Inicio > Análisis > Heroes of the Storm

Heroes of the Storm

Si analizamos el sector de los videojuegos en los últimos años el género que podríamos definir como la revelación del mismo es el de los MOBA. Si en el pasado, tiempo atrás, los FPS lideraron las sesiones de entretenimiento de miles de jugadores (en la era Counter-Strike, Quake, etc), ahora han sido los MOBA los encargados de hacer más entretenido el día a día de los usuarios. Juegos como League of Legends se han transformado en pilares del sector y han inspirado la aparición de todo tipo de propuestas similares.

La mayoría no pasan de lo anecdótico, de ser MOBAs que causan un cierto interés y que acaban pereciendo ante la fuerza que mantienen los líderes. Pero con Heroes of the Storm tenemos un concepto distinto. No solo porque sea un juego de Blizzard, y ya sabemos qué significa eso, sino porque incorpora tantas novedades y cambios en la filosofía de los MOBA que consigue hacer lo que el género necesitaba desde mucho tiempo atrás: evolucionar. La evolución de los MOBA, por lo tanto, se vive con más accesibilidad, con buenos gráficos y con la filosofía que acompaña a todas las producciones de Blizzard.

Los MOBA según Blizzard

Un historial con títulos de éxito como World of Warcraft, StarCraft, Diablo o Hearthstone, hace pensar en que Blizzard cubre en oro cualquier género que toca. La compañía tiene un enorme equipo a sus espaldas que trabaja de manera precisa para lograr experiencias de partida de calidad. Con Heroes of the Storm se habían planteado lograr un MOBA que gustase incluso a quienes habían probado juegos de este género sin sufrir ningún tipo de atracción.

No queremos entrar en comparaciones excesivas, porque sabemos que los ánimos están calentitos entre los usuarios que apoyan League of Legends y los que van su apoyo a Heroes of the Storm, pero sí haremos mención de las nuevas ideas que ha introducido Blizzard. Lo primero que nos encontramos es, como decíamos, esa búsqueda de sencillez. La compañía creadora de Diablo se ha quitado de un plumazo algunos de los aspectos más pesados de League of Legends y similares. No tenemos que farmear dinero, ni tampoco es obligatorio que perdamos tiempo pensando cuáles son los objetos que deberíamos comprar en la tienda durante las partidas (ni con la pestaña de “objetos recomendados” se simplifica esta función en el juego de Riot). Tampoco tenemos que sufrir esa limitación de tres calles que se acaba tornando agotadora, sin permitir una jugabilidad flexible.

Heroes of the Storm es todo lo contrario a esto. Elegimos personaje antes de buscar partida (bendito sea) y una vez saltamos al campo de batalla nos preparamos para hacer una cosa: luchar. No es que se haya simplificado la mecánica de forma que solo tengamos que combatir, sino que se le da una mayor relevancia al sistema de combate y al juego en equipo. Ayuda que los escenarios sean tan dinámicos y flexibles, con eventos que van sucediéndose y un objetivo primordial que permite desequilibrar la balanza hacia un lado u otro.

Sí, también tenemos que destruir las torres de los oponentes, pero no es tan imperativo que lo hagamos. En Heroes of the Storm no pensamos únicamente en introducirnos en la base rival para acabar con sus estructuras. Lo hacemos, porque es necesario hacerlo, pero lo entendemos como una de las distintas funciones que realizamos a lo largo de la partida. ¿Qué más hacemos? Lo primero es prestar atención al propio nivel, dado que cada escenario tiene su propia jugabilidad. Unas veces es recoger monedas de piratas para llevarlas al lugar de entrega, otras veces tenemos que invocar el espíritu de un dragón para convertirnos en él, invocar arañas o gigantes que luchan por nosotros, etc. Cumpliendo esta misión vamos destruyendo las defensas de los enemigos y accediendo a su nexo, el cual tenemos que destruir para obtener la victoria.

Si en League of Legends eliminamos enemigos del escenario que hay repartidos por el decorado para ganar oro, en Heroes of the Storm lo hacemos para invocar aliados que nos acompañarán a lo largo del camino. Pueden ser gigantes o grupos de caballeros de una fuerza muy destructiva que avanzarán por su propia iniciativa para acabar con las estructuras de los rivales. Esto también ayuda a aportar una dosis diferente de interés a la jugabilidad.

Todos jugando en equipo

Uno de los factores diferenciativos de Heroes of the Storm es que se fomenta el juego en equipo y no las iniciativas individuales que pueda afrontar cada uno de los jugadores. Es el equipo entero el que sube de nivel, lo que desbloquea las habilidades de personaje para que podamos desbloquear talentos y obtener nuevas técnicas de combate. Lo que sí es diferenciativo de cada jugador es el nivel que tiene sobre los distintos personajes, lo que permite acceder a una mayor o menor cantidad de habilidades. No obstante, el sistema está muy equilibrado para que todos los jugadores se encuentren en equilibrio y la realidad es que hay tantos tipos de habilidad que podemos desbloquear, que cada partida será diferente si decidimos cambiar.

La jugabilidad en equipo se fomenta también a la hora de colaborar para derrotar objetivos en conjunto. No hay peleas por matar a los héroes enemigos, porque mientras participemos en una refriega ya cuenta y tenemos un buen sistema para ponernos de acuerdo a la hora de ir a por objetivos determinados (podemos marcar que queremos matar a x elemento o capturar x zona). El juego también ofrece un buen sistema de colaboración en cuanto a skills de cura y apoyo, dando pie a partidas muy emocionantes.

Un MOBA completo y satisfactorio

Heroes of the Storm dispone de un repertorio de más de 30 héroes que proceden de algunas de las sagas más prestigiosas de Blizzard: Diablo, Warcraft y StarCraft. Además, también hay una cuarta categoría de personajes retro, en la cual de momento solo nos encontramos The Lost Vikings, un conjunto de tres héroes que aportan una jugabilidad muy particular. La rotación semanal proporciona el acceso hasta a 7 héroes distintos, lo que permite ir cambiando de personaje todas las semanas sin tener que hacer un desembolso económico real.

De todas formas, tenemos dos formas de desbloquear los personajes para tenerlos siempre: gastando el oro que hayamos acumulado a lo largo de las partidas o usando dinero real. Si nos esforzamos no vamos a tener muchos problemas en adquirir a los héroes que nos gusten con oro del juego, sobre todo si cumplimos con éxito las misiones que se nos van encomendando (gana 3 partidas con personajes de Diablo, gana 3 partidas con personajes guerreros, etc). No obstante, siempre nos queda la oportunidad de utilizar dinero real para adquirir los personajes, skins y otros complementos de una forma más rápida. Existen varios packs y ofertas que se suelen ir ofreciendo, aunque los precios son bastante elevados. Para comenzar, recomendamos la adquisición del Starter Pack que se puede comprar de forma física en tiendas, dado que proporciona una muy buena relación calidad-precio.

Heroes of the Storm es un MOBA muy bien pensado en todos los aspectos, gráficamente satisfactorio, con un apartado sonoro que cumple sobradamente (excelente doblaje al español) y un buen soporte online. Los modos de partida se van entrelazando con precisión y nos parece que va a ser uno de los grandes pelotazos en el entorno de los eSports en el futuro.

Resumen
Heroes of the Storm es una excelente oportunidad para disfrutar de la evolución de los MOBA y para engancharse al género con facilidad.
Lo mejor
  • Los cambios que implementa sobre otros MOBA
  • La gran variedad de personajes
  • Facilidad de juego
Lo peor
  • Los precios con dinero real de algunos desbloqueables y los skins exclusivos de esta moneda
  • Los tiempos de carga son mejorables
  • El matchmaking es mejorable
9.0
Jugabilidad - 9
Gráficos - 8.6
Sonido - 9