Inicio > Análisis > iCarly: Groovy Foodie!

iCarly: Groovy Foodie!

La serie de televisión iCarly protagoniza un nuevo juego para Nintendo DS donde se ponen a prueba nuestros reflejos para servir comida.

iCarly: Groovy Foodie! Portada

iCarly: Groovy Foodie!
Nota: 70
Plataforma: DS
Artículos
Género: Aventuras
Imágenes
Lanzamiento: 27/09/12 | 12/06/12
Vídeos
Desarrollador: D3 Publisher
Trucos
Editor/Distribuidor: D3 Publisher/Namco Bandai
Saves
CÓMPRALO:

Este año 2012 ha sido muy importante para los fans de la serie iCarly, dado que se ha producido el desenlace definitivo de la misma. El último episodio, iGoodbye, emitido en los Estados Unidos el día 23 de noviembre de 2012, significó un momento triste para los seguidores de Carly Shay y compañía, a quienes habían acompañado en 108 capítulos previos. Este desenlace se acompaña, no obstante, con una amplia serie de productos derivados que han llegado al mercado con el objetivo de complacer a los fans. El juego iCarly: Groovy Foodie! es uno de estos productos, un juego portátil para la consola Nintendo DS que nos introduce en un argumento que bien podría haber sido un episodio de la serie de televisión.

JUGABILIDAD

Una de sus travesuras lleva a que Sam y Carly tengan que compensar a la comunidad con labores de voluntariado sirviendo comida a todo tipo de personas. Los jugadores se introducen en su historia por medio de niveles en los que Freddie Benson nos irá guiando en todo lo que necesitemos saber. El objetivo siempre será servir a una cantidad de personas mientras evitemos que los clientes se marchen insatisfechos del restaurante. Si logramos terminar la pantalla obtendremos bacon bucks que nos servirán para comprar mejoras y ayudas especiales. Obtendremos una mayor cantidad de estos bacon bucks por hacer que todos los clientes queden satisfechos y por realizar combinaciones. Además, será posible ganar bacon bucks no sólo en el modo historia, sino también en la modalidad libre.

El sistema de juego es muy sencillo y fácil de aprender, aunque difícil de dominar una vez hemos progresado en la historia. En el lado derecho de la pantalla contamos con una serie de mesas en las que podemos hacer pedidos de comida para que Sam los prepare a toda velocidad. Antes de iniciar cada nivel podemos seleccionar un total de cinco platos entre los que hayamos desbloqueado. Si bien inicialmente sólo tenemos acceso a cinco platos muy estándares, poco a poco a medida que avancemos desbloquearemos nuevos artículos con los que alimentar a los clientes. La diferencia entre cada plato se encuentra en distintos aspectos. El fundamental es la duración de preparación. Si bien la hamburguesa se prepara rápidamente, los batidos y otros platos más complejos necesitan un mayor tiempo para que salgan de cocina. Esto hace que sea importante hacer una selección de cinco platos que sean equilibrados entre sí, eligiendo, por ejemplo, tres platos de preparación lenta y dos de rápida. A medida que avancemos será importante tener en cuenta que hay platos que aportan características especiales, tal y como hemos mencionado antes.

Por ejemplo, no tardaremos en encontrarnos con el chocolate rancio, que no sirve para alimentar a los clientes, pero sí los ralentiza en la cola. Cada una de las mesas de pedido tiene una fila independiente de clientes que van avanzando y a los que tenemos que alimentar antes de que lleguen hasta nosotros. El chocolate rancio les hace que les duela la tripa y que se queden parados un rato, ralentizando así su llegada a la mesa. Otros platos tienen ventajas añadidas. Por ejemplo, pueden alimentar a varias personas que estén seguidas, o pueden satisfacer a clientes que tengan el doble de hambre. Es bueno ir intercalando platos para realizar combos y poder plantar cara a todos los clientes que estén interesados en comer.

Durante la partida tenemos que vigilar la satisfacción de los clientes, que será lo que determinará la cantidad de bacon bucks que obtendremos al final del nivel, y el groovy meter. Esta barra de energía es la que nos da acceso a movimientos especiales que nos ayudarán mucho en las partidas, aunque tendremos que desbloquearlos antes en la tienda usando los propios bacon bucks acumulados. En total la groovy meter tiene cinco bloques que se rellenan con la energía que acumulemos con el movimiento groovy power. Con un lanzamiento de comida con groovy power empujaremos al cliente con fuerza y haremos que retroceda, siendo también necesario para activar las acciones especiales, con las que los personajes secundarios de la serie nos ayudarán.

El juego va progresando con la aparición de clientes cada vez más distintos, con algunos que reaccionarán de diferente manera mientras avanzan. Esto ayuda a que la partida sea más entretenida, aumentando también el nivel de dificultad. A esto hay que sumar una gran cantidad de platos a desbloquear, la existencia de 50 logros y la tienda, donde compraremos las ayudas antes mencionadas.

GRÁFICOS

iCarly: Groovy Foodie! opta por un estilo visual muy clásico, fundamentado en el uso de sprites 2D dotados de animaciones sencillas para representar el movimiento y el lanzamiento de platos. Las distintas comidas están diseñadas de forma que podemos diferenciarlas y los escenarios cambian a medida que avanzamos con distintos entornos, aunque sin mucha variación. Entre niveles veremos escenas en las que se combinan ilustraciones fotorealistas y dibujos de un estilo más humorístico con los personajes en formato SD. El resultado es eficiente, y aunque sin florituras, ayuda a que los fans reconozcan a los personajes y los escenarios de la serie de televisión.

MÚSICA & SONIDO

En un juego de una serie como iCarly se podría haber incluido un apartado sonoro un poco más sólido, con voces que acompañaran el desarrollo de los niveles, echándose de menos algo que anime más allá de las canciones, que son un poco repetitivas. Los efectos de sonido representan todas las acciones clave del juego, como la solicitud de comida o el lanzamiento de esta.

CONCLUSIÓN

Los fans de la serie de televisión encontrarán en iCarly: Groovy Foodie! un juego con el que disfrutar de nuevo de sus personajes ahora que ya se ha emitido el final de la historia de Carly y sus amigos. Es divertido y sencillo, faltando una profundidad mayor en el sentido de los clientes, que podrían solicitar platos específicos cuando van avanzando hacia nosotros, pero no se puede decir que la fórmula no mantenga el interés gracias a los diversos elementos que se van añadiendo a lo largo del juego. En lo negativo hay que decir que no incorpora textos en castellano, estando todo en inglés, lo que puede resultar un problema teniendo en cuenta que se trata de un juego dirigido al público joven.