Inicio > Análisis > Godzilla Smash3

Godzilla Smash3

Godzilla, el que está considerado como el rey de los monstruos, ha llegado a los cines recientemente con una nueva película. Como en los tiempos actuales ya no se realizan tantos videojuegos basados en películas, nos hemos quedado sin ver a Godzilla en consolas. No obstante, el monstruo de origen japonés sí que ha aparecido en móviles con varios juegos. Uno de ellos se titula Godzilla Smash3 y no hay duda de que es una de las propuestas más originales que esperábamos encontrar al pensar en un juego de la criatura.

Conviértete en Godzilla

Otros juegos de Godzilla han tenido tendencia de ponernos en la piel de soldados que se han enfrentado contra el monstruo. En este caso lo que tenemos ante nosotros es un juego en el cual vamos a poder ser el auténtico Godzilla. No al puro estilo Rampage, sino como un juego de filosofía match-3, siguiendo el estilo de lo visto en Bejeweled y tantos otros títulos que se han multiplicado en el mercado móvil en los últimos tiempos (por hablar de adaptaciones de películas, Maléfica también tuvo un juego de este mismo género).

En Godzilla Smash3 comenzamos en Tokio, donde no saben la que les espera cuando Godzilla aparece en escena. El desarrollo del juego, distribuido de forma free to play, está limitado por la disponibilidad de vidas, que como es lógico, solo se nos restan al perder partida. Comenzamos con un número determinado de vidas y estas se van regenerando a medida que pasa el tiempo si las perdemos. En base, la filosofía no es intrusiva y el progreso del juego se hace agradable, sobre todo porque la curva de dificultad es adecuada.

En cada ciudad, como la mencionada Tokio, hay una serie de niveles y cada uno de ellos tiene su propio desafío a completar. La mecánica es común, contando con un panel de puzles donde podemos hacer combinaciones para activar distintos efectos. Como es habitual en el género, antes de empezar una pantalla podemos elegir potenciadores, de tenerlos, para que nos ayuden. Y como también es habitual, cada pantalla la podemos acabar con una valoración de estrellas distintas, de una hasta tres dependiendo de lo bien o mal que lo hagamos.

Todo tipo de activaciones

Mientras vemos cómo Godzilla avanza por pantalla tendremos ese mencionado tablero con piezas en las que habrá que hacer combinaciones. El mínimo, como mandan las reglas de los puzles, es unir tres piezas idénticas, pero no hay un máximo. Cuanto más larga sea la combinación, más eficiente resultará el efecto que consigamos. La particularidad en Godzilla Smash3 es que no estamos obligados a hacer combinaciones entre piezas que estén tocándose sin bloqueo ninguno. Podemos meternos en diagonal para unir las distintas piezas que estén tocándose al menos por una de sus partes para hacer combinaciones más largas. Esto da mucho juego y permite que no tengamos que pensar qué movimientos hacer como ocurre en Puzzle & Dragons, por ejemplo, dado que la propia línea que trazamos con el dedo se encarga de ir conectando las piezas.

Como decíamos, hay muchos tipos de efecto que podemos lograr. Un total de tres colores representan los ataques. Las piezas azules son ataques débiles. Las amarillas identifican a los ataques medios y las naranjas a los fuertes. Además, podemos cargar la energía atómica de Godzilla para atacar con una gran fuerza destructora. Otro color a tener en cuenta es el rojo, con el cual podemos curarnos. Por otro lado, si hacemos una combinación de ocho piezas o más lo que conseguiremos será crear una pieza especial que tendrá capacidad para borrar líneas enteras de piezas.

El sistema de juego está acompañado por los movimientos de Godzilla y de sus enemigos, como tanques y aviones, que se visualizan encima del tablero de puzles, aportando espectacularidad a la partida. Además, cuenta con una gran cantidad de niveles, lo que hace más entretenida la experiencia, sin ser un juego que exprima mucho el concepto de la distribución gratuita.

A tener en cuenta

Godzilla Smash3 no es que funcione de forma ideal en los dispositivos más antiguos. Se nota que necesita una gran cantidad de recursos, lo que puede provocar que los movimientos del monstruo sean en algunos momentos un poco aparatosos. Al mismo tiempo, y esto ya sí es un problema generalizado, los tiempos de carga resultan excesivos. Se recomienda tener el juego conectado como extra mientras estamos haciendo otra cosa, dado que en algunas ocasiones habrá que esperar demasiado para la duración que tienen los niveles, no demasiado elevada si somos habilidosos. Por otra parte, el juego está localizado en textos al castellano, pero algunas de las frases se nota que han pasado por la mano de un traductor automático, no teniendo tanto sentido como deberían y errando principalmente en la elección del género.

Visualmente el diseño de la criatura es más que correcto, llenando la pantalla bajo distintos ángulos que nos permiten ver toda su majestuosidad. Destaca especialmente la forma en la que brilla su espalda, con detalles de color azul iluminándose de forma constante. Los efectos de sonido, con el característico grito de la criatura, también le dan al juego ese toque necesario a la hora de introducirnos en la ambientación.

Sin ser un juego imprescindible entre los amantes de los match-3, hay que decir que se han realizado progresos muy importantes en cuanto a lo que solemos ver en este género de puzles. Para fans de Godzilla va a ser una experiencia de gran calibre aún con sus defectos.