Inicio > Análisis > Angry Birds Star Wars

Angry Birds Star Wars

Los pájaros de Rovio protagonizan uno de los crossovers que más han resonado en el mundo de los juegos para dispositivos móviles.

Angry Birds Star Wars Portada

Angry Birds Star Wars
Nota: 90
Plataforma: Android e iOS (analizado)
Artículos
Género: Puzzles
Imágenes
Lanzamiento: 08/11/12 | 08/11/12 | 08/11/12
Vídeos
Desarrollador: Rovio Mobile
Trucos
Editor/Distribuidor: Rovio Mobile/Rovio Mobile
Saves
CÓMPRALO:

Angry Birds se ha convertido en pocos años en una de las franquicias mas conocidas del mundo. Con unos curiosos y furiosos protagonistas, y una mecánica de juego única y tremendamente efectiva, Rovio ha conquistado el mercado de los videojuegos para móviles explotando una fórmula propia, tan sencilla como adictiva, a lo largo de tres títulos: el Angry Birds original, y los spin-off Angry Birds Seasons y  Angry Birds Rio. Más tarde ha tratado de hacerla evolucionar con Angry Birds Space. Pero el tiempo pasa. Bombardear estructuras a golpe de pájaro ya no es nada nuevo, y surcar el espacio utilizando los campos gravitacionales de los asteroides para alcanzar a los odiados cerditos, tampoco. A falta de una nueva idea revolucionaria, ¿Cómo se puede dar un soplo de aire fresco a una innovadora franquicia que ya no lo es tanto? Rovio lo ha tenido claro: mezclándola con otra gran franquicia. Y así es como nace Angry Birds Star Wars. Somos conscientes de lo desconcertante que puede resultar a priori la suma de estos dos universos tan distintos. Por ello, pasamos a analizar el resultado. ¿Quién iba a pensar que un ajuste de cuentas entre pájaros y cerdos iba a acabar en una guerra intergaláctica?.

JUGABILIDAD

Angry Birds Star Wars se sitúa a medio camino entre Angry Birds Seasons y Angry Birds Space en lo que a jugabilidad se refiere, dando pié a la alternancia entre fases con una gravedad estática y otras en las que habrá que utilizar los campos de gravedad de los asteroides y planetas para dar en el blanco. Todo un acierto, ya que evita al jugador empacharse de cualquiera de las dos mecánicas planteadas. La resistencia de los bloques que configuran las fases es mayor que en el Angry Birds original y en Angry Birds Rio y se ajusta más a los otros dos títulos. Aquí será complicado obtener las tres estrellas inflando la puntuación gracias a los bloques que caen y se destruyen unos con otros hasta no dejar nada.

En contrapartida, y de acuerdo con la temática Star Wars, encontramos en un buen número de niveles alguna que otra torreta o cerdito armado con pistolas que disparan rayos láser continuamente. Se trata de un factor muy a tener en cuenta, ya que nos puede permitir arrasar una fase con sólo desnivelar la plataforma en la que se sitúe el susodicho cañón/cerdito armado, que seguirá disparando y destruyendo bloques. Por si fuese poco, los bloques metálicos reflejan los rayos, dando todavía más juego. Pero la mayor de las novedades en éste título es, sin lugar a dudas, la transformación que han sufrido los pájaros protagonistas que todos conocemos: cada pájaro ha adoptado los rasgos característicos de uno los distintos personajes relevantes del episodio IV (película de la saga en la cual se ambienta todo el juego). Así pues podremos jugar con un pájaro amarillo con el peinado y el chaleco de Han, que al ser lanzado, nos permitirá disparar rayos láser allá donde apuntemos con el dedo.

Es necesario subrayar lo bien escogidas que están las nuevas habilidades, puesto que encajan perfectamente en el estilo de juego propuesto por Rovio. Además de disparar rayos láser también podemos crear (con el pájaro negro) hondas de Fuerza que impulsen los bloques más cercanos en la dirección que escojamos, o realizar un golpe con la espada láser del pájaro rojo para romper más bloques a la hora de impactar, o para desviar rayos láser que se crucen en nuestra trayectoria y acertar a los cerditos con ellos. En resumen, una serie de habilidades bien implementadas que permiten aumentar las posibilidades del jugador, que no sólo ha de tener en cuenta dónde caerá el pájaro, sino cómo puede explotar su habilidad para causar el mayor número de bajas posible de un solo lanzamiento. Como viene siendo habitual en Angry Birds, tendremos tiempo de perfeccionar el manejo de todas estas habilidades gracias a la gran cantidad de fases de las que dispone el juego. Y para aquellos más persistentes, vuelven los huevos dorados, que desbloquean fases secretas, y la posibilidad de conseguir las tres estrellas por fase y el 100% de destrucción utilizando el mítico Halcón Milenario que asume el papel del tradicional Mighty Eagle en ésta entrega. Su uso será limitado, pero podremos acumular las oportunidades de utilizarlo a base de sumar estrellas o a través de micropagos. El punto negativo de éste apartado viene dado por la necesidad de utilizar estos micropagos para desbloquear ciertas fases, defecto que, esperemos  Rovio se encargue de subsanar en futuras actualizaciones.

GRAFICOS

Técnicamente, no ofrece mejoras sustanciales con respecto a sus predecesores, y sigue utilizando la misma paleta de colores, calidad del dibujado, y animación, que obviamente varía de un smartphone a otro. Cabe destacar el aspecto realmente satisfactorio del acabado gráfico si descargamos la versión HD (2.69€ en la App Store) del título, con mayor detalle y una animación más suave, tal y como ya ocurría en anteriores entregas. La mejora en este apartado viene de la mano de los escenarios, más detallados que en Angry Birds Space, y que además ganan en variedad gracias a la licencia Star Wars, representando de manera muy fiel las diferentes localizaciones que aparecen en la película, desde Tatooine hasta la Estrella de la Muerte, pasando por el planeta en el que se esconde el maestro Yoda. Sin embargo, lo más relevante sigue siendo esa caracterización dada a los pájaros para asemejarse a los protagonistas del episodio IV, con especial mención a la gallina/C3PO, graciosa y original a partes iguales.

MUSICA & SONIDO

Los efectos de sonido, retomados en su mayor parte del juego y la película, representan fielmente a ambas sagas y conjuntan muy bien con lo que se ve en pantalla. La banda sonora del título es un logro en toda regla. Respeta las progresiones de acordes de las que John Williams dotó a la Guerra de las Galaxias, y le suma los cambios de ritmo, compás y orquestación necesarios para que se reconozca la temática Angry Birds. El resultado es un grupo de melodías en las cuales residen a la vez dos identidades distintas y que casan a la perfección tanto con la película a la que se homenajea como con el título al que se está jugando. Las voces, por otra parte generan el mismo efecto, mezclando los tonos de voz de los pájaros con entonaciones y/o gritos característicos de cada personaje de Star Wars, creando divertidos sonidos que identifican al instante tanto el pájaro como el personaje. Algunas resultan especialmente graciosas, como el grito del pájaro rojo gigante, alias Chewbacca.

CONCLUSION

La combinación de Angry Birds con Star Wars le ha sentado bien a la archiconocida franquicia de Rovio. La mezcla de ambas temáticas, lejos de quedarse en un simple cambio estético, es mucho mejor de lo que cabía esperar, ya que el estudio ha conseguido literalmente llevar las señas de identidad de la película a su terreno y utilizarlo en su favor para darle una vuelta de tuerca más a la formula santo y seña de los pequeños pájaros “cabreados”. Cómo es costumbre, este nuevo spin-off se resume en un juego simple, accesible, adictivo y longevo, capaz de mantener al jugador más acérrimo una buena cantidad de horas frente a la pantalla gracias al extenso número de fases (expandida en futuras actualizaciones), sus secretos y el reto que suponen las 3 estrellas y el 100% de destrucción con el Halcón Milenario en cada uno de los niveles.

La acertada (y divertida) caracterización de los protagonistas y antagonistas, tanto en sus voces como en su aspecto, y un entrañable y resultón homenaje a una de las bandas sonoras más famosas del cine, colman un título que hará las delicias de todo aquel que sea fan de ambas sagas. Angry Birds tiene el futuro de la franquicia asegurado a corto-medio plazo tras su exitosa fusión con la obra de George Lucas. Sólo cabe esperar que Rovio sepa utilizar éste margen de tiempo sabiamente y busque esa innovación que, sin duda, necesitará si quiere dar continuidad a su saga más allá de Angry Birds Star Wars.