Inicio > Análisis > 3D Streets of Rage 2

3D Streets of Rage 2

Las consolas de 16 bits gozaron de una gran época en lo que a beat’m ups se refiere. Se trató de un tiempo en el cual este género despertaba pasiones entre los usuarios. Había tanto interés en los beat’m up que las lesiones de pulgar eran muy habituales, sobre todo cuando un nuevo título del calibre de Streets of Rage 2 llegaba a las tiendas. En un tiempo en el cual las reservas de juegos no estaban a la orden del día, la secuela del título de Sega fue uno de los lanzamientos más reservados.

El primer episodio fue un clásico que una gran cantidad de jugadores disfrutó, principalmente por su presencia en el cartucho Mega Games 2 (que también incluía los increíbles The Revenge of Shinobi y Golden Axe). Así que la secuela se esperó con muchas ganas. No ocurrió lo mismo con la tercera entrega, que decepcionó bastante en cuanto a las expectativas que nos habíamos hecho con él. Pero esa es otra historia.

3D Streets of Rage 2 001

Mr. X hace de las suyas de nuevo

En el primer juego tres héroes se enfrentaban al terrible Mr. X y sus criminales. Ganaron y pensaron que todo había vuelto a la normalidad. Pero un año después Skate, el hermano pequeño de Adam (uno de los protas del primer juego), llama a Axel (el rubiales) para decirle que su brother ha desaparecido. La investigación lleva a que se descubra que Mr. X y sus bandidos han vuelto a la acción. Para rescatarle, Axel y Blaze, los otros dos héroes originales, inician un camino lleno de violencia junto a Skate y a una mole llamada Max, un luchador de wrestling que tiene amistad con Axel. Eso sí, esta vez no hay posibilidades de que la historia no acabe bien, dado que siempre llegaremos a la misma conclusión.

Con esta premisa comenzamos a dar guantazos en uno de los mejores beat’m ups aparecidos en la consola Mega Drive de Sega. Su predecesor era un buen título, pero esta fue la entrega que más impacto positivo logró entre los jugadores. A nivel jugable aumentaron los combos, la flexibilidad de los enfrentamientos y se apartaron aquellos especiales de bombardeo que tan poco interés tenían en la entrega original. Aunque se mantenía la filosofía de acción, había muchas novedades. Y es justo eso lo que ahora tenemos la oportunidad de disfrutar en Nintendo 3DS gracias al lanzamiento de 3D Streets of Rage 2 en la eShop.

Estas son las novedades

Luego tendremos palabras añadidas para elogiar lo bueno que es el juego, pero antes de irnos por las ramas queremos concentrarnos en lo que proporciona esta edición de Nintendo 3DS. En términos jugables tenemos la incorporación de dos modos de partida. Podemos jugar normalmente tal y como lo hicimos en Mega Drive, así que en ese aspecto los entusiastas del retro no se tienen que preocupar. No obstante, ahora también tenemos los modos Casual Mode y Rage Relay. El primero está pensado, como su propio nombre indica, para los principiantes. Es una forma más apropiada de que disfruten del juego, dado que se simplifican los enfrentamientos más complicados. Los jefes no van a durar ni mucho menos tanto tiempo como lo hacen jugando normal.

3D Streets of Rage 2 002

Aunque Streets of Rage 2 no es un beat’m up especialmente endiablado, sí que hay que reconocer que algunos de sus enfrentamientos contra jefes son un poco más infernales que los propios niveles. Por eso el modo casual se debe recomendar a quienes prefieran disfrutar del viaje sin preocuparse de morir de manera constante. En este podremos acabar con los enemigos a través de combos sencillos, algo que no es nada difícil hacer.

Un soplo de aire fresco más interesante para todos los jugadores en general es la opción Rage Relay. El problema de no saber qué personaje elegir se soluciona con esta variante. En este caso lo que hacemos es definir el orden con el que controlaremos a los cuatro protagonistas, para que no nos tengamos que preocupar de tomar una decisión. Cada vez que muramos, pasaremos al siguiente héroe en el orden que hayamos establecido. De esta forma los podréis probar a todos de forma muy dinámica.

Los gráficos están bien optimizados y la presencia de la visualización 3D es un incentivo añadido. Quién iría a decir que le sentaría tan bien a Streets of Rage 2 el tener modo 3D. Pero sí, lo hace. Además, tenemos dos variantes. Una de ellas nos da la opción de disfrutar de las tres dimensiones habituales, con su profundidad normal, la cual resulta muy beneficiosa. El otro emula la sensación de ver el juego en una televisión antigua, algo que no pasa de la mera curiosidad, aunque seguro que hay quien se queda prendado de la opción.

Por otro lado, también podemos elegir la versión del juego de la que disfrutar, así que si tenéis curiosidad por ver la edición “no censurada”, os recomendamos elegir el juego en japonés. Hay pocos cambios, como que veamos al malo maloso de la historia fumando cuando en Occidente no lo hace.

Reviviendo el sueño

Streets of Rage 2 fue un juego que nos proporcionó horas de diversión, sobre todo porque era de esos beat’m ups que podías acabar una y otra vez. Y cuando nos reuníamos con amigos podíamos hacer uso del modo duelo, en el cual luchar en arenas cerradas, aunque de forma un poco limitada. Este modo duelo también está mantenido en Nintendo 3DS, así como el multijugador, pero como podéis imaginar, todo está reducido a la conexión local con dos consolas y dos juegos.

3D Streets of Rage 2 003

Si nos gusta tanto esta secuela de Streets of Rage es por la calidad de los sprites, el buen diseño de los escenarios y la espectacularidad de los movimientos. Los especiales quitan un poco de vida cada vez que los hacemos, pero es inevitable no sacarles partido por ver lo llamativas que son las animaciones. Esto no quita que los combos normales y las distintas acciones de ataque que se pueden hacer dependiendo de cómo toquemos la cruceta sean de una alta calidad. Lo mismo decimos de la banda sonora, compuesta por el genial Yuzo Koshiro en colaboración con Motohiro Kawashima, y de los efectos de sonido, que resultan contundentes.

Ya hemos tenido muchas ocasiones de revivir este juego, pero no vamos a dejar de recomendar hacerlo de nuevo, sobre todo si no lo habéis rejugado desde la época de Mega Drive. Lo único que nos falla es que no se haya incluido la versión beta del juego como curiosidad, en la cual había cambios interesantes en algunos aspectos de los personajes.