Inicio > Análisis > Candy Crush Saga

Candy Crush Saga

Son muchísimos los juegos de puzles tipo match-3 de los que hemos hablado anteriormente. Es uno de los géneros más poblados en el sector de los dispositivos móviles y de los juegos gratuitos para ordenadores desde redes sociales. Esta vez detenemos nuestra atención en el que ya está considerado como uno de los fenómenos de los últimos años: Candy Crush Saga. Inicialmente distribuido en Facebook en el pasado año 2012, posteriormente llegó a dispositivos móviles a fin de sacar provecho al uso de pantallas táctiles. King, su editora, ha obtenido una fama por encima de la de muchos otros juegos de puzles que han triunfado en tiempos recientes. Que Candy Crush Saga haya llegado a tener publicidad en televisión es una buena demostración de la confianza de sus responsables en el producto.

JUGABILIDAD

En marzo de 2013 Candy Crush Saga logró convertirse en el juego más jugado en Facebook y su presencia en móviles también está siendo exitosa. ¿Qué tiene Candy Crush Saga que lo haga tan adictivo?. En la base, se trata, como decíamos, de un match-3 bastante clásico, planteado con una filosofía free to play que regula las veces que podemos jugar en base al tiempo que transcurra. Comenzamos con cinco vidas que perdemos cuando fallamos en un nivel y podemos recuperarlas con el paso del tiempo, una cada media hora, solicitándoselas a nuestros amigos o pagando dinero real por ellas. Si no tenemos vidas tendremos que esperar hasta conseguir una para volver a jugar. Pero dado que solo perdemos las vidas cuando fallamos en un nivel, es posible que si somos habilidosos cinco vidas nos duren horas y horas, e incluso días.

Durante la partida cada nivel nos propone un reto determinado, pero la mecánica para conseguirlo siempre es la misma: haciendo combinaciones de al menos tres caramelos iguales. Se diferencian principalmente por el color, y si los juntamos con eficiencia podemos dar fruto a largas series de combinaciones con las que obtener una gran puntuación. Además, si los combinamos de formas específicas, como uniéndolos en cuatro o incluso en cinco iguales, crearemos objetos más poderosos con los que será mucho más sencillo acabar los niveles. En ocasiones el juego se convierte en un duro ejercicio de agudeza mental para no realizar las combinaciones que nos recomienda la CPU, con las que tendremos poco éxito, sino para conseguir combos que creen caramelos de mayor potencia.

Otro ingrediente fundamental del juego son los boosters, que podemos adquirir, principalmente, mediante pago de dinero real. Son ayudas que no vienen nada mal en momentos específicos y que nos pueden ayudar a superar un nivel que se nos resiste. Uno de los boosters nos da cinco movimientos adicionales, otro nos da más tiempo e incluso es posible comenzar con objetos especiales, como la bomba de color.

Candy Crush Saga tiene cinco tipos de pantalla que se van desbloqueando a medida que avanzamos, algunas más utilizadas que otras. Una de ellas es la de puntuación, en otra hay que eliminar gelatina y en la misión de ingredientes nos tenemos que asegurar de llevar al final de la pantalla varias frutas específicas. Los niveles de tiempo también son populares, mientras que en otros, cuya misión es realizar objetivos determinados, se nos pide, por ejemplo, recolectar caramelos de un color específico.

El aspecto más positivo de Candy Crush Saga se encuentra en que es un juego que recibe multitud de actualizaciones. La última hasta el momento llegó el 27 de junio y aumentó la cantidad de niveles hasta el 425, mientras que en julio es posible que entre en escena una nueva tanda de pantallas. Sin ser un juego especialmente original, dado que reúne elementos y factores ya vistos en otros muchos match-3, ofrece diversión y accesibilidad para todo tipo de usuarios.

GRÁFICOS

La disposición de los menús es intuitiva y todo está presentado de manera que sea muy fácil saber dónde se encuentra cada una de las opciones del juego. La interconexión con Facebook está tan bien implementada, con los avatares y nombres de nuestros amigos, que ni siquiera nos daremos cuenta de estar jugando en un dispositivo móvil y no en la red social. Por otro lado, los diseños del juego en general están llenos de color, algo que encaja con la temática y que ayuda a la realización de los niveles, donde la existencia de muchos colores distintos es fundamental para la diferencia de cada caramelo. Hay, como complemento, una serie de personajes secundarios con los que se aporta un mayor contexto al juego.

MÚSICA & SONIDO

El apartado sonoro no suele ser, ni mucho menos, uno de los grandes rasgos del género de los puzles y en especial de los match-3. Con que tengamos una selección de sonidos correcta que acompañe cada momento de la partida, como el uso de objetos y la realización de combinaciones, nos damos por satisfechos. La música queda en un segundo plano y resulta anecdótica, si bien tiene un estilo bastante particular, con ritmos que llegan incluso a hipnotizar en algunos casos. Por otro lado, una voz muy masculina irá mencionando la jugada cuando realicemos buenas combinaciones.

CONCLUSIÓN

Candy Crush Saga es un juego que tiene un éxito merecido, pero no solo porque el juego funcione de forma exitosa, sino porque sus creadores han llevado a cabo bien todos los pasos para obtener un título de fama. Lo llevaron a Facebook y triunfó, lo pasaron a dispositivos móviles y mantuvo el éxito, y ahora se están dejando la piel para que la cantidad de jugadores que lo disfruta en todas las plataformas sea incluso superior. ¿Tiene algo que a nivel jugable garantice este boom que se está creando alrededor de Candy Crush Saga?, no nos engañemos, no lo tiene. Pero esto no quita mérito a lo que han logrado.