Inicio > Análisis > Bratz Kidz Party

Bratz Kidz Party

Las famosas muñequitas Bratz visitan la Wii de Nintendo con un recopilatorio de minijuegos que permitirá a las más pequeñas de la casa disfrutar en sus noches de pijama.

Bratz Kidz Party 01

Título: Bratz Kidz Party

Plataforma: Wii

Género: Minijuegos

Fecha de Lanzamiento: 5 Diciembre 2008

Desarrollador: Neko Entertainment

Editor / Distribuidor: The Game Factory / Proein

Nota: 70

Por lo familiares que nos resultan podríamos decir que las muñecas Bratz llevan entre nosotros décadas, pero en realidad debutaron en el mercado en el año 2001. Desde entonces se han hecho un hueco en el mundo de los juguetes y han atraído la atención de miles de niñas. Su particular diseño, que enfatiza la exageración de algunos rasgos femeninos y da a sus personajes un aspecto muy singular, ha conseguido que las Bratz sean reconocidas en todo el mundo. Y no sólo en el mercado de los juguetes, sino también en otros lugares. Buena muestra de ello es la película real Bratz o multitud de DVDs animados e incluso una serie de televisión. Tal popularidad les ha llevado a éstas muñecas a derivar en líneas de producto secundarias, dedicadas a mascotas, bebés o versiones más infantiles de las protagonistas. Ésta última línea es la que hoy nos ocupa gracias al lanzamiento de Bratz Kidz – Party.

El juego ha sido desarrollado por Neko Entertainment, una de esas compañías acostumbradas a trabajar con licencias de éxito. Antes de dar forma a éste juego para Wii, los chicos de Neko ya desarrollaron varios productos de la marca Bratz, entre ellos la secuela para Nintendo DS de Bratz Ponyz. Con éste nuevo título demuestran que le han tomado la medida al tema de los minijuegos, uno de los recursos más usados a la hora de divertir a los más pequeños de la casa.

La historia del juego nos cuenta que las Bratz se han reunido para celebrar una fiesta de pijamas. En ésta comenzarán a recordar algunas de sus aventuras más divertidas, plasmadas en el título a modo de minijuegos.

Bratz Kidz Party Wii 02

JUGABILIDAD

Comenzamos creándonos un perfil de jugador, o varios si estamos compartiendo la consola con algún amigo (hasta cuatro de manera simultánea). Para ello seleccionamos el personaje Bratz que más nos guste y le ponemos nombre. A continuación tendremos que elegir el modo de juego en el que participar: Libre o Álbum de Fotos. En el primero nos encontramos los minijuegos presentados de manera individual, para que disfrutemos de ellos a placer y sin seguir ningún orden establecido. Por su parte, en Álbum de Fotos elegimos el número de minijuegos que deseamos realizar de seguido y avanzamos a través de las páginas del álbum siguiendo las aventuras de nuestras chicas. El máximo de minijuegos a definir por ronda es de 10, lo cual nos asegura diversión para un buen rato. Con el modo Album de Fotos conseguiremos un buen número de recompensas. Por un lado, almacenaremos nuestros records para conseguir estrellas. Por otro, nuestra puntuación nos permitirá desbloquear dos cosas: más minijuegos para el modo libre y objetos y accesorios. No bastará con desbloquear estos últimos, ya que después tendremos que visitar la tienda y adquirirlos con las estrellas que hayamos obtenido previamente. Además, cabe destacar que en el modo Album de Fotos podemos jugar de dos formas: en cooperación o de manera competitiva. En el primero todos los usuarios van juntos, mientras que en la otra variante cada usuario obtiene un número de estrellas determinado a razón de la posición en la que haya quedado durante el minijuego. Por último, destacar que también es posible definir el nivel de dificultad de la partida.

Los minijuegos de los que consta Bratz Kidz – Party son variados y hacen uso de los controles de Wii en todo momento. Antes de comenzar cada prueba la computadora nos explica el objetivo del juego y el sistema de controles, aunque lo hace de manera pausada y demasiado repetitiva. El problema será que, además, no podremos pasar estos consejos, así que una vez nos conozcamos los minijuegos las explicaciones nos resultarán muy pesadas. Por lo general, los controles son muy básicos e intuitivos. Con el wiimote apuntamos a pantalla (o lo movemos de distintas maneras), mientras que el botón A, salvo excepciones, es el que nos permite realizar todos los movimientos de acción.

En total el juego cuenta con 11 minijuegos: Fotografía de moda, carrera de sacos de dormir, tiro al blanco, costura, lanzamiento de tarta, espejo mágico, fiesta de la pizza, saltar en la cama, ¡que no pare la música!, maquillaje y concurso. El primero, al igual que tiro al blanco, se basa en apuntar y disparar, ya sea para disparar con agua o para hacer fotos a las Bratz modelos. Carrera de sacos nos induce a menear rápidamente el wiimote y saltar con A para esquivar obstáculos y recoger ositos de peluche lo más rápidamente posible. En costura recortamos patrones y hacemos uso de todo nuestro pulso (es bastante complicado). Lanzamiento de tarta no se basa tanto en apuntar y disparar como podríamos pensar, sino en el timing para pulsar el botón A en el momento correcto. El espejo mágico nos obligará a levantarnos e imitar las poses que nos obliguen a hacer nuestras rivales (muy divertido). La velocidad será determinante en Fiesta de la pizza, donde elegiremos ingredientes y prepararemos nuestra propia pizza al más puro estilo Bratz. La diversión aumenta con Saltar en la cama, en el cual tenemos que mover el wiimote en vertical para saltar pero al mismo tiempo tener cuidado de no ser pilladas por nuestra madre. El minijuego que no pare la música no es musical, sino de apunta y dispara, pero sin poder mover el objetivo a lo largo de la pantalla. Con Maquillaje tendremos que pintarnos las uñas y darnos colorete en las mejillas para estar reluciente. Y en último lugar, el minijuego Concurso nos lleva a demostrar cuánto conocemos a nuestros amigos respondiendo preguntas de carácter personal.

Bratz Kidz Party Wii 06

GRÁFICOS

El apartado técnico no es de relumbrón, pero cumple con los pronósticos y se enmarca en la línea de lo que hemos visto en otras producciones similares. Neko Entertainment respeta el estilo de las Bratz al máximo, tanto en los escenarios, más bien sencillos, como en los personajes. Las protagonistas del juego, a quien los fans de Bratz conocerán, tienen el aspecto al cual estamos acostumbrados. Sus animaciones no son nada remarcables, y quizá pecan de dar a las chicas un aspecto demasiado pavo, pero es en base, lo que solemos ver en los juegos de ésta famosa marca de juguetes. Lo más destacable del apartado visual es la enorme cantidad de objetos, vestidos y elementos que podremos conseguir a lo largo de la partida para alterar el aspecto visual de nuestras chicas. Será una buena razón para seguir jugando aún cuando estemos cansados de algunos minijuegos y una forma ideal de aportar un soplo de aire fresco a lo que veremos en pantalla, ya que algunos trajes cambian drásticamente el aspecto de las Bratz.

Por otro lado, mencionar que el juego cuenta con una introducción 3D muy cuidada, y una escena desbloqueable procedente del DVD Bratz Kidz Sleep-over Adventure. Un regalito para los fans de las Bratz Kidz.

MÚSICA & SONIDO

Los efectos de sonido acompañan bien el desarrollo de los minijuegos y las voces, aunque podrían ser más frecuentes, también hacen un buen trabajo. Por desgracia, las Bratz hablan en inglés, y las secuencias 3D que veremos no se encuentran subtituladas a nuestro idioma. Afortunadamente, los textos de los minijuegos y demás menús sí están traducidos perfectamente al castellano. La banda sonora, aunque se repite demasiado, es de un muy alto nivel. Cuenta con algunas canciones vocales procedentes de los DVDs de las conocidas muñecas, como Are you sure, I´ve opened my eyes, Ready for anything, o Step one. Todas las melodías han sido escritas por Matthew Gerrard y Robbie Vell.

Bratz Kidz Party Wii 04

CONCLUSIÓN

Si bien es cierto que la cantidad de minijuegos incluida en Bratz Kidz – Party no supera a la de otros productos del mismo género, permitir partidas de cuatro jugadores simultáneos, es algo que le da muchos puntos positivos. Además, no requiere el uso de ningún nunchuk, por lo que los grupos de amigos no tendrán que darse muchos quebraderos de cabeza para disfrutar del producto juntos. Está dirigido, prácticamente en exclusiva, a los aficionados a las Bratz a quienes les guste su estética y sus personajes, o que al menos hayan disfrutado con sus DVDs. Con un modo historia consistente sería un juego mucho más adictivo, pero tal como está, cumple con su trabajo y entretendrá a los más pequeños de la casa.