Inicio > Análisis > Kengo Zero

Kengo Zero

¿Alguna vez te ha apetecido sumergirte en el Japón feudal con libertad de acción para tomar el control de un samurai y vivir mil aventuras? Kengo vuelve a la carga, ésta vez con un estilo de juego mucho más abierto y emocionante.

Kengo Zero Xbox360

Título: Kengo Zero

Plataforma: Xbox 360

Género: Acción

Fecha de Lanzamiento: 2008

Desarrollador: Genki

Editor / Distribuidor: Genki / Proein

Nota: 70

Has decidido pasar la noche bebiendo sake en una esquina del antro más roñoso de todo el pueblo. Un grupo formado por algunos de los miembros más laureados de los shinsengumi te está buscando, pero dada tu reputación de buen estratega y noble familia, será difícil que se les ocurra buscarte allí. Y si te encuentran, confiarás en el sexto sentido que te proporciona la técnica musoken para salir airoso del enfrentamiento sufriendo los menores daños posibles. Cae la noche, y comienzan a oírse los primeros gritos. Para tu desgracia, el grupo de shinsengumi está capitaneado por Okita Soji, y a la hora de dar con su enemigo no se anda con chiquitas. Tiras la botella de sake, y pones tu dedo en la funda de la katana. Pronto los borrachos inician una brusca salida del local, mientras tú, preparado, buscas la cara de tu principal oponente. Poco después vuestras miradas se encuentran. Desenfundas, y notas unas vibraciones, la vista comienza a fallarte, parece que estés perdido. Pero en realidad, sólo estás despertando en tu cama, arropado por una habitación tranquila y con el olor al fondo de la hamburguesa con queso que la noche anterior pediste a Fosters. Al parecer, jugaste demasiado a Kengo: Zero antes de dormir. Y cosas así pasan factura.

Kengo Zero es la nueva y hasta el momento última entrega de una saga de samurais creada por Genki. En sus orígenes se limitaba a meternos de lleno en combates de samurais 1 vs 1, pero actualmente ha evolucionado derivando en planteamientos más abiertos y multitudinarios. Todo ello manteniendo en primer plano una representación dura y realista de cómo arriesgaban su vida los samurais del Japón antiguo. Motivos suficientes para que el juego llame la atención de los fanáticos de ésta época donde el honor del camino de la espada no tenía rival.

Kengo Zero Xbox360_10

Para ambientar todavía más, Kengo Zero cuenta con nueve personajes distintos, cada uno acompañado de su propia historia personal. Son samurais o personajes reconocidos de la historia japonesa, entre ellos los míticos espadachines Musashi Miyamoto, Kojiro Sasaki o Okita Soji, e incluso el misterioso Ito Ittosai o el terrible asesino Okada Izo. La variedad de argumentos permite que nos sintamos interesados en terminar el juego en 9 ocasiones, algo que no consiguen ni de lejos muchos otros títulos disponibles en el mercado.

JUGABILIDAD

Kengo Zero Xbox360_09

Dado que el juego trata de recrear el realismo de la época de los samurais, no podemos esperar un sistema de combate al uso. Esto implica que en Kengo Zero no se van a aplicar las leyes naturales del género, sino las más reales y creíbles posible. Así, en un enfrentamiento, aunque contamos siempre con un tubo de vida, éste no será el que determinará cuando moriremos. Es posible tener la vida al máximo pero recibir un golpe crítico y morir al instante, de ese sólo impacto. Además, a razón de las zonas del cuerpo donde seamos golpeados, recibiremos más o menos daño, con lo que conviene no confiarse en ningún momento. En las posibilidades de morir o de vernos en situaciones peligrosas (como desprotegidos dándole la espalda al rival) influye la barra de resistencia, situada debajo de la de vida. Ésta se reduce mientras nuestro personaje esté llevando acciones a cabo, y se llena al descansar o realizar muertes especiales. Si matamos a todos los enemigos a golpe de espada sin ton ni son, pronto se reducirá, y estaremos cerca de la muerte. Pero si en su defecto calculamos las eliminaciones, derrotamos a los oponentes con cautela y estrategia, y nos lo tomamos con calma, nunca nos cansaremos. Es importante tener muy en cuenta estos detalles, ya que en cualquier momento un enemigo, por inofensivo que sea, puede darnos una sorpresa. Por ejemplo, si estamos al borde de un precipicio sufrimos el riesgo de ser tirados abajo, o si estamos cerca de un objeto con el que interactuar quizá un enemigo lo utilice en su beneficio. En Kengo Zero no sirven las estrategias de siempre, hay que meterse dentro de la piel real del samurai para saber qué hacer en todo momento.

Kengo Zero Xbox360_08

Durante el combate contaremos con tres poses de ataque (cada una con sus movimientos), además de otras acciones diversas. Tenemos dos botones de ataque que podemos combinar libremente, opción de romper la guardia, y el habitual bloqueo. Si rompemos la guardia podremos entrar en el kumitachi, con el cual chocaremos espadas con el rival y podremos manejarlo a nuestro antojo. Ésta será la manera más inteligente de acabar con ellos, ya que podemos lanzarlos contra objetos, dejarlos de espaldas, o jugar con ellos a placer. Como es normal, nuestros rivales también pueden usar el kumitachi contra nosotros, pero es importante saber que existen formas de zafarnos de él (incluso contraatacando). Además de esto, tenemos la oportunidad de hacer ataques cargados o, entre otras cosas, muertes especiales. Éstas se llevan a cabo cuando, después del kumitachi, dejamos al oponente cerca de algún objeto interactivo. A continuación sólo habrá que pulsar el botón de ataque una vez veamos la flecha de color rojo. Lo siguiente será ver una escena de cómo nuestro personaje acaba salvajemente con su debilitado rival.

En el modo principal, lo primero que hacemos además de seleccionar dificultad (tres niveles) es elegir qué personaje deseamos controlar. Una decisión importante, dado que a partir de ahí seguiremos su historia personal a lo largo de diferentes escenarios y situaciones. Inicialmente sólo hay tres samurais disponibles: Ryoma Sakamoto, Okita Soji, y Musashi Miyamoto. Después, cada vez que terminemos el juego, se desbloqueará un personaje nuevo. A lo largo de nuestro periplo en éste modo, aunque iremos repitiendo escenarios cada vez que iniciemos una nueva partida (en distinto orden y cambiando pequeños detalles), disfrutaremos con un interesante sistema de evolución del personaje. Así, cada vez que terminemos un nivel recibiremos puntos para aumentar las características del personaje (salud, fuerza, defensa, resistencia) y dinero con el que adquirir técnicas adicionales. Podremos comprar multitud de técnicas repartidas entre los tres estilos de combate disponibles. El resultado serán potentes combinaciones de golpes en las que iremos alternando los dos botones de ataque. Como último detalle, también ganaremos mejoras que se añadirán al personaje de manera automática (habrá que terminar el juego varias veces con cada uno para recibirlas todas). Éste modo principal no es demasiado largo, y una vez te acostumbras a matar de un golpe no resulta muy complicado, pero engancha a rabiar. Especialmente porque el sistema de combate es efectivo, y porque nos metemos en la piel del personaje en todo momento. Especialmente porque si morimos (sólo tenemos un tubo de vida) debemos comenzar el nivel desde el principio, aunque nos haya matado el jefe.

Kengo Zero Xbox360_06

Page 1 de 2Siguiente