Inicio > 3DS > Análisis > Kirby Planet Robobot

Kirby Planet Robobot

Hay pocas cosas que le den miedo a Kirby, uno de los héroes más valientes del mundo de Nintendo. Después de enfrentarse con todo tipo de villanos, ahora a la bola rosa le ha tocado luchar contra un ejército de robots. Y no, no es que Kirby haga crossover con el universo de MegaMan, sino que en esta ocasión un terrible mal robótico ha invadido el planeta de nuestro personaje preferido. Todo se robotiza, desde el entorno hasta los personajes, enemigos y otros elementos que hemos ido viendo en la saga. Esto le proporciona a Kirby Planet Robobot un tono distinto, fresco y renovado respecto a lo que Kirby ha hecho en anteriores aventuras. Sin duda, una buena manera de continuar con la presencia del héroe en la consola Nintendo 3DS.

Kirby y sus grandes habilidades

Cierto suceso trágico lleva a que la Corporación Haltmann tome la decisión de invadir el mundo de Kirby y de sembrar el caos con su tecnología robótica. Ante una situación en la cual hasta Meta Knight ha sido capturado, la bolita rosa tendrá que esforzarse mucho más de lo que podría haber imaginado. Para nosotros eso significa una buena sesión de diversión en la cual disfrutaremos de la habitual mecánica plataformera de Kirby, pero con algunas novedades.

El sistema de juego es el clásico. Avanzamos de izquierda a derecha con momentos en los que ascender o descender, aunque con algunas novedades. Ahora, por ejemplo, podemos cambiar entre dos planos, uno cercano y otro alejado. La forma de hacerlo no es constante, así que no penséis que vais a estar todo el rato cambiando de plano, porque eso significaría que el desarrollo se vería bastante afectado. Además de esto, también contamos con la oportunidad de montarnos en robot, lo cual tampoco haremos bajo libertad, sino cuando el propio juego nos permita hacerlo dependiendo del nivel en el cual nos encontremos (hay muchas ocasiones en las que hacerlo, así que no os preocupéis porque tendréis una suficiente cantidad de robot).

Como de costumbre, Kirby salta, se llena de aire para flotar, expulsa el aire y puede absorber enemigos para tragarlos y adoptar sus habilidades. La mecánica jugable es la que lleva imperando desde los tiempos de Game Boy y NES, por lo que quedamos muy satisfechos en cuanto a fidelidad y respeto por la saga. Lo que ha hecho HAL Laboratory ha sido perfilar nuevos poderes para que la experiencia sea más divertida, porque si tuviéramos los de siempre repetidos una y otra vez nos acabaríamos aburriendo. Por supuesto que tenemos las habilidades más clásicas (el fuego o la electricidad, por ejemplo, son básicas), pero también se han incluido nuevos poderes. El equipo de desarrollo ha optado por introducir habilidades inspiradas en personajes de Smash Bros., lo que resulta muy útil, porque podremos utilizar los amiibo para obtenerlas de una manera dinámica. Además, y ahora que mencionamos el juego de lucha, podemos decir que también podemos invocar la versión de Kirby del juego de combates. Esta es una buena noticia, puesto que es el Kirby más peleón y eficiente en muchos tipos de enfrentamiento.

Uno de los nuevos poderes que más nos han gustado es el Psicopoder, aunque hay que reconocer que está totalmente desequilibrado, puesto que con él y su capacidad de ofensa y defensa habrá pocos momentos en los que alguien nos pueda derrotar. También tendremos un Kirby médico con capacidad para lanzar píldoras (ya sabéis de dónde saca su poder…) y hay otros poderes que han introducido cambios respecto a las versiones que hemos visto en otros títulos, a fin de actualizarlas de manera eficiente. Si en algún momento os quedáis sin poder solo tendréis que poner un amiibo en la consola y adoptaréis el poder que proporcione esa figura (o tarjeta). No viene mal que tengáis algunos a mano, aunque el juego nos proporciona poderes de manera frecuente, por lo que será difícil que os quedéis en blanco. Y como extra, podremos usar los amiibo de la nueva colección de Kirby, que no solo nos proporcionan una habilidad, sino también un disfraz (no lo hemos podido probar, pero tiene muy buena pinta, palabra).

Así es el Robobot

Volviendo al robot, que juega una parte crucial, digamos que también puede copiar habilidades. Esto hace al Robobot una herramienta de enorme poder destructivo. Si bien sin habilidad ya es muy poderoso, puesto que arrea puñetazos de gran fuerza, cuando sumemos habilidades será aún más imparable (con la copia de fuego alucinaréis, y eso que es una de las básicas). El Robobot lo podéis personalizar con pegatinas que iréis desbloqueando a lo largo de la partida y además podemos transformarlo en dos formas distintas: jet y coche. En el primer modo el juego pasa a ser un shoot’m up la mar de resultón y con el coche podemos cambiar libremente de plano.

El juego no tiene una duración extrema (lo hemos acabado en una sesión larga de tarde y una hora larga al día siguiente), pero tenéis extras, muchos extras. Lo primero, un contrarreloj con Meta Knight, mucho más difícil, pero muy satisfactorio debido a que nos encontraremos con un final alternativo. También tenemos el modo ¡Todos juntos! Héroes legendarios, donde hay un pequeño componente de RPG para que hagamos grupo con otros jugadores con el objetivo de derrotar jefes finales. En este modo tendremos que formar equipo personalizando nuestras habilidades de manera que nos combinemos bien entre nosotros. Si lo hacemos de forma adecuada iremos ganando experiencia y subiremos de nivel, lo que nos introducirá en una experiencia muy satisfactoria como extra.

Además de esto tenemos la opción Desafíos 3D, que se plantea potenciando la combinación de acción e inteligencia a partes iguales. Y si nos animamos a repetir el modo historia podremos volver a las pantallas que ya hemos terminado para encontrar los objetos que hayamos dejado en el camino, como cibercubos, que si bien se usan para desbloquear el camino, no son en realidad necesarios en su totalidad para acabar la historia.

Kirby, eres un sol

Desde que comenzamos a jugar en Kirby Planet Robobot estamos deseando terminar un mundo para poder ver a los tres Kirbys bailando al ritmo de la clásica sintonía del juego. Kirby es tan adorable… nos lo comeríamos entero (su aspecto de algodón de azúcar le meterá en más de un problema, seguro). El juego introduce muy bien todo el componente robótico y hay momentos en los que los escenarios nos recuerdan a escenarios propios de la franquicia MegaMan, en especial de las entregas X. Nos gusta la forma en la que se han introducido elementos clásicos (¡el árbol está robotizado!) cambiados con piezas de robot. Y también nos encantan detallitos del escenario que interactúan con nosotros aprovechándose del juego entre el plano alejado y el cercano. Nos sorprendemos a nosotros mismos activando el 3D de la consola, porque de verdad merece la pena disfrutar de esa profundidad que se ha creado entre los dos planos.

La música es de Hirokazu Ando y Jun Ishikawa, repitiendo algunos de los ritmos y temas más clásicos y combinándolos con piezas que tienen un buen ritmo tal y como necesita el juego. A esto se suman los efectos sonoros, muy bien introducidos, logrando que Kirby tenga una dosis extra de acompañamiento para que sus poderes suenen de distintas maneras. No nos podemos quejar en ninguno de los aspectos, porque Kirby Planet Robobot es una gran experiencia que os recomendamos a todos. Los fans de Nintendo, aquellos que se niegan a crecer, que quieren reencontrarse con Kirby como si tuvieran 20 años menos, apreciarán que este es el Kirby que conocen y el cual les ha acompañado durante tantos años. ¡Imprescindible!

Resumen
Kirby Planet Robobot es un juego de plataformas perfecto que incorpora muchas novedades y aporta más diversión, con dos planos de juego, robots y multitud de modos adicionales de partida.
Lo mejor
  • Los nuevos poderes
  • El uso del robot es destructivo
  • Muy buen ritmo de juego y opciones adicionales
Lo peor
  • Las pegatinas podían ser más útiles
  • Algunos poderes son demasiado eficientes
9.1
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 8.8
Sonido - 8