Inicio > Análisis > Dragon Flight

Dragon Flight

El género de los shoot’m up se traslada a iOS con un juego gratuito donde tendremos que acumular la mayor cantidad posible de puntos sin morir en el intento.

Dragon Flight Portada

Dragon Flight
Nota: 70
Plataforma: iPad (analizado) e iPhone
Artículos
Género: Shoot’m Up
Imágenes
Lanzamiento: 18/06/12 | 18/06/12 | 18/06/12
Vídeos
Desarrollador: NextFloor
Trucos
Editor/Distribuidor: NextFloor/NextFloor
Saves
CÓMPRALO:
|

Los juegos de naves, más conocidos como shoot’m ups, se han expandido con fuerza en iOS, donde ya están disponibles algunos grandes clásicos. Lo que hasta ahora no habíamos visto tanto era la combinación de dos estilos de juego tan distintos como los que confluyen en Dragon Flight. Este título creado por NextFloor nos invita a disfrutar de una combinación entre la jugabilidad de los shoot’m up y la de los endless running games, aquellos juegos donde avanzamos de forma automática hasta morir mientras vamos haciendo puntos a destajo. El resultado es cuanto menos curioso por lo que aporta a la jugabilidad habitual de estos títulos freemiun, consiguiendo que sea muy entretenido para partidas breves.

JUGABILIDAD

Dragon Flight no tiene la profundidad de Bug Princess 2 Black Label o similar, ni tampoco opta por el planteamiento de los bullet hell, pero dispone de algunas referencias. La base es más parecida a la de los juegos de naves de los años 80 y 90, con oleadas bien separadas de enemigos que van viniendo hacia nosotros en su respetado orden. Podemos pensar en clásicos del tipo de Gemini Wing o Pop’n Twinbee y no estaremos desencaminados en relación a lo que ofrece este título planteado con una cámara de visión vertical. El control es muy simple, dado que sólo tenemos que arrastrar con el dedo la nave de lado a lado, siendo el disparo automático. No podemos ir hacia arriba o hacia abajo, contando sólo con dos direcciones de movimiento. Esto simplifica mucho las cosas, pero en cierto modo también las complica.

Las oleadas de enemigos van aumentando su ritmo y resistencia a nuestros disparos para que tengamos motivos por los que divertirnos más a largo plazo. Y aunque se trata de un juego con una sola vida, contamos con la posibilidad de subir de nivel con los puntos de dinero que obtengamos en cada una de las partidas. Estos se nos darán en forma de piezas doradas o con gemas de color rojo que nos proporcionarán un empuje de puntuación superior. Cuanto más dinero tengamos más compras podremos realizar, tanto en forma de objetos potenciadores como en la subida de nivel. Así, poco a poco vamos viendo que la jugabilidad resulta más apropiada, especialmente en lo referido a la potencia de nuestros disparos. Cuando avancemos lo suficiente la excesiva simplicidad del juego nos podría llevar a pensar que, debido a la existencia de disparo automático, sólo tendríamos que quedarnos parados en una esquina para avanzar sin muerte posible. Nada más lejos de la realidad, dado que hay obstáculos, ataques enemigos de los que se nos avisa sobre la dirección que tomarán, que no se pueden bloquear con los disparos. Y la computadora es lo suficientemente inteligente como para lanzar estos ataques en la posición en la que nos encontremos. Así que si nos quedamos parados, siempre nos vendrán los ataques por la misma dirección mientras los enemigos, estos si, realizan sus circuitos correspondientes.

El uso de objetos mientras jugamos se convierte en un buen factor que aporta diversión. Estos aparecen eliminando a los enemigos y nos pueden proporcionar distintas ventajas, como disparo doble o recarga del ataque bomba con el cual lanzamos un enorme rayo de energía por la pantalla. Son una buena ayuda para resistir más tiempo y conseguir llegar más lejos, algo que se compartirá con otros jugadores para ver quién tiene más habilidad. Con este sistema de partidas rápidas la gracia está en obtener dinero y poco a poco mejorar a nuestro protagonista, lo que para partidas cortas no está nada mal.

GRÁFICOS

El diseño de la protagonista, una valquiria montada en un dragón, no es que haga demasiado para lucir en pantalla, dado que sólo le vemos por arriba y desde un ángulo ligeramente trasero. Las animaciones, en este sentido, no son para tirar cohetes, pero el personaje no se mueve de una forma excesivamente brusca. Con el diseño de enemigos nos encontramos oponentes demasiado reiterativos que apuestan por pequeñas modificaciones de aspecto y cambios de color, pero que debido a la velocidad del juego tampoco nos permiten centrarnos demasiado en ellos. Por otro lado, como las partidas son medianamente cortas, no hay mucho tiempo para que aparezcan otros oponentes, lo que acaba siendo un ligero defecto. La fluidez del juego rinde a un buen nivel, pero no se reúnen en pantalla suficientes elementos como para que estuviera justificado que sufriera alguna ralentización. Lo que sí hay que destacar de forma positiva son los fondos, que van cambiando de manera notable y que se generan de forma aleatoria cada vez que comenzamos una partida.

MÚSICA & SONIDO

El efecto de los disparos y los ataques está bien implementado, mientras que la banda sonora, sin pasar a un plano protagonista especial, consigue que no nos cansemos de ella en exceso aún tras volver a empezar la partida una y otra vez en repetidas ocasiones. No es un apartado que haya sido especialmente cuidado, lo que choca con una de las tradiciones de los shoot’m ups, que suelen destacar por su banda sonora.

CONCLUSIÓN

Dragon Flight es un shoot’m up para usuarios a los que les apetezca disparar a unos cuantos enemigos al estilo de juego de naves pero no estén buscando nada complejo. Su mecánica free to play está muy remarcada debido a la existencia de una sola vida en cada partida, siendo muy necesario repetir y repetir hasta subir de nivel y mejorar a la protagonista. Para ganar oro rápidamente podemos usar dinero real, pero eso ya es, como de costumbre, decisión del jugador.