Inicio > Análisis > Dragon Ball Z Extreme Butoden

Dragon Ball Z Extreme Butoden

Lo interesante del modo no es pasarse las misiones sin más, sino cumplir las tareas opcionales, como por ejemplo derrotar al enemigo en el aire o con un combo especial, y hacerlo con toda la vida y usando los combos definitivos para que nos den rango S, pues es la única manera de que nos den a la mayoría de personajes de apoyo. En algunas misiones también te dan ciertos personajes de apoyo con rango A (aunque no es lo habitual) y dinero con el resto de rangos.

Y he aquí la gracia del juego, esforzarse en conseguir rango S y en ir consiguiendo y probando los más de 100 personajes apoyo que le dan vidilla al juego. Puede que al principio os desesperéis porque no haya forma de conseguir rango S por muy bien que lo hagáis, pero ¿no nos estábamos quejando de la escasa dificultad? ¡Pues ale! La realidad es que una vez que tengamos nuestros truquillos no es tan difícil conseguir rango S, aunque nosotros la mayoría de los rangos S los conseguimos en una segunda pasada, cuando teníamos la mecánica cogida, pues necesitamos llevar ciertos items que compramos en una tienda disponible desde un menú del mapa para equiparnos y que nuestra salud estuviese al completo al finalizar un combate, hacer siempre el requisito de misión y realizar algún combo definitivo. Al final, hasta lo que parecía complicado en un inicio es fácil (aunque puede haber algún combate específico en el que el rango S se os atraviese por culpa del requisito especial y otras en el que lo cumpláis pero se os vaya un poco de las manos la salud).

[column size=one_half position=first ][/column] [column size=one_half position=last ][/column]

Decenas de personajes de apoyo para ayudarnos

También tenemos un Torneo de Artes Marciales que se hace cansino una vez lo volvamos a jugar, pero que nos desbloquea a un personaje controlable interesante y supone el mayor reto del juego. Y ya, no hay nada más que nos anime a seguir jugando, a no ser que tengamos un amigo con el juego y podamos jugar con él, pues no tiene multijugador online. Y aunque van a actualizarlo para integrar un modo online, por el momento solo lo harán en Japón, y nosotros tenemos que juzgar lo que hemos probado.

Bueno, el otro gran atractivo es el que ya os hemos contado, probar todos los personajes de apoyo una vez conseguidos. Y si lo de conseguir rango S lo lleváis mal no os preocupéis porque algunos personajes de apoyo se dan mediante códigos que se van mostrando en la página web del juego y que debemos introducir en la pantalla de título, y no son precisamente moco de pavo. Además, usarlos es muy fácil. En cada combate podemos equiparnos tres personajes jugables, o bien dos personajes jugables y dos de apoyo o un personaje jugable y cuatro de apoyo (eso llenando todos los huecos, claro, porque podemos llevar solo uno jugable o uno jugable y uno de apoyo, por ejemplo). Una vez en el combate solo debemos tocar la pantalla táctil para sacar a quien queramos y esperar a que se recargue para poder volverlo a usar. Muy sencillito, siguiendo la misma mecánica que Supersonic Warriors 2. Entre los personajes jugables hay pocos interesantes, de hecho más de lo mismo a excepción de Bills y Goku Super Saiyan Dios (con el pelo azul).

En cuanto a los personajes de apoyo hay mucha más tela que cortar, desde luchadores consagrados de la saga hasta personajes más secundarios y hasta directamente no luchadores y otros que rozan lo patético (pero que aquí molan), y no, no estamos pensando ni en Yamcha ni en Chaoz, aunque también están. La lista es larga y se actualiza cada cierto tiempo, pero algunos de los que tenemos, para que os hagáis una idea de la variedad son: Bulma, Brief, Karin, la tortuga de Muten Roshi, Yamu (el compañero de Spopovich), el presentador del Torneo de Artes Marciales, el general Blue, Yajirobai, Chilled, el Jefe Conejo, Oolong, Puar, Mr. Popo y hasta los más nuevos como Jaco o Freezer dorado, por no hablar de Gine, la madre de Goku, que es la primera vez que aparece en un videojuego de Dragon Ball. Así, hasta llegar a 100. Claro que no todos los personajes son igual de útiles, los hay hasta que no sirven para mucho, decantándonos al final por los que hacen los ataques más brutales como Gogeta Super Saiyan nivel 4 o los que nos defienden como Metal Cooler o Mr. Popo. Los que nos ofrecen objetos curativos como Karin pueden ser los menos útiles, pues como os hemos dicho ya, la salud no es algo que os escaseará en los combates.

[column size=one_half position=first ][/column] [column size=one_half position=last ][/column]

Puestos a ser tiquismiquis, y ya que son pocos los personajes jugables y que lo que se nos vendía era una oleada de personajes apoyo que animasen las peleas, podrían haber incluido muchos más de inicio, aunque solo fuesen por fanservice como Kiwi, el general Red, Nam, Dracula Man… y para todos se nos ocurre algún movimiento que les hiciera más o menos únicos (al fin y al cabo hay muchos de apoyo que hacen cosas parecidas). Hay que decir que algunos personajes todavía no han salido de Japón (los códigos varían según la región) como Towa, Miira, Goku de granjero, Vegeta bailando o Krilin de policía. Todo sea dicho, a pesar de que podrían haber dado todavía más juego y haber mayor numero de ellos, los personajes de apoyo es el elemento que más nos ha hecho disfrutar del juego, echándonos las risas con algunos y sorprendiéndonos con otros.

Una nueva ración de Dragon Ball

Visualmente es resultón, e incluso el 3D luce bien cuando los personajes hablan y en las escenas en la que dos bombas de ki chocan, pero luchar con el efecto 3D activado puede ser un poco incómodo. Las voces, por su parte, están en japonés y son las de la serie, mientras que la música no destaca en ningún momento, la típica en estos juegos de Dragon Ball.

¿Qué tenemos con Dragon Ball Z Extreme Butoden? Una simplicidad alejada de las mecánicas de los Butoden de SNES y más acercada a las de Supersonic Warriors 2. Un producto pensado para que lo disfruten los muy fans del manga/anime e incluso para los pequeños de la casa, que podrían introducirse en el universo dragón sin complicarse demasiado con combates complejos. Pero, ante todo, no es para nada un mal juego, solo le falta una vuelta de tuerca y algo más de complejidad, pero si le añaden ese modo online comentado puede dar para muchas horas de vicio y diversión con combates un poco más exigentes.

[column size=one_half position=first ][/column] [column size=one_half position=last ][/column]
AnteriorPage 2 de 2