Pokémon: Los juegos principales de las siete generaciones

Si la saga The Legend of Zelda se fraguó en la infancia de Miyamoto y sus paseos por los bosques y cuevas del pueblo de Sonobe, la leyenda de Pokémon se origina en la caza de insectos que tenía por hobby Satoshi Tajiri. Tanto le gustaba que quería ser Entomólogo. Satoshi también era un amante de los videojuegos, pasión que le llevo a crear una revista junto a un amigo, llamada Game Freak. En Game Freak decidieron dar un salto después del éxito que había tenido la revista y comenzar a desarrollar videojuegos con Nintendo, naciendo así Pokémon, proyecto que fue impulsado con la ayuda Miyamoto.

Pokémon

El concepto de Pokémon, cuyo origen etimológico proviene de las palabras Poketto Monsutaa, una derivación de las palabras inglesas Pocket Monsters (que en español vendría a significar monstruos de bolsillo), es bien sencillo. El mundo está poblado por extrañas y diversas criaturas de diferentes tipos y especies llamadas pokémon. Estas criaturas pueden ser cazadas utilizando las famosas pokeball para criarlas, tenerlas como mascota y hasta entrenarlas para usarlas en combate contra otros pokémon.

Así, en 1996 nació la saga que se estrenó en Game Boy, la celebérrima portátil de Nintendo, con el primer videojuego, o mejor dicho los dos primeros videojuegos que formaron parte de la primera generación, Pokémon Rojo y Pokémon Verde, que a Norteamérica y Europa llegaron como Pokémon Rojo y Pokémon Azul. En las portadas de los juegos podíamos ver uno de los tres pokémon que podíamos seleccionar al inicio del juego evolucionados en su forma final, siendo el protagonista de la portada de Pokémon Rojo Charizard, el de Pokémon Verde Venusaur (exclusiva de Japón) y el de Pokémon Azul Blastoise, siendo los únicos juegos de Pokémon en cuya portada no aparecen pokémon legendarios.

Entre ambos juegos las diferencias no eran demasiado grandes, más allá de los pokémon que podíamos encontrarnos en cada versión, necesitando conectarnos mediante el famoso cable link con la Game Boy de otro amigo que tuviese el cartucho de la otra versión para poder tener los 151 Pokémon.

El juego arrancaba con la presentación de Oak y de nuestro protagonista, Red, al que podíamos cambiar el nombre si queríamos. Una vez daba comienzo la aventura en casa de nuestra madre, en pueblo Paleta, debíamos ir al laboratorio del profesor Oak para tomar una de las decisiones más importantes y conocidas del mundo de los videojuegos, elegir uno de los tres pokémon que queríamos de inicio: Charmander, de tipo fuego; Bulbasaur, de tipo planta; o Squirtle de tipo agua. Una vez elegido el pokémon que deseábamos comenzaba nuestra aventura en la región de Kanto enfrentándonos a otros entrenadores menores, cazando pokémon en las hierbas altas, entrenando a los nuestros y completando los gimnasios venciendo a sus respectivos entrenadores, siendo los de esta primera generación los más míticos y recordados. Entre ellos nos encontramos a Brock, Misty, Surge, Erika, Koga, Sabrina, Blaine y Giovanni, además del Alto Mando al que nos tenemos que enfrentar al final del juego, siendo nuestro último adversario Blue, o Green según la versión.

Como en todos los videojuegos de Pokémon no faltaban los pokémon legendarios, que en esta primera generación son también los más conocidos. Ellos son Zapdos, Articuno, Moltres-aves que mantienen el equilibrio del clima del planeta- y los míticos Mewtwo y Mew. Sobre Mewtwo y Mew corrieron ríos de tinta, sobre todo de Mew, protagonista de alguna leyenda urbana e historias de cómo conseguirlo. De hecho estuvieron a punto de no incluirlo en el juego y por eso es tan difícil hacerse con él. Lo curioso de estos Pokémon es que Mew es el ancestro de todos los pokémon y Mewtwo un poderoso e inteligente clon creado por los humanos en un laboratorio.

Tras el éxito en ventas de Pokémon se comenzaron a crear productos derivados, como un manga que adaptaba más o menos los acontecimientos del juego, y un anime que se alejaba totalmente del manga y del videojuego, aunque mantenía ciertos elementos. En el anime el protagonista se basaba físicamente en Red y vivía en pueblo Paleta, pero su nombre era Ash y su archienemigo no se llamaba ni Blue ni Green, sino Gary. También en el anime se mantuvieron al profesor Oak, a los entrenadores Brock y Misty como compañeros del protagonista y se convirtió a Pikachu en el pokémon protagonista, que acompañaba siempre a Ash fuera de su Pokeball.

Debido al éxito que también tuvo la serie de televisión, además de películas, se hizo un tercer juego de la primera generación similar a Pokémon Rojo y Pokémon Verde/Azul, pero con muchos elementos del anime. De esta forma, en 1998 llega Pokémon Amarillo a Game Boy Color, en el que controlábamos a Ash y no elegíamos ente Charizard, Bulbasaur o Squirtle, sino que directamente nos daban a Pikachu, que nos seguía durante toda la aventura, pudiendo interactuar con él en cualquier momento para conocer su estado de ánimo. Aunque curiosamente en las otras versiones solo podíamos tener a uno de los tres, mientras que en esta versión más tarde podíamos cazar a los tres, como hacía Ash en el anime. También en el videojuego el malvado Team Rocket tenía más protagonismo, tal y como pasaba en la serie, y de hecho, en Amarillo, aparecen los dos antagonistas principales, Jesse y James con los mismos pokémon que en el anime: Ekans, Koffing y Meowth (el único pokémon que habla).

Y aunque todos los pokémon pueden evolucionar hasta dos veces, incluído Pikachu, que evoluciona en Raichu, el Pikachu de Pokémon Amarillo no podía hacerlo, pues así se mantenía más fiel a la serie. Como curiosidad decir que un pika es un lagomorfo (de la familia de los conejos), que pikapika también es la onomatopeya japonesa para describir la corriente eléctrica y que chuchu se usa para expresar el sonido de los ratones. Esta nueva versión aprovechaba las bondades de Game Boy Color, convirtiéndose Pokémon Amarillo en el primer videojuego de Pokémon a color.

El fenómeno Pokémon llegó a España más tarde, aunque no con menos éxito que en tierras niponas. Tuvimos que esperar hasta 1999 para ver Pokémon Rojo y Azul en nuestras Game Boy y hasta el año 2000 para poder jugar a Pokémon Amarillo. La espera mereció la pena.

Que Pokémon había tenido un éxito espectacular era innegable, y las ventas de sus juegos propiciaron una segunda generación que llegó en 1999 a Japón y en 2001 a Europa a la nueva Game Boy Color. Esta segunda generación estaba compuesta por los juegos Pokémon Oro y Pokémon Plata, siendo los primeros en cuya portada aparecía un pokémon legendario. En el caso de Pokémon Oro el protagonista de la portada era Ho-oh un ave de tipo fuego que podía observar el mundo entero desde los cielos, mientras que en Pokémon Plata el pokémon era Lugia, también volador y de tipo psíquico, posible creador de la luna y el que consiguió que los tres pájaros legendarios de la anterior generación dejaran de luchar entre ellos y mantuvieran el equilibrio del mundo. Entre los tres pokémon que podíamos elegir teníamos a Totodile, de tipo agua; Chikorita, de tipo planta; y Cyndaquil de tipo fuego. Y entre los pokémon legendarios, aparte de Ho-oh y Lugia teníamos a Raikou, Entei y Suicune, perros legendarios resucitados por Ho-oh tras morir en un incendio. Por último teníamos al pokémon legendario de tipo planta similar a un hada que era capaz de viajar en el tiempo para evitar catástrofes medioambientales.

1 2 3

Sobre El Autor

Redactor Senior

Estudiante de Educación Social, presentador del programa de radio Gamezone, amante de los videojuegos desde que tengo uso de razón y ávido lector de manga y novelas de fantasía épica. Adorador de Metal Gear Solid desde que a los ocho años me infiltré en Shadow Moses.

Artículos Relacionados