Inicio > Análisis > Haunted Hollow

Haunted Hollow

Sobre el papel ideas como la de Haunted Hollow suenan muy bien, sobre todo si vemos las imágenes y apreciamos que sus gráficos son más que satisfactorios. Debería haber mucho positivo que decir sobre el título si no fuera porque recae de una forma aplastante y demasiado directa sobre el gusto de las microtransacciones y porque su contenido jugable es más bien nulo.

JUGABILIDAD

Nos encontramos ante un juego de estrategia por turnos muy original, en el cual hay dos bandos de monstruos que se disputan el terror de una aldea. Cada uno de los jugadores comienza en un lado del nivel, creándose una mansión e invocando a los primeros monstruos. En cada turno se nos da la opción de crear una nueva habitación en nuestra mansión elegida de forma aleatoria. Cada habitación pertenece a un tipo de monstruo y si unimos varias del mismo tipo damos forma a salas más grandes que permiten invocar monstruos de un nivel superior. Contamos con puntos de acción para prácticamente todo lo que hagamos, desde invocar criaturas hasta moverlas, hacer que asusten o elegir que lleven a cabo un ataque contra uno de nuestros enemigos. Los puntos de acción se pueden recuperar mediante combos especiales, pero la forma más obvia de recargarlos es acabando nuestro turno, dejando que pase el del contrario y volviendo a mover.

El mapa se encuentra dividido en casillas a las que las criaturas se pueden mover. Hay tres tipos de monstruo. Están los que asustan, que se dedican a capturar el territorio de la aldea, principalmente las casas. También nos encontramos los que atacan, que se materializan en los mejores para derrotar enemigos y por último hay unidades especiales. Por ejemplo, la sirena tiene la habilidad de convertir un enemigo en aliado, para que con este después conquistemos o ataquemos. La elección de una u otra unidad a la hora de desplegar nuestro ejército es parte de la estrategia de la que haremos uso, aunque en cierto modo se encontrará limitado por la aparición aleatoria de las habitaciones para nuestra mansión. El juego termina cuando uno de los dos jugadores conquista todas las zonas en las que podemos asustar. Mientras lo intentamos conseguir, además de luchar contra los rivales, tendremos que tener cuidado, porque en algunos momentos una turba de aldeanos enfurecidos saldrá al escenario dispuestos a acabar con nosotros y a quemar las casas que hayamos unido a nuestro territorio o el de nuestro rival.

La mecánica es adictiva, de eso no cabe duda, pero no existe ningún tipo de modo campaña, no hay niveles que ir superando más allá de una serie de simples desafíos que no aportan nada al juego. Una vez terminamos el combate contra la computadora podemos volver a iniciarlo, sin más. Por suerte hay opciones multijugador. El modo versus en un mismo iPad permite ir pasando el dispositivo para disfrutar de forma clásica, y no deja unos malos resultados. Las partidas por Game Center no son nada estables, hay un alto índice de desconexión de usuarios y en general deja que desear.

El problema de Haunted Hollow se encuentra en las microtransacciones. Por mucho que exista un pase de temporada, el cual no es precisamente barato, el juego aprieta demasiado con el objetivo de que hagas compras. Primero, nos agobia con anuncios de personajes y paquetes extra que podemos comprar, y segundo, incluso en los desafíos nos pone la miel en los labios con unidades de pago para que las probemos y después tengamos interés en comprarlas. Las partidas online son todas absolutamente reiterativas, porque no hay usuarios a destajo que paguen por los monstruos adicionales. Se repiten las mansiones y los monstruos y al final la jugabilidad y este tipo de partidas no resultan nada divertido. Los desarrolladores, que no han incluido ni siquiera un tipo de moneda especial que consigamos tras muchas partidas, han tirado demasiado del hilo hasta romperlo.

GRÁFICOS

La estética de Haunted Hollow es más que adorable, con diseños coloridos y una gran diferenciación entre las distintas unidades que forman cada una de las especies. La evolución de mayor nivel de un monstruo también se diferencia de su versión previa, lo que es de agradecer, mientras que aunque simples, las animaciones resultan complacientes. En general hay un buen concepto visual de por medio que queda desaprovechado por la falta de más escenarios y niveles que nos acompañen a través de una partida un poco más profunda.

MÚSICA & SONIDO

En el apartado sonoro no es que podamos hablar de un trabajo de sobresaliente, dado que no consigue destacar de una manera notable a lo largo de la partida. Pero estaríamos mintiendo si no dijéramos que la banda sonora y los efectos cumplen con su propósito y que acompañan a lo largo de la partida sin resultar molestos mientras pensamos las mejores estrategias de partida.

CONCLUSIÓN

Haunted Hollow es un tropiezo para Firaxis, que normalmente no comete errores como estos en sus producciones. Se han visto eclipsados y maravillados por el concepto del “trabajo poco y gano mucho”, sin aportar profundidad a su juego y haciendo que el grueso de los contenidos sean absolutamente de pago. Muchos usuarios hubieran preferido que fuera una propuesta de pago con el pase de temporada de forma predefinida que se lo intenten colar como gratuito con tal carga de elementos adicionales que resultan importantes.