Inicio > Análisis > Hearthstone: Heroes of Warcraft

Hearthstone: Heroes of Warcraft

Más de 10 millones de cuentas de usuario registradas a fecha de mayo de 2014 atestiguan que Hearthstone: Heroes of Warcraft se ha transformado en uno de los juegos más importantes en lo referente al género de las cartas. Blizzard Entertainment ha trabajado duro para que este éxito se materialice en la forma de un juego que guste a todo tipo de usuarios y que tenga el suficiente atractivo como para lograr que un gran porcentaje de estos jugadores registrados vuelva de forma frecuente para seguir jugando. Ya disponible en PC e iOS, Hearthstone: Heroes of Warcraft es una propuesta muy bien pensada a fin de que lo puedan disfrutar todo tipo de usuarios. En esta versión nos vamos a centrar en la versión con control táctil de iOS.

No es original, pero sí adictivo

Lo que ocurre con Hearthstone: Heroes of Warcraft es algo que ya hemos visto en otros casos en cuanto a títulos de Blizzard. No se trata de un juego que reinvente los enfrentamientos con cartas, pero sí consigue sacar lo mejor del género y simplificarlo para que sea una experiencia adecuada para disfrute de todo tipo de usuarios. El funcionamiento es tan fácil de aprender y tan adictivo al mismo tiempo que se consigue posicionar por delante de las adaptaciones oficiales de Magic The Gathering, que no hay duda de que se trata del juego de cartas físicas más popular de su género.

En Hearthstone: Heroes of Warcraft la partida comienza eligiendo el héroe que queremos caracterizar y definiendo sus cartas. Los héroes repasan las principales clases del universo de Warcraft, por lo que serán comunes para quienes tengan experiencia con los juegos de Blizzard. La particularidad entre cada héroe se encuentra en su poder personalizado, en el cual podemos confiar de forma habitual debido a los pocos puntos de mana que significa su utilización. Estos poderes de héroe son tan distintos que la experiencia de controlar a uno u otro personaje es totalmente radical. Por ejemplo, con el mago podemos lanzar una bola de fuego a nuestros enemigos, los guerreros añaden escudo a su personaje y los chamanes invocan totems de combate. Conseguir encontrar la habilidad que más encaje con nuestro estilo de combate es fundamental para poder ganar, y ahí es donde entra en juego el primer factor estratégico de Hearthstone: Heroes of Warcraft.

Construcción del mazo de cartas

Una vez definido el héroe nos hacemos con nuestro mazo inicial de cartas. Al principio estará plagado de cartas básicas, aquellas que pueden utilizar todos los personajes. Poco a poco, a medida que juguemos, iremos obteniendo (o comprando) sobres de cartas que nos podrán proporcionar (su reparto es aleatorio) cartas personalizadas de clase. Estas son, por lo general, las más adecuadas y las que más opciones nos van a dar para obtener la victoria. Si no conseguimos cartas personalizadas de nuestra clase siempre podemos destruir las que no nos interesen (como por ejemplo las cartas de otra clase) a fin de poder construir las cartas que necesitemos con polvo arcano.

Estas cartas tienen varios factores a tener en cuenta. Algunas son de esbirro y otras de hechizo, y también existe un tercer grupo caracterizado por las cartas especiales o secretas. Las de esbirro implican que invocamos a un guerrero para que luche sobre el tablero y también nos puede proporcionar otro estado (atacar al rival enemigo automáticamente, darnos una carta, potenciar a nuestros aliados, etc). Los hechizos son ataques que dirigimos con el dedo de forma directa hacia quien queremos atacar en el caso de ser individuales o que golpean a todos los enemigos si son múltiples. La variedad de hechizos es tan elevada como la de esbirros con los que nos podemos llegar a encontrar durante el juego.

Podremos sacar o activar las cartas gastando mana, el cual se recupera en cada turno y que no es acumulable. Comienza la partida con 1 cristal de mana y turno a turno se va añadiendo un cristal más. En el décimo turno ya habremos llenado el tope de mana, 10 cristales, que podremos gastar en cada turno para usar todas las cartas que podamos dependiendo de su valor. Cada carta tiene un valor en cristales de mana, que puede ser desde 0 en los casos más raros hasta 7 en los de mayor potencia. La preparación de un mazo ideal según nuestra forma de jugar también es clave. Porque no sabemos en qué orden obtendremos las cartas, pero sí nos podemos hacer una idea de lo que podrá ocurrir en un combate. Quizá seamos de ataque rápido y nos interesen cartas de bajo coste en mana o quizá prefiramos tener una baraja llena de hechizos de alto coste para atacar con todas las armas posibles una vez pasen los turnos.

Compitiendo contra los mejores

Hearthstone: Heroes of Warcraft ofrece un modo monojugador donde luchar contra la computadora, lo cual nos mantendrá entretenidos al principio para ganar un poco de oro. Ganar oro cumpliendo objetivos diarios y de juego es lo que nos permitirá obtener oro más rápidamente, y este oro sirve para acceder al modo arena y para comprar sobres de cartas. Si nos cansamos de la CPU podemos optar por luchar en el modo online general, donde las partidas no implican ningún agobio ni riesgo para el usuario, dado que no tienen clasificación. Nos ayudarán a ganar confianza y a perfeccionar el uso de nuestro mazo, así como a obtener experiencia y subir de nivel.

Si preferimos la experiencia más profesional no hay duda de que lo nuestro será el modo Arena, en el cual no podemos luchar con nuestro mazo, sino que el juego nos permitirá construir uno nuevo de forma casi aleatoria. Lo único que mantendremos será la elección de héroe, pero hay recompensas, dado que a medida que acumulamos victorias nos vamos haciendo con un botín de gran valor. Si perdemos tres partidas en la Arena nos expulsarán y para volver a entrar habrá que volver a pagar 160 monedas de oro o usar dinero real.

El uso de dinero real en Hearthstone: Heroes of Warcraft está ahí, y dicen las malas lenguas que es fundamental para ganar. Lo cierto es que no es así del todo. Lo que requiere el juego es complicidad por parte del usuario, que practique y que se esfuerce por abrirse paso en el modo Arena por sus propios medios para obtener sobres de cartas y así ganar cartas de gran valor. ¿Se avanza más rápidamente con dinero real? Sí, pero no es obligatorio.

Hearthstone: Heroes of Warcraft es divertido y muy completo, e incluso nos recompensa en algunos casos con regalos para otros juegos de Blizzard (como monturas para World of Warcraft). La interfaz es muy fácil de aprender y el poder usar control táctil en esta edición de iOS lo hace más divertido. Por el lado técnico hay que decir que las más de 300 cartas incluidas cuentan con ilustraciones muy cuidadas y que reconocerán, en muchos casos, los seguidores de Blizzard. Hay pocos motivos para no recomendar el disfrute de esta versión móvil de Hearthstone: Heroes of Warcraft.

Resumen
Los aficionados a los juegos de cartas encuentran en Hearthstone: Heroes of Warcraft una experiencia obligatoria que les ofrecerá diversión durante horas. Se trata de un juego muy abierto a todo tipo de usuarios, ya sean expertos o recién iniciados en el género.
Lo mejor
  • Adictivo hasta la médula
  • La eficiencia de su modo online
  • El sistema de recompensas
Lo peor
  • Las voces terminan cansando
  • El monojugador está un poco escaso
  • El modo arena no es de libre acceso
9.1
Jugabilidad - 9.2
Gráficos - 8.5
Sonido - 7