Inicio > Análisis > Double Dragon Trilogy

Double Dragon Trilogy

Los hermanos Billy y Jimmy Lee son unos expertos en artes marciales a los que no hemos olvidado con facilidad desde su debut en el año 1987. Han pasado casi 30 años, y se dice pronto, desde que tuvimos la ocasión de rescatar a Marian por primera vez. En la época todavía éramos unos niños que alucinaban con todos los beat’m ups que llegaban a los salones recreativos. Y Double Dragon era uno de los juegos que nos entusiasmaban. Tenía gigantones que salían rompiendo el muro (uno identificable con la figura de M.A. Barracus, de El Equipo A), chicas de malvivir con látigos, pandilleros, objetos que podíamos usar como arma y el codazo. La figura del codazo se puso de moda en los 80 gracias a Double Dragon. Una vez descubrías el truco, con una moneda (y no decimos cinco duros, por eso de no sonar carcas) podías avanzar de lo lindo hasta que te caías intentando cruzar el puente (porque sí, lo hacías más de una vez, como en el “salto” de Golden Axe hasta que le cogías el truco). Al final te cargabas al matón, y como buen chaval de la época, te importaba tres pepinos si Marian estaba a salvo o no.

Double Dragon Trilogy 001

La saga contó con secuelas, aunque el episodio original fue el que más importancia tuvo. La segunda entrega fue muy resultona, pero el tercer juego significó un auténtico batacazo para la versión arcade. Tuvimos que esperarnos a la conversión en consolas para disfrutarlo en condiciones. Más tarde llegaron interminables versiones-secuelas-spin-offs y otros experimentos que han ayudado a que los gemelos dragón hayan mantenido su fama (¿Y quién se ha olvidado de la película con Alyssa Milano?).

Hoy analizamos Double Dragon Trilogy, un recopilatorio digital disponible en PC que de la mano de DotEmu nos permite acceder a la trilogía original de arcades adaptada a nuestro ordenador. Tranquilos, no es una mera emulación de las roms, sino que se han implementado algunos cambios. Por desgracia, Double Dragon 3 The Rosetta Stone sigue siendo tan malo como en el pasado.

Todo comienza con un secuestro

No sabemos qué fue peor para los hermanos Lee, que compartieran la chica que les gustaba o que la secuestraran. En cualquier caso, su historia original comienza cuando la chica en cuestión, Marian, es secuestrada por la banda de los Black Warriors. A partir de ahí el argumento de la saga fue derivando y entre crossovers con Battletoads, la serie de animación y las otras versiones, ya hemos olvidado exactamente qué hacían estos chicos en su tiempo libre.

El recopilatorio incluye, además del ya mencionado tercer juego y del primer título, conocido simplemente como Double Dragon, la secuela: Double Dragon 2 The Revenge. Son tres juegos que podemos disfrutar con libertad en el orden que queramos, cambiando de clásico a través de una interfaz muy maniobrable y cómoda.

Double Dragon Trilogy 002

Los tres juegos se han optimizado para que funcionen bien en Windows, pero como decíamos antes, sin obrar milagros de por medio. Podemos jugar en el modo Arcade o en Story. El primero se puede decir que es la experiencia clásica de ir al recreativo y jugar, aguantando lo que podamos con los créditos que tenemos a nuestra disposición para intentar avanzar todo lo posible. Si nos matan y nos quedamos sin monedas, lo que importará será la puntuación que hayamos obtenido. En el modo Story podemos ir desbloqueando niveles y el sistema es un poco más moderno, aunque tampoco esperemos nada que nos sorprenda. En este último caso hay logros, lo que puede ser un incentivo añadido. Esta filosofía de dos modos se aplica a los tres juegos y podemos jugar tanto en solitario como en local con un segundo jugador (recomendamos dos mandos) como a través de la red. Lo difícil de jugar en Internet es encontrar otro usuario con el que compartir la aventura y que no nos matemos debido al inevitable fuego amigo.

Clásicos imperecederos de los arcades

Con Double Dragon Trilogy podemos elegir si queremos jugar de la forma más clásica o incorporar un filtro tanto en lo vinculado con los gráficos como con el sonido. Podemos utilizar gráficos con filtro y sonido clásico o viceversa, siendo dos aspectos totalmente diferentes. El filtro de vídeo permite que veamos la imagen un poco más suavizada, algo que en los monitores actuales resulta beneficioso si queremos que quienes no son aficionados al retro jueguen en pareja con nosotros. Respecto al sonido, la versión remasterizada también suena bien, pero la banda sonora original sigue siendo tan buena que nos da pena cambiar a las nuevas versiones. En todo caso, ya depende de vosotros y del nivel de tolerabilidad que tengáis hacia los sonidos de 8 bits.

Los tres juegos incorporan tablas de clasificación, controles que podemos configurar con mando o teclado y un total de tres niveles de dificultad. No es que esta saga sea precisamente complicada, pero quizá si jugamos en cooperativo y queremos simplemente pasarlo bien nos guste elegir el modo fácil, que es más sencillo que el arcade clásico. El nivel medio recibe el nombre de original y es parecido al arcade, mientras que también tenemos el modo experto para los usuarios más habilidosos.

Double Dragon Trilogy 003

Uno de los abuelos de los beat’m up

Hay que respetar a Double Dragon como lo que es, uno de los “abuelos” del género de los beat’m ups. Fue uno de los primeros títulos, en tiempos de Renegade y de otros pioneros, en permitirnos avanzar por las calles rompiendo cabezas y dando golpes hasta en el carné de identidad a todo tipo de maleantes. El juego nos enseñó a lanzar cuchillos, a usar el látigo para arrear y a tener cuidado con los agujeros en el suelo para no perder vidas. También nos ilustró sobre cómo cuando un ascensor baja y se abre puede ser para sorprendernos con enemigos dispuestos a darnos una paliza. En general, Double Dragon Trilogy es una buena ocasión para devolverle el favor al juego originario de Technos Japan por todo lo que nos enseñó en el pasado.