Inicio > Análisis > Dragon Ball Z Dokkan Battle

Dragon Ball Z Dokkan Battle

Los japoneses ya lo están disfrutando con buenos resultados desde hace unos meses y ahora Dragon Ball Z Dokkan Battle ha llegado hasta Occidente dispuesto a proporcionarnos el mismo nivel de entretenimiento. Lo hace en forma de free to play, con un sistema de combate muy estratégico y mediante una jugabilidad distendida que no implica ningún tipo de dificultad. Aunque está muy enfocado a los fans de la obra de Akira Toriyama, su simple mecánica permite que lo disfrute cualquier tipo de persona.

Mezcla de géneros

La jugabilidad de Dragon Ball Z Dokkan Battle pone sobre la mesa una interesante mezcla de géneros para aportar al jugador una experiencia muy completa. De primeras, contamos con una historia que justifica todo lo que ocurre a lo largo de la partida. Como de costumbre en este tipo de spin-offs, Trunks tiene que plantar cara a un caos en el espacio y el tiempo que le traslada a un mundo donde ocurren las cosas de una forma distinta a la habitual. Esto permite que los desarrolladores puedan combinar a personajes de distintas épocas e incluso a los que habían fallecido a lo largo de distintos momentos de la historia de Dragon Ball. El resultado es un auténtico disfrute para el fan, porque podrá ver reunidos a decenas y decenas de personajes que reconoce.

[column size=one_half position=first ][/column] [column size=one_half position=last ][/column]

Una vez nos situamos en acción vemos que el juego combina, como decimos, un buen número de géneros. Tenemos elementos de los juegos de tablero, de los de puzles y de los de estrategia. Y también hay una parte de RPG, así como de juego de cartas. Todo unido da como resultado una jugabilidad que, al menos, resulta más refrescante de lo habitual, algo que se debe aplaudir ante la reiteración que se vive en el sector de los móviles. Esto no quita, eso sí, que el juego, en cada una de sus partes, recuerde a otros títulos, pero es comprensible.

Comenzamos obteniendo nuestra primera carta, la que actuará de líder. Como es habitual en este tipo de títulos, recomendamos reiniciar el juego en varias ocasiones hasta conseguir las cartas iniciales que nos convenzan. No hay una norma para las cartas iniciales. En un dispositivo comenzamos con una carta SR de Goku y en otro con una SR de Muten Roshi. Como la de Muten Roshi no nos convencía, reiniciamos la partida. Tres veces seguidas nos volvió a tocar Muten Roshi, pero luego fue cambiando hasta que en la séptima sacamos a la Android 18. Esta carta líder, que después podemos cambiar por otra que obtengamos a voluntad, es la que nos proporcionará una habilidad especial. Por ello es importante que además de usar una carta líder que nos guste, sea una que disponga de una habilidad que encaje bien con nuestro modo de jugar. Esta mecánica es una habitual de los juegos japoneses para móviles, así que si sois habituales ya la dominaréis.

El juego dispone de un modo historia que nos va llevando misión tras misión por series de tableros llenos de combates y objetos. Para entrar en cada misión necesitamos gastar energía y esta energía se va recuperando con el tiempo. Las primeras horas no tendréis ningún problema con la energía, pero poco a poco iréis teniendo que esperar para jugar misiones, especialmente si participáis en los distintos eventos que se van ofreciendo a diario (para ganar cartas especiales, dinero u objetos).

Como decíamos, cuando iniciamos una misión nos situamos sobre un tablero. Tenemos tres dados de un valor determinado para movernos las casillas que se indiquen y podemos elegir siempre el que preferimos usar de los tres. Así, si dos casillas más adelante tenemos un objeto que podemos recoger, usaremos el dado que tengamos con 2 de movimiento y no el de 6. Todo dependerá de en qué casilla queramos caer. En algunos momentos, lógicamente, no habrá más remedio que caer en alguna casilla que no nos interese si no tenemos otros movimientos posibles. Sobre el tablero hay casillas de potenciación que suben el nivel de Ki de los personajes, de objeto, de trampa, de dinero, de sorpresa o de enemigo. Las de sorpresa nos pueden dar un regalo, potenciarnos, darnos dinero o darnos un golpe bastante duro. Algunas de enemigo se pueden “saltar” si pasamos de largo y otras nos obligan a combatir.

[column size=one_half position=first ][/column] [column size=one_half position=last ][/column]

El Ki te dará la victoria

El sistema de combate es, ante todo, original. Contamos con un equipo de 6 personajes (cartas) entre los que se eligen 3 de forma aleatoria en cada uno de los turnos de ataque. Algunos luchadores pueden combinarse entre sí si tienen algún punto en común, como que sean amigos, familiares o incluso enemigos. Hay algunas combinaciones bastante rebuscadas y otras ausentes que no entendemos (como que Vegeta no tenga combo con Goku). Si tenemos suerte, el combo lo haremos no solo entre dos personajes, sino entre los tres de un turno (esto es fácil de hacer, por ejemplo, con los androides). El disponer de una unión entre personajes nos proporciona distintos factores que ayudan al desarrollo de los combates.

En nuestro turno de acción tenemos una serie de esferas de Ki colocadas a modo de juego de puzles. Para determinar el ataque que realizará el personaje que tengamos marcado habrá que tocar la esfera que queramos activar. Si esta se encuentra con conexión con otras del mismo color o con la multicolor, creará una cadena que irá progresando hasta llegar al rival. Cuanto más se acerque a él, más daño hará al oponente.

Page 1 de 2Siguiente