Inicio > 3DS > Análisis > Stella Glow

Stella Glow

Stella Glow es un JRPG estratégico que nos pondrá en la piel de Alto en la odisea de derrotar a la bruja de la destrucción con la ayuda de la magia y de la música. El juego ha sido desarrollado por la ya desaparecida Imageepoch, creadora de otros juegos como Luminous Arc y Fate/Extra, que cerró sus puertas en 2015.

La historia comienza de forma similar a otros tantos juegos o animes, poniéndonos en la piel del héroe, un joven amnésico que tres años atrás fue encontrado por Lisette, una joven de su misma edad, con la que se crió. Todo era felicidad hasta que el pueblo donde residía fue atacado por Hilda, bruja de la destrucción, convirtiendo a todos sus amigos y familiares en cristal, sobreviviendo únicamente estos dos jóvenes. Estos hechos se corresponden con el prólogo, que se puede jugar gratuitamente en la demo disponible en la eShop. Y es que aunque el juego comienza de forma típica, los dos únicos supervivientes en busca de venganza contra el malvado de turno, según avance la historia esta irá adquiriendo un tono más adulto y enrevesado, que la hará destacar frente a otros títulos. Al principio nuestra principal misión será reunir a las cuatro brujas de los elementos: viento, tierra, agua y fuego, para que estas canten para deshacer la maldición de Hilda, pero hacia la mitad del juego veremos cómo las cosas se complican, y como se dice coloquialmente, se va todo de madre.

Stella Glow, brujas y héroes

Así es, en este juego la magia estará estrechamente relacionada con la música, y es que las brujas serán las únicas personas en todo el juego que pueden cantar, canalizando de esta manera sus poderes y utilizando hechizos que pueden ser devastadores

En cuanto a los personajes nos encontraremos con un grupo de lo más variopinto. Tendremos a Klaus, líder del tercer regimiento, serio y adulto pero con su corazoncito, a Rusty, el Don Juan que no puede faltar en ningún equipo, y a la ninja en bikini de nombre Nonoka… Todo ellos tendrán una personalidad que a primera instancia está bien clara y definida. No entraremos en muchos detalles para evitar spoilers, aunque según avance la trama estos irán evolucionando y madurando según los hechos abandonen el cliché de juego de hadas. En conclusión, unos personajes muy variados, tanto los héroes como los villanos, que no dejarán indiferentes a nadie y que nos enamorarán.

La ciudad de Lambert nos da la bienvenida

Como buen JRPG que es, el juego consta de dos partes muy bien diferenciadas: los combates, y lo que podríamos llamar exploración. En el tiempo de Exploración nos moveremos entre el mapa del mundo y la ciudad de Lambert, siendo esta última la que se lleva todo el contenido. En ella podremos hacer distintas acciones a través de un menú al estilo del visto en Etrian Odyssey, ya que en ningún momento nos moveremos por la ciudad propiamente dicha. Los lugares que podremos visitar incluyen el cuartel de los caballeros (Knight Barracks), el tunning hall, la taberna Red Bear, la habitación de Alto, la armería de Bianca y el atelier de Franz. Además, también tendremos un comando para explorar y conseguir algunos objetos extra.

En Knight Barracks podremos hablar con nuestros compañeros para mejorar nuestra afinidad con ellos y así ir desbloqueando distintas habilidades a las que pueden tener acceso. El Tunning Hall (no disponible desde el comienzo) nos permitirá afinar a las brujas para poder aumentar nuestra afinidad con ellas. La Red Bear Tavern hará la función de taberna de toda la vida. En ella podremos realizar distintas misiones que nos encarguen otros personajes para ganar dinero y objetos. Caber decir que nosotros no haremos las misiones a nivel jugarle, sino que leeremos una conversación acompañada de una pequeña animación.

En la habitación de Alto será posible guardar partida y tener acceso a StreetPass, con el que iremos consiguiendo objetos según nos vayamos cruzando con la gente. Desde Bianca’s Armory, la tienda por antonomasia del juego, podremos comprar armas, armaduras y objetos curativos, entre otros elementos. Por último, en Franz Atelier, o como la recordaremos a lo largo del juego, el taller de orbes. Allí podremos adquirir estos objetos, ya sea comprándolos o sintetizándolos, que podrán añadirse a los huecos que tengan las distintas armas para dotarlas de más habilidades, como pueden ser un aumento en el ataque o que efectúen daño elemental.

De todas estas opciones solo tendremos acceso constante a las tres últimas, las dos tiendas y el dormitorio del protagonista. Para acceder a las demás tendremos que encontrarnos en el Free Time, en el cual dispondremos de tres acciones para elegir entre las cuatro primeras, contando cada trabajo en la taberna y cada personaje con el que hablemos para subir la afinidad como una única acción.

Por otro lado, nuestra exploración por el mundo se realizará a través de un mapa con caminos, al estilo de otros juegos de estrategia como Fire Emblem Awakening. En él, ademas de ir avanzando por la historia, nos encontraremos con numerosos encuentros opcionales para subir de experiencia y obtener recursos. Algunos de ellos se realizarán contra enemigos más fuertes, para los cuales tendremos que pagar con las monedas de la consola, las que se consiguen por andar.

A golpe de partitura y espada

Los combates del juego se realizarán sobre la clásica cuadricula que se nos mostrará con una más que correcta vista isométrica. Al comienzo de estos podremos elegir quiénes participarán y sus posiciones después de un reconocimiento del terreno con nuestros enemigos ya colocados. Para empezar, los encuentros se realizarán con un orden que no es fijo. No iremos primero nosotros y después ellos, ni viceversa, sino que tendremos acceso a una pequeña barra en la que se nos mostrarán los siguientes turnos. Los terrenos tendrán gran importancia en los combates, y es que al margen de los clásicos desniveles y tipos de terreno que se encargarán de ralentizarnos o de impedirnos el paso, nos encontraremos con elementos tan variados como ríos de lava o nubes de gas que se encargarán de infligirnos daño y/o distintos estado alterados.

Los personajes no contarán con un tipo en el sentido clásico, aunque sus funciones en la partida se encontrarán claramente definidas como arquero, pistolero, ladrón… todos ellos cuentan con la jugabilidad esperada, con una barra de vida y otra para las skills, con una única excepción, las brujas, donde reside, y nunca mejor dicho, la magia del juego. Estas tendrán a su alcance distintas habilidades mágicas que dependerán de su tipo, y canciones, las cuales consumirán parte de una barra de magia. Esta barra será general para todas las brujas y solo se consumirá cuando canten o cuando Alto las dirija en un sentido musical.

Pero lo más importante, después de todo el desglose de posibilidades… ¿Es entretenido? sí, y mucho. Los controles en ambos entornos resultan muy intuitivos, y salvo en ciertos casos, los combates no suelen extenderse más de media hora, y cuando varios se encadenen, como al final de los distintos capítulos, se nos permitirá hacer un guardado en suspensión, que al contrario que en otros títulos no desaparecerá cuando lo carguemos.

Banda sonora y apartado gráfico

Stella Glow hace gala desde un primer momento de una calidad gráfica más que aceptable que se nos mostrará de tres formas distintas. La primera de ellas se da en los combates, donde amigos y enemigos se encontrarán en un cellshading 3D muy agradable, teniendo ademas un diseño chibi. La segunda corresponde a las escenas de animación, aunque no habrá una gran cantidad de ellas, donde veremos el diseño real de los personajes. Por último se encuentran los diálogos, en los que apreciaremos una serie de imágenes estáticas o con pocos movimientos también con estilo anime, siendo los mismos diseños que en las escenas de animación. Al margen de esto cabe destacar el gran colorido tanto de personajes como de escenarios, que ayudan a dar la sensación de que realmente estamos jugando en el capítulo de un anime.

Por otro lado nos encontramos con la banda sonora, el punto más fuerte del juego, y es que aunque la jugabilidad y el nivel gráfico son buenos, no se alejan demasiado de otros títulos de la generación en lo que originalidad se refiere. Las canciones, muy importantes para la trama del juego, están muy cuidadas y nos pueden dejar embobados. Su composición es obra de Yasunori Mitsuda Shunsuke Tsuchiya. Al mismo tiempo se puede ver el buen trabajo que han realizado a la hora de encontrar a los dobladores anglosajones, y es que realmente te hacen creer que estás allí.

Postgame

Una vez completada la historia principal, proeza que nos llevará casi cincuenta horas, se nos desbloqueará un new game + en el que podremos volver a comenzar la partida, conservando nuestro dinero, pero perdiendo la afinidad con los personajes y los objetos y orbes que hayamos conseguido. ¿Para qué comenzar entonces otra partida? Para empezar, el juego tiene dos finales, el bueno y el verdadero, ademas de doce epílogos que solo serán desbloqueados si tenemos la afinidad al máximo con nuestros personajes (un epilogo por personaje), cosa bastante difícil de conseguir en la partida normal, pero que sin embargo será mucho más sencillo de lograr en esta nueva partida al disponer de nueve acciones en nuestro tiempo libre, en contra de las tres ya comentadas. A esto hay que añadir que en esta nueva partida conseguiremos más experiencia y dinero en los combates, convirtiéndolo en una segunda vuelta más sencilla pero más potente a nivel de historia.

Al margen de todo esto cabe destacar que el juego está en inglés, un nivel muy sencillo que no tendrá más de un puñado de palabras que podríamos denominar complicadas, pero que se podrán entender perfectamente por el contexto. Sin embargo, las escenas de animación, que como ya he dicho son breves y escasas, carecen de subtítulos, lo que perjudicará la comprensión de aquellos que no estén acostumbrados al idioma. De la misma forma también se hubiese agradecido que llegase con las voces originales en japonés, lo que sería lógico teniendo en cuenta que algunas canciones conservan su idioma original.

En definitiva, tenemos un JRPG táctico, similar a otros títulos como Final Fantasy Tactics o Fire Emblem, pero con un una historia muy interesante, una banda sonora sencillamente genial y un sistema de combate en cuadrícula por turnos muy ágil. Estos hechos convierten a Stella Glow en un juego recomendable para los más veteranos en el género que busquen nuevas historias, y para los novatos que quieran iniciarse en este tipo de título.

Resumen
Un estupendo JRPG táctico que os tendrá entretenidos durante más de 50 horas con una buena historia y un ritmo jugable realmente adictivo.
Lo mejor
  • La música y su jugabilidad
  • La historia, a pesar de que hasta el capitulo tres no empieza a destacar de verdad
  • Doce epilogos y dos finales distintos
Lo peor
  • Le cuesta arrancar
  • Algunos combates pueden ser demasiado extensos (incluso de 1 hora)
8.5
Jugabilidad - 8
Gráficos - 7.5
Sonido - 9.5