Inicio > Análisis > Dynasty Warriors 8 Empires

Dynasty Warriors 8 Empires

Después de Dynasty Warriors 8 y de Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends Complete Edition es el turno de ponernos manos a la obra con Dynasty Warriors 8 Empires. Tal y como manda la tradición, antes de que una entrega numerada de Dnyasty Warriors se despida y deje paso a la siguiente edición, siempre se pone a la venta la versión estratégica Empires. Esta ofrece una jugabilidad totalmente distinta en cuanto a su concepto respecto a la de las otras versiones. Así, en lugar de tener un modo historia en el que introducirnos, lo que nos ofrece Dynasty Warriors 8 Empires son distintas situaciones y periodos históricos en los que nuestro objetivo es conquistar China y salir airosos de disputas de territorio determinadas. La mecánica cambia debido a que se incorpora un sistema estratégico y mucho más técnico, algo que nos llevará a pasar tanto tiempo tomando decisiones en los menús como combatiendo en el campo de batalla.

Dejarás tu nombre escrito en la historia

Sabemos que la jugabilidad de la saga Dynasty Warriors está dirigida a un tipo de jugador específico. Si te gusta aporrear botones, conquistar bases y derrotar generales, Dynasty Warriors es lo tuyo, tanto como al futbolero le vuelve loco cada episodio de FIFA. De otra manera, salvo que seas fan de Link (y hablamos de ti, Hyrule Warriors), te interesarán más bien poco estos títulos. La excepción la puedes encontrar con las ediciones Empires, porque no se remiten simplemente a repetir la fórmula de las entregas principales. Aquí las batallas son un ingrediente más de un conjunto jugable mucho más profundo.

El modo principal, Empires, es donde tenemos el reto de conquistar toda China para hacer que se rinda tributo a nuestra bandera (debidamente diseñada por nosotros). Si lo que nos gusta es participar en el mundo de El Romance de los Tres Reinos de una manera personal, antes habremos pasado por el editor de personajes. Omega Force nos ofrece uno de esos editores profundos y llenos de posibilidades donde nos podemos crear todo tipo de héroes y heroínas, eligiendo armas, técnicas, estilo de pelo, de cara, medidas, complexión y otros rasgos determinados. No solo nos podemos crear un personaje principal, sino también diferentes aliados que podrán formar parte de nuestro imperio para que cuando comencemos en el modo Empires podamos tener un grupo de lo más particular.

Como decíamos antes, hay distintos escenarios disponibles en los que es posible comenzar, desde las historias impuestas hasta un modo abierto en el que todo comenzará de 0. Aunque tenemos la oportunidad de ponernos en la piel de un general ya existente, el interés en usar nuestro propio personaje resulta demasiado tentador. Si queremos podemos hacer que sea agente libre inicialmente y luego unirnos a un bando o formar nuestro propio ejército para encajar en medio de la ambientación. En cualquier caso, si no sois unos expertos en el tema, en el modo de dificultad Normal no vais a tener ningún problema en formar vuestro propio reino e ir conquistando territorios. Los niveles de dificultad están muy ajustados y no resulta un juego nada complicado (salvo que nos encontremos con Lu Bu, claro está), pareciendo que en esta ocasión se hubiera dejado de lado la optimización que normalmente se realiza para Occidente.

En el modo Empires hay dos fases fundamentales: la estratégica y la de acción. La estratégica se representa en un menú donde podemos ver el mapa de China y acceder a multitud de opciones y parámetros. El tiempo va progresando a medida que jugamos y tenemos una serie de meses para cumplir los objetivos que al inicio del periodo hayamos determinado nosotros mismos. Normalmente es fácil que sobre tiempo para que nos de tiempo para todo, así que en este sentido el juego no es nada exigente. También hay un límite de años para acabar la partida, pero salvo que tomemos muy malas decisiones lo normal será que nos sobren.

Eres el líder, toma decisiones

Desde la fase de planificación y estrategia podemos hacer prácticamente de todo. En este sentido es importante que intentemos ganar puntos de estima con el pueblo. Esto nos llevará a tener mejores condiciones en nuestra gestión del territorio y que también contemos con una mejor relación con nuestros aliados. El papel que hagamos en las batallas y las decisiones que tomemos influirán de una manera directa, en algunas ocasiones marcándose si una decisión será buena o no para el pueblo con iconos que nos irán echando una mano. Nuestra relación con los generales también derivará en eventos especiales, como forjar un lazo de amistad con uno de nuestros aliados o incluso casarnos con él y tener descendientes. Podremos aceptar traidores de bandos rivales, sacrificar a quienes no deseen unirse a nuestro bando tras ser derrotados o aceptar a quienes vengan pidiendo ayuda. El tipo de líder que decidamos ser dependerá de nosotros.

Durante las fases estratégicas tendremos que administrar dinero y recursos, lo que llevará a que podamos subir de nivel estructuras o a que mejoremos la cantidad de tropas y que ayudemos a nuestro pueblo. Son muchas las tareas a las que hay que prestar atención si de verdad nos tomamos en serio lo de introducirnos en la conquista de China. Lo que está claro es que no podemos ignorar estas decisiones e ir directamente a las batallas, porque esto aumentará la dificultad de manera ilógica y el juego perderá todo su sentido.

Como en otros episodios, será posible defenderse de ataques, reparar territorios que hayan sido asediados, forjar alianzas o mandar agentes encubiertos a los bandos enemigos para que siembren la duda y reduzcan la resistencia de las zonas que queremos conquistar. Y estas son solo algunas de las acciones que tendremos a nuestra disposición, dado que el juego no se puede decir que no sea profundo en este sentido. No obstante, es justo reconocer que después de conquistar China una y otra vez las opciones llegarán a resultar incluso repetitivas.

Estrategias para sobrevivir

En el campo de batalla utilizaremos al personaje elegido y dependiendo del tipo de desafío que se trate (si es un asalto, una batalla o una defensa, principalmente), podremos llevar una mayor o menor cantidad de aliados. Habrá que definir un número de tropas para que todos nuestros generales estén protegidos, dado que de quedarse sin ellas podrán ser asesinados o capturados, lo que implicará que acabarán en el bando contrario (incluso los personajes que tú mismo hayas creado en el editor, aportando credibilidad al sistema de juego). También configuraremos las estratagemas que llevaremos, una serie de cartas que se configurarán para cada personaje y que usaremos en vivo mientras nos encontramos en el campo de batalla.

Uno de los objetivos del juego es lograr desbloquear la mayor cantidad posible de estratagemas, dado que cambian mucho el desarrollo de la partida. Ya fue algo que estuvo presente en Dynasty Warriors 7 Empires y que derivaba de otra idea previa vista en la saga, donde el uso de cartas siempre ha tenido un papel especial. Las estratagemas tienen un tiempo de recarga, pero se pueden usar varias veces a lo largo de la partida. Hay de todo un poco, desde las que nos curan o nos dan habilidades extra, hasta las que nos permiten desplazarnos de golpe a nuestra base, lo que nos puede evitar una muerte segura o ahorrarnos camino para ir a proteger nuestro territorio. Otras estratagemas permiten construir torres de asedio, con las que proteger las bases que hayamos conquistado y en otros casos podemos invocar llamas de fuego o lluvias de flechas para atacar a los enemigos. Las estratagemas son utilizadas también por nuestros aliados de forma independiente y por la propia computadora rival. Para su utilización hay que tener en cuenta algunas condiciones del clima que podrían reducir su efectividad.

Otros de los parámetros del juego a los que tendremos que prestar atención son las armas EX para algunos de los personajes, la personalización del juego, que también se aplica a los caballos o los soldados, y la disponibilidad de submisiones en las batallas. Además del modo Empire (que ofrece local con pantalla partida) tenemos una opción libre y también modo online, donde la diversión aumenta (si encontramos jugadores, lo que no siempre es viable en este tipo de juegos). No nos olvidemos, por otro lado, de la incorporación de Xun Yu, único nuevo personaje de esta entrega que se une a los incontables héroes y heroínas que podemos elegir. Su arma es un cetro que permite la colocación de puestos de electricidad que van creando un circuito de energía que golpea a los enemigos.

Así se conquista China

Dynasty Warriors 8 Empires tiene mucho contenido para entretener, decenas de personajes, historias y batallas que nos llevarán a conquistar China bajo distintas ambientaciones. El editor es potente y completo, lo que refuerza el interés, mientras que su parte estratégica aporta mucha profundidad. El juego continúa teniendo lo visto en esta subfranquicia y proporciona a los jugadores exactamente lo que quieren. Los que estén buscando una entrega de Dynasty Warriors que recurra menos al machacabotones, encontrarán en esta opción la mejor recomendación.

El único problema que le encontramos es que gráficamente pierde un poco respecto a Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends Complete Edition, sobre todo en lo relacionado con los efectos visuales y la disposición de los escenarios. Aunque hay algunos elementos nuevos en los decorados, en general se nota que las exigencias técnicas que requiere el uso de estratagemas (a veces con efectos que cargan demasiado) ha hecho que el apartado técnico sea un poco más flojo. En términos de voces, estas se encuentran en japonés y los textos en inglés. Esta es la edición de la saga que más necesita que entendamos los textos, así que es algo a tener en cuenta.

Resumen
Dynasty Warriors 8 Empires representa una entrega muy estratégica y de mayor profundidad que las habituales tal y como manda la tradición.
Lo mejor
  • Más técnico que las ediciones previas de Dynasty Warriors 8
  • Diversión garantizada si nos involucramos en el juego
  • El editor de personajes
Lo peor
  • Gráficamente pierde respecto a Xtreme Legends
  • La parte estratégica podría ser más profunda para no resultar repetitiva
  • En los asaltos (raids) no es posible activar el multijugador local
8.2
Jugabilidad - 8.5
Gráficos - 8
Sonido - 8.5