Inicio > Análisis > Gabrielle’s Zombie Attack

Gabrielle’s Zombie Attack

Hay dos formas en las que podemos iniciar este análisis de manera clara. Podemos hablar de lo adorables que son los juegos de Gabrielle, un personaje muy en forma del mundo de los monstruos, y de cómo tristemente solo uno de sus títulos ha salido en formato físico (estando inédito en España). Pero también podemos hablar de cómo las desarrolladoras deberían aprender lo que significan términos como “gratuito” cuando ponen a disposición de los usuarios un juego para móviles. El punto de vista no alterará el resultado, Gabrielle’s Zombie Attack es un título que no tiene una elevada profundidad y que adolece un mal planteamiento en cuanto a su comercialización.

JUGABILIDAD

La jugabilidad de Gabrielle’s Zombie Attack se representa bajo un sistema sencillo de aprender, sobre todo gracias a los diferentes niveles de tutorial con los que nos encontramos. Tenemos un punto de vista en primera persona, con una serie de zombis que se van acercando a nosotros desde el fondo lentamente. Nuestra arma para derrotar a los zombis son las mandrágoras, las cuales tendremos plantadas en la parte inferior de la pantalla. La línea de plantación está formada por cuatro mandrágoras de colores aleatorias y con valor numérico asignado a cada una de ellas. Por su lado, los zombis vienen en línea hacia nosotros y también cuentan con un color y un número que les determina. Para derrotarles tenemos que usar las mandrágoras adecuadas a fin de eliminar a los zombis con precisión. Si lanzamos una mandrágora del valor numérico coincidente, sin importar el color, eliminaremos al enemigo por completo. Si lo que hacemos es lanzarle una planta que coincida no solo en el número, sino también en el color, la muerte del zombi provocará una onda expansiva que también dañará al siguiente de la cola. Por otro lado, si lo que hacemos es lanzar una mandrágora del mismo color pero distinto factor numérico, habrá dos posibilidades. Si nuestro número es superior al suyo la derrota del zombi estará asegurada y si es inferior le restaremos nuestro valor, pero seguirá vivo con lo que le quede.

El juego es una sucesión de niveles en los que nos dan objetivos determinados a realizar. Durante la partida también podremos lanzar plantas que no sean eficientes para cargar un rayo con el que dañaremos a los zombis y contaremos con un botón de actualizar, no siempre disponible, que nos permitirá cambiar las mandrágoras de nuestra línea de plantación. Esto resultará muy relevante en momentos en los que nos encontremos buscando la máxima cantidad de combinaciones y cuando no queramos desperdiciar mandrágoras que permitan a los zombis avanzar con más soltura. Eso sí, dado que el sistema de actualización de plantación solo se puede llevar a cabo de forma limitada, es posible que nos encontremos en situaciones complejas de difícil solución. Repetir los niveles cuando fracasemos será tan sencillo como volver a entrar desde el menú tras ver el letrero de game over, por lo que no resultará nada traumático.

El principal problema de Gabrielle’s Zombie Attack no se encuentra en el sistema de juego, que es simple, pero divertido, sino en que no se trata realmente de un título gratuito como nos lo intentan vender. Una vez hemos realizado los diez primeros desafíos, para jugar a los 10 siguientes tendremos que hacer un pago de 0,89 euros. El pago nos permitirá acceder también al modo Endless, donde las oleadas de enemigos no se detendrán. Así mismo, de forma gratuita está la modalidad Time Trial, en la que luchamos contra el tiempo. Dicho de otro modo, solo se nos permite disfrutar de una versión de prueba. Si pagamos también accederemos a una colección virtual de cartas que iremos obteniendo por nuestros logros.

GRÁFICOS

Más allá de los menús, que tienen la icónica representación del mundo de Gabrielle, en el juego los gráficos pasan totalmente desapercibidos. Al jugarse en primera persona implica que no vamos a ver nada mas que a los zombis, que al menos cambian de color. El escenario es reiterativo, planteándose como un cementerio en el cual van apareciendo los enemigos. De vez en cuando veremos algunas ilustraciones de los personajes que rodean la vida de Gabrielle, y que nos darán indicaciones. Pero al margen de esto no hay nada a destacar salvo las cartas que hemos mencionado que se pueden desbloquear en la colección.

MÚSICA & SONIDO

Esperábamos mucho más de Gabrielle’s Zombie Attack en el apartado sonoro, especialmente teniendo en cuenta las raíces musicales de las que procede el juego. El sonido está para acompañar y no tiene mucha más finalidad. Lo mismo ocurre con los efectos de sonido, que suenan cuando lanzamos una mandrágora o al derrotar a un zombi.

CONCLUSIÓN

Natsume ha pinchado en cuanto a la política de comercialización de Gabrielle’s Zombie Attack. Hubiera hecho mejor en vender el juego de forma directa por 0,89 euros, ahorrándose así las malas críticas por la parte de los jugadores que se han encontrado de forma imprevista con la necesidad de pagar para seguir jugando. Por otro lado, no tiene un sistema jugable lo suficientemente interesante, le falta trabajo gráfico y parece más un recurso ineficiente a la hora de aprovechar la popularidad de un personaje que no crecerá de forma sólida si sigue con este tipo de juegos.