Drake se atreverían a ir. Y nos lo demostró en la conferencia de Microsoft con un gameplay frenético en el que comprobamos que esta vez también las iba a pasar canutas (y nosotros de maravilla).

El gameplay comienza con Lara saliendo de una cueva junto a un compañero nuevo para adentrarse en una tormenta de nieve en lo alto de una montaña. Lara, que ha pasado de ir en shorts en las zonas de nieve de los antiguos a ir hasta con capucha, comienza a escalar una montaña con un piolet, algo que ya hicimos en el último Tomb Raider, aunque parece que está vez lo haremos con más asiduidad. Las complicaciones en la escalada se suceden, y Lara corre peligro en más de una ocasión, cayendo al vacío y agarrándose in extreméis, momento en el que tenemos que pulsar algún botón que nos piden con los ya habituales quick time event; o quedando suspendida en el aire enganchada a su compañero mediante una cuerda.

Cuando por fin está a salvo una avalancha de nieve se aproxima a ellos de forma imparable, a lo que Lara tiene que reaccionar con rapidez huyendo, saltando entre plataformas de madera que se destrozan a su paso (tiene el mismo gafe que Nathan Drake) y restos de aviones, llegando al final a una tirolina por la que nos deslizamos mientras observamos como el alud avanza imponentemente. Tras bajar por la tirolina, rompemos una pared de hielo con el impacto que nos lleva ladera abajo, lo que nos recuerda el momento ladera abajo de Tomb Raider cuando iba tras ella los restos de un avión estrellado.

Lara sigue tan imparable como la avalancha, saltando sin parar, escalando… hasta que al final llega lo inevitable: la nieve se la lleva por delante. ¿Ha caído Lara? Al suelo sí, de hecho se ha pegado una buena hostia. Pero sigue viva y caminando entre restos de árboles y un mar de nieve que llega hasta las rodillas.

Un destino lleno de obstáculos

Tras la intensa escena vemos varias escenas del juego mezcladas, como a Lara observando el cadáver de un animal, o fabricándose un arco que volverá a utilizar para la caza de animales (y lo que no son animales). Después vemos cómo la encierran en una celda, o explora unas tumbas y minas en Siria, un entorno totalmente diferente, soleado y caluroso en el que lleva un conjunto de ropa similar al del anterior juego.

En las minas, Lara hacía uso de unas vagonetas para transportar explosivos (con esto de la colección de Rare para Xbox One y la exclusividad temporal de Microsoft con Rise of The Tomb Raider, no descartamos ver a Donkey y Diddy Kong metidos en una), para después contemplar escenas de lo más frenéticas con Croft entre tirolinas, explosiones, saltos, caídas, buceos con ejecuciones bajo el agua incluidas y combates contra la fauna peligrosa de la montaña como un oso.

Un as en la manga

El gameplay/tráiler nos dejó los dientes largos a pesar de que no ha habido un cambio abismal respecto al reinicio de PS3 y Xbox 360. Gráficamente no ha habido una evolución palpable apabullante, y jugablemente viene a ser lo mismo de siempre, pero con más acción y variedad de entornos y una Lara que sigue madurando.

Si bien el reinicio impactó más por lo que suponía, su continuación es el paso evidente y en la dirección correcta para que Lara Croft siga avanzando por buen camino en PS4 y en Xbox One. Bueno, a PS4 cuando llegue (si llega), porque de momento la exclusividad la tiene Microsoft, por lo que Rise of the Tomb Raider llegará primero a Xbox One y Xbox 360, concretamente el 10 de noviembre de este mismo año. Siendo optimistas, 2016 será el año en el que veremos a Lara aventurarse en PS4, compitiendo con el mismísimo Nathan Drake y su, también poco arriesgado pero frenético, Uncharted 4. Que tiemblen los muertos, sus tesoros y sus tumbas, porque ¡menuda la que se nos avecina!

Comentar

Tu correo electrónico no se publicará

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*