Inicio > Análisis > Gabrielle’s Monster Match

Gabrielle’s Monster Match

Cuando en el año 2011 analizamos el juego Gabrielle’s Ghostly Groove: Monster Mix nos dejó bastante complacidos, suficiente para darle una puntuación de 70 sobre 100. El lanzamiento de Gabrielle’s Zombie Attack en iOS no nos gustó tanto, y acabó con un 50 de 100. Ahora analizamos Gabrielle’s Monster Match, que desgraciadamente tampoco cumple en iOS con las expectativas e incluso nos deja un peor sabor de boca que la anterior propuesta.

JUGABILIDAD

A Gabrielle le han hecho hacer prácticamente de todo como buen personaje estrella, en este caso de Natsume. En esta ocasión nos la encontramos en un juego de puzles de tipo tradicional, pero con algunas particularidades. La pantalla de juego es un bloque de 6×6 en el cual aparecen una serie de caras de personajes de la saga. Nuestro objetivo es moverlos por el panel para colocarlos en línea de al menos cuatro iguales, da igual si horizontal o vertical, para que se eliminen. Toda la selección habitual de características del género se da cita, como las combinaciones entre distintas líneas. La dificultad del juego se encuentra en que por cada movimiento que nosotros realizamos la computadora nos tira cuatro caras más al tablero. Esto puede provocar que el lugar en el que nos estuviéramos haciendo hueco para realizar una combinación se llene con una cara que no nos venga bien.

El problema de que se nos coloque una cara molesta se encuentra en que el desplazamiento de las fichas lo realizamos tocándolas y arrastrándolas por las posiciones libres del tablero. Si en el movimiento natural de una cara nos encontramos otra cara que bloquee el camino, no habrá forma de pasar por allí. Es un sistema no tan manido como otras mecánicas del género de los puzles, lo cual es de agradecer, y que invita a que pensemos de forma constante por dónde mover las distintas fichas. Así mismo, hay que tener en cuenta que algunas de las fichas que aparecerán tendrán iconos especiales, cuyo significado será que se provocarán combinaciones más amplias o condiciones añadidas al realizar una combinación con ellas.

El modo Quest es el principal, donde tenemos distintas misiones a las que plantar cara. Cada una de las misiones nos plantea un reto distinto bien diferenciado, aunque algunos no están del todo bien explicados cara al jugador que no tiene conocimientos de la saga. Por ejemplo, la primera misión nos indica un simple objetivo de “Elimina 8 Roberts”, a lo que el usuario se puede preguntar “¿Y quién es Robert?”. Al menos el objetivo se sigue marcando en pantalla, por lo que no resulta tan complicado darse cuenta de lo que hay que hacer.

Como ocurría en Gabrielle’s Zombie Attack, el principal inconveniente del juego es que Natsume nos intenta dar gato por liebre de nuevo. Dicen que es un juego gratuito, e incluso hemos llegado a ver que esto se afirma con firmeza, pero cuando hayamos terminado los cinco primeros niveles del modo Quest tendremos que pagar algo menos de 1 euro para desbloquear el resto. Lo mismo ocurre si queremos disfrutar del modo Endless, que está bloqueado. Solo podremos acceder gratis al Time Trial, el cual es bastante soso, dado que jugamos con un tiempo límite en nuestra contra que no nos da mucho margen para avanzar.

Lo que sí hay que destacar como aspecto positivo es que contamos con el Picture Book, donde se van desbloqueando ilustraciones en las que se nos narra la historia del juego. Eso sí, ya que las ilustraciones las conseguimos por avanzar en el modo Quest, no habrá nada que nos impida tener que pagar para verlas.

GRÁFICOS

Si la jugabilidad es simple, los gráficos lo son aún más. La pantalla de juego es un simple bloque donde van apareciendo las fichas, que no son otra cosa sino las caras de los personajes que hemos visto en anteriores juegos de la saga. Durante la partida vemos los distintos elementos de la interfaz, como la puntuación conseguida, el récord máximo o el nivel en el que nos encontramos. Más allá de esto, y como ha ocurrido antes en Gabrielle’s Zombie Attack, la presencia de la protagonista es reducida. No se puede decir que los desarrolladores se hayan esforzado demasiado. Lo único positivo, como decíamos antes, son las ilustraciones del Picture Book.

MÚSICA & SONIDO

El buen trabajo musical que ha hecho la saga de Gabrielle en el pasado nos hacía pensar que habría un mejor repertorio en este juego, pero no es así. Hay pocas melodías y resultan demasiado repetitivas. Los tonos cansan y aunque cambian de intensidad dependiendo del momento, son insuficientes a la hora de ambientar. Y de voces mejor ni hablemos, porque no hay nada de nada.

CONCLUSIÓN

Natsume sigue decepcionando con el mal aprovechamiento que está haciendo de Gabrielle, un personaje que podría dar mucho más de sí si se hicieran las cosas en condiciones. Sus juegos para móviles son cada vez peores y el intento de engaño que se está realizando, vendiéndonos como gratis algo que después es de pago, tampoco nos convence. Sus creadores van a tener que superarse si quieren obtener beneficios de este personaje tan entrañable. Hoy por hoy los usuarios que sientan algún interés deberían esperar a que Gabrielle vuelva a consolas, donde al menos se notó un poco más de esfuerzo por complacer al público.