Inicio > Análisis > Dragons vs. Unicorns

Dragons vs. Unicorns

El equipo de desarrollo de Digital Harmony Games nos introduce con su nuevo juego en un mundo de fantasía al que debemos ayudar ayudando a los unicornios.

Dragons vs. Unicorns Portada

Dragons vs. Unicorns
Nota: 70
Plataforma: iOS
Artículos
Género: Acción
Imágenes
Lanzamiento: 04/12/12 | 04/12/12 | 04/12/12
Vídeos
Desarrollador: Digital Harmony Games
Trucos
Editor/Distribuidor: Thumbr/Thumbr
Saves
CÓMPRALO:

Lo primero que nos viene a la cabeza, de manera inevitable, cuando probamos el juego Dragons vs. Unicorns es el clásico Plants vs. Zombies, ya sea por su título o por su mecánica de jugabilidad. En este nuevo lanzamiento se intenta darle una vuelta al concepto que ya conocemos, que viene a ser un defensa de la torre de pantalla fija donde debemos eliminar a todos los enemigos que aparezcan en cada oleada sin que se nos pase ninguno. Aún así, es justo reconocer que la jugabilidad de Dragons vs. Unicorns incorpora características propias destinadas a distanciarle del título de Popcap y de otras propuestas similares.

JUGABILIDAD

En Dragons vs. Unicorns tenemos un sistema de juego fácil de entender, pero que vamos a sufrir para dominar debido al reto que plantea. En la pantalla izquierda de la pantalla tenemos unos huevos de unicornio que debemos proteger, así como un unicornio adulto y un erizo. Por la pantalla derecha, sin seguir unas líneas prefijadas, aparecerán enemigos que irán hacia los huevos avanzando a su propio ritmo. Nuestra misión será eliminarlos antes de que lleguen a los huevos, dado que de otra manera los romperán, acabando la partida si los perdemos todos.

Para terminar con los enemigos sólo tenemos que trazar una ruta saliendo del erizo hacia donde queremos que vaya. Al soltar el dedo el erizo saldrá disparado siguiendo exactamente la ruta que hayamos marcado. Pero claro está, habrá que saber que el erizo irá, como indicamos, donde le hemos guiado y no buscará al oponente. Dado que los rivales están en constante movimiento, si no hemos calculado la ruta lo que ocurrirá es que el erizo irá hacia una zona en la que el oponente estuvo segundos atrás, pero donde no se encuentra en la actualidad. Esto es lo que refina la jugabilidad de Dragons vs. Unicorns y lo que la hace especialmente compleja y particular. Tenemos que calcular cada uno de los movimientos que realizamos con el erizo y pensar si el enemigo está en el punto x, que cuando nuestro arma llegue hasta allí el oponente ya habrá avanzado hasta el punto a, por lo que habrá que redefinir la ruta que realizará. Para que las cosas se pongan más interesantes, si terminamos con varios enemigos al mismo tiempo obtendremos puntuación adicional, lo que nos favorecerá para terminar los niveles con la mayor cantidad posible de estrellas (tres, como en Angry Birds y otros juegos para móviles). Poco a poco vamos desarrollando una mayor habilidad con el erizo y llegamos a tener en cuenta que este puede golpear también cuando está volviendo a la posición de salida, beneficiándonos del efecto bumerán de una manera más que interesante. Pero habrá que ser cuidadosos, porque el mismo camino que recorren los enemigos lo realizan conejos que sirven para ayudar a que los huevos se desarrollen y que así nazcan pequeños unicornios de ellos, lo que nos favorece con puntos. Si no tenemos cuidado con los lanzamientos acabaremos matando también a los inocentes conejitos que nos quieren ayudar.

A medida que avanzamos desbloqueamos técnicas y habilidades. Estos son consumibles que podemos adquirir usando dos tipos de moneda, una de ellas difícil de conseguir salvo con dinero real, aunque bajo las condiciones habituales de los free to play. Estas habilidades suponen ventajas importantes para nosotros, dado que nos dan un pequeño apoyo a la hora de enfrentarnos a los enemigos. Por ejemplo, habrá un potenciador de resistencia con el que los huevos de unicornio ganarán defensa añadida y resistirán a los golpes de nuestros oponentes.

En total se incluyen un total de 40 niveles que se dividen en cinco mundos distintos, pero Dragons vs. Unicorns se trata de uno de esos juegos muy abiertos a la actualización. Tiene el reto añadido de repetir las pantallas para intentar la mayor puntuación posible.

GRÁFICOS

El aspecto visual se puede decir que es, de lejos, uno de los aspectos más reconocibles de Dragons vs. Unicorns, introduciéndonos en un mundo de fantasía y colores pastel. Todos los diseños están planteados desde un punto de vista simpático y original, e incluso los enemigos con los que nos encontramos tienen un aire muy agradable. Aunque no hay una considerable variedad de diseños, se opta por el cambio de colores para que la jugabilidad resulte un poco más amena. Por su lado, los fondos varían más de lo habitual, llevándonos a combatir sobre el césped, en terrenos áridos y en otras zonas que van cambiando de color de forma característica. No es un juego espectacular gráficamente, dado que las animaciones de los personajes son mínimas, pero resulta cumplidor.

MÚSICA & SONIDO

La personalidad de Dragons vs. Unicorns es la de un juego desenfadado que apuesta por situar a los usuarios en un mundo donde aunque te tomas tu objetivo en serio, no te acabas de sentir demasiado preocupado. Esto tiene repercusión también en el sonido, con efectos y melodías muy animadas que acompañan bien, intentando mantener un tono jovial constante.

CONCLUSIÓN

Dragons vs. Unicorns es un juego que no deja una mala sensación y que consigue aportar algo de originalidad a un género que ya ha visto aparecer decenas de producciones similares. La estructura de los niveles, basados en oleadas en las que cada vez tenemos más dificultad, funciona, y el uso de habilidades a medida que vamos avanzando se convierte en un ingrediente adicional de interés. Si bien al principio es un poco pausado, cuando lleguemos a las fases más complejas y la pantalla se llene de oponentes, comenzaremos a apreciar todo lo que tiene por ofrecer el juego.