Inicio > Análisis > Devil May Cry 4 Special Edition

Devil May Cry 4 Special Edition

Tras la remasterización de DmC, Capcom no se arriesga y sigue tirando de juegos de la saga del cazademonios ya hechos, esta vez con Devil May Cry 4. Ya tuvimos la trilogía de PS2 en HD para PS3 y Xbox 360, el quinto Devil May Cry de PS3 y Xbox 360 remasterizado en PS4 y Xbox One y ahora nos llega la cuarta entrega, exclusiva de PS3, a PS4, Xbox One y PC. ¿Qué será lo siguiente? La remasterización de la colección de la HD Collection de Devil May Cry?

El origen de la cuarta entrega

Por todos es sabido que Devil May Cry se trata de un hack and slash desarrollado por Capcom que nació de la fallida primera versión de Resident Evil 4, de ahí el parecido que tiene Dante con Leon S. Kennedy en RE4. Tras ese nacimiento en PS2, Dante revolucionó el género hack and slash con una primera entrega que cosechó un gran éxito. Igualito que su segunda entrega, que se convirtió en la mejor de la saga… no, es broma. De hecho Devil May Cry 2 siempre fue considerado el peor de la saga. El cambio de director no le vino muy bien. Pero entonces llegó Devil May Cry 3 convirtiéndose rápidamente en el más querido por los fans.

Después fue el turno de PlayStation 3 y los chicos de Capcom tuvieron que pensar algo con lo que sorprender a los fans con un juego que mantuviera la esencia de los anteriores de PS2. Así nació Nero, nuevo protagonista de Devil May Cry 4 que, al contrario que Raiden en Metal Gear Solid 2 (fijaos también en el parecido que tiene con él), no le quitó todo el protagonismo a Dante, sino que lo compartieron, pues de los veinte niveles del juego diez fueron para Nero y otros diez para Dante, cambiando la forma de jugar entre ellos y contando la historia desde sus diferentes perspectivas.

Puede alabarse el riesgo que corrieron al meter a un nuevo protagonista y su inteligencia al no olvidarse tampoco de Dante, pero no podemos alabar de la misma forma lo cómodos que fueron. Para empezar, Nero es clavadito a Dante, peliblanco, molón y un chulo. Parece que veían venir qué pasaría si en la saga ofrecías a un protagonista con un look muy diferente (lo que pasaría años después con DmC). Y para seguir, los escenarios que recorría Dante y los enemigos a los que se enfrentaban eran los mismos que los de Nero.

Las novedades de Devil May Cry 4 Special Edition

En esta Special Edition no esperéis encontraros otra cosa, pues no han añadido nada más original para Dante. Lo que sí han añadido han sido a tres personajes con los que superar la campaña que cambian sustancialmente la forma de jugar. Esos tres personajes son Vergil, el hermanísimo de Dante; Trish, la compañera que aparecía en el primer juego; y Lady, la motera de Devil May Cry 3. Con Vergil podemos teletransportarnos, utilizar tres armas como espadas o un guantelete y la habilidad Devil Trigger con la que nos transformamos en un poderoso demonio.

Lady, por su parte, como humana que es, prefiere confiar en sus armas de fuego como pistolas o escopetas, siendo con ella este tipo de armas mucho más útiles que con otros personajes. ¡Si hasta tiene un lanzamisiles la tía! Por último, Trish cuenta con la legendaria espada de Sparda, ataques cuerpo a cuerpo y una ballesta.

No hay que desdeñar a estos personajes y la forma que tienen de alargar la duración del juego si te lo quieres pasar con ellos aprovechando sus nuevas habilidades y armas, pero ¿no se lo podrían haber currado más añadiendo un modo historia para ellos? Aunque fuese corto para complementar que también los podamos usar en la campaña de Nero y Dante. Y eso que al inicio Trish y Lady tienen sus propias escenas, pero… al final vuelve a dar la sensación de que se han acomodado demasiado y que han dejado un buen trabajo a medias. Para colmo, ni Trish ni Dante pueden utilizarse desde el principio, hasta el décimo nivel. Ya de no respetar la coherencia narrativa con la presencia de los personajes jugables, lo suyo hubiera sido que permitiesen controlarlos en cualquier nivel.

De todas formas, seguimos teniendo elementos que alargan más la duración, como más dificultades (algunas para sufrir como la de Caballero Oscuro Legendario), el modo Turbo que vimos en DmC para jugar a toda velocidad o el modo Palacio Sangriento, para enfrentarnos a oleadas de demonios. Bueno, también hay elementos para acortarla, pues podemos realizar micropagos para subir de nivel más rápido a los personajes, sí, parecido a lo que hicieron con los Fatality de Mortal Kombat X. El colmo, vaya.

El estilo Capcom

Gráficamente el juego no ha envejecido mal para ser un o de los primeros juegos de PS3 (salió en 2008), pero tampoco la reedición aprovecha el potencial de la nueva generación, tiene sus fallos y las cámaras siguen siendo incómodas en ocasiones. Nada que decir respecto a la música, que no necesita cambiar, dado que sigue siendo cañera respetando el espíritu Devil May Cry.

No es una mala reedición, pero si no fuese por esos personajes buenos no habría demasiados alicientes para comprarla si ya te hiciste con Devil May Cry 4 en su día. Aún así, los fans de Dante (y Nero) disfrutarán con él y con la posibilidad de recuperar personajes clásicos para jugar con ellos.