Inicio > Análisis > International Basketball Manager: Temporada 2010/2011

International Basketball Manager: Temporada 2010/2011

Si lo tuyo es el baloncesto y te gusta disfrutar de él tomando decisiones y haciéndote cargo de todo lo relacionado con tu equipo, estás de suerte, llega International Basketball Manager: Temporada 2010/2011.

International Basketball Manager Portada

Título: International Basketball Manager 10/11
Nota: 81
Plataforma: PC
Artículos
Género: Simulación
Imágenes
Lanzamiento: 15/09/10
Vídeos
Desarrollador: U-PLAY Studios
Trucos
Editor/Distribuidor: Koch Media/Koch Media
Saves
CÓMPRALO:

Los jugadores que recuerdan con cariño títulos tan clásicos y nacionales como PC Basket, estaban deseando que alguna compañía volviera a apostar por éste género. Y eso ha hecho la desarrolladora catalana U-PLAY Studios, que mediante la distribución de Koch Media, pone a nuestra disposición el juego International Basketball Manager: Temporada 2010/2011, exclusivo para PC. Llega a las tiendas con el objetivo de satisfacer un sector del mercado muy específico, y que si bien no produce tantos beneficios como el público más generalista, también tiene mucho que decir. Además, para intentar conseguir la mayor repercusión posible, International Basketball Manager: Temporada 2010/2011 llega a las tiendas con un precio de lanzamiento excelente: sólo 19,99 euros.

JUGABILIDAD

International Basketball Manager: Temporada 2010/2011 es un simulador de baloncesto que se aleja de la mecánica de titulos como NBA Live o NBA 2K. Para los que no conozcan éste tipo de productos, dicho de otra manera, nos introduciremos en la liga de baloncesto que más nos interese (de las disponibles) desde una perspectiva de manager. También podremos participar de manera activa en los partidos, pero la finalidad principal del producto es que nos introduzcamos en toneladas de opciones y parámetros para que hagamos nuestro trabajo de manager de la manera más completa posible. En éste aspecto, International Basketball Manager: Temporada 2010/2011 ofrece un sistema de menús claro e intuitivo, que si bien puede ser un poco complejo para los no iniciados, no tarda en mostrar sus cartas, y en cuanto nos acostumbremos lo veremos todo con otros ojos.

El juego nos ofrece diversos modos de partida, incluido uno de partido rápido donde competir sin tomar muchas decisiones para ver de primera mano cómo funciona el motor del juego. Dentro de ésta modalidad tendremos la oportunidad de seleccionar entre tres tipos de visualización del partido. La primera será la de darnos el resultado de forma directa, una simulación rápida y efectiva. A ésta le sigue un modo de retransmisión, donde se van publicando de forma constante todas las acciones importantes del partido, como si estuviéramos leyéndolo en un blog o periódico deportivo online. Y finalmente la última modalidad de partido es la simulación activa. En ésta podemos controlar las acciones de nuestros jugadores en defensa y ataque, pidiendo tiempos muertos cuando sea necesario, y realizando los cambios y ajustes que veamos adecuados en cada momento.

Pero el protagonista principal de International Basketball Manager: Temporada 2010/2011 es el modo liga, en el cual se abren ante nosotros las ligas más conocidas del planeta. Además de la ACB, hay que destacar la presencia de la NBA, lo que sin duda resulta bastante impactante teniendo en cuenta que estamos hablando de un producto desarrollado en Europa (y más concretamente en nuestro país). Esto se debe a que los responsables de la NBA no son muy dados a permitir que su licencia se utilice en producciones «no oficiales» o que no estén controladas directamente por ellos. En ésta modalidad crearemos nuestro propio manager (definiendo nombre, fecha de nacimiento e incluso pudiendo usar nuestra fotografía) y nos introduciremos en el equipo y liga que más nos apetezca. Las opciones y profundidad que nos encontraremos a lo largo de la partida son realmente extensas. Planificaremos tácticas, entrenaremos, haremos fichajes, organizaremos a los empleados, y si se tercia, incluso tendremos que elegir a los jugadores que formarán parte de la selección. Durante la partida iremos recibiendo noticias, actualizaciones de contenido y otros elementos aleatorios que aportarán frescura al desarrollo y un toque adicional de realismo.

GRÁFICOS

Como decíamos, el sistema de menús es muy efectivo, y salvo algunos desplegables, que pueden resultar un poco incómodos, no hay nada que reprochar. Se ha apostado por un diseño que resulte sencillo, y que aunque cuente con toneladas de opciones, pueda permitir, con un poco de práctica, que cualquier jugador disfrute. La representación de los partidos no brilla de manera especial, y como suele ocurrir en los managers, el modelado de personajes y la fluidez del juego no alcanzan los niveles de un juego deportivo al uso. No obstante, se agradece que haya distintos tipos de cámara entre los que elegir en la simulación, como cenital, subjetiva o de televisión, siendo posible cambiar entre una y otra a voluntad deteniendo el partido y entrando en el menú de opciones.

MÚSICA & SONIDO

La banda sonora que escucharemos en los menús del juego es uno de los aspectos que más no ha sorprendido, equiparándose sin problemas a las de las grandes superproducciones deportivas. Son un buen surtido de canciones vocales de estilos muy pegadizos y bien apropiados con el baloncesto, destacando temas de W.b.B.m, Lil Jon, o Mega. Tal es la calidad de la recopilación de canciones que incluso se ha editado el disco con la banda sonora, estando a la venta en Fnac y otras tiendas similares. Por lo demás, los menús están acompañados por buenos efectos, y la representación de los partidos resulta bastante realista.

CONCLUSIÓN

Los jugadores amantes del baloncesto que busquen una experiencia de manager completa, encontrarán en International Basketball Manager: Temporada 2010/2011 una excelente propuesta relación calidad-precio. Si tenemos en cuenta que el juego es de desarrollo nacional, y que sus responsables se han comprometido a seguir apoyando el producto con actualizaciones, es una buena garantía para tenernos entretenidos durante un buen tiempo.