Inicio > Análisis > Little Battlers eXperience

Little Battlers eXperience

Level-5 nos ha demostrado en el pasado que es una desarrolladora experta en cuanto a crear juegos interesantes apoyados en historias de calidad. Sagas como Profesor Layton, Inazuma Eleven o Yo-Kai Watch son un claro ejemplo del potencial de esta compañía, la cual ha convencido especialmente a la hora de crear experiencias de gran valor dirigidas al público juvenil. A través de Little Battlers eXperience también crearon un producto de gran importancia, que brilló fuerte durante varios años en Japón y que ahora desembarca en Occidente.

Para los jugones, podemos decir que Little Battlers eXperience es una combinación de títulos que seguro que os suenan si sois nintenderos. Tiene un poco de Gotcha Force, otro poco de Custom Robo y una dosis de Medabots. El concepto general del que parte en términos jugables: RPG con combates de robots, no es que vaya a hacer volar vuestra mente, pero planteado con una estupenda historia hay mucho que agradecer a Level-5 por el trabajo que han realizado.

Tu destino te espera

Una de las cosas que más nos han gustado de este título de Level-5 es la manera que ha tenido la empresa de introducir el desarrollo de la aventura. Os hablamos de un RPG que tiene una profundidad que no puedes imaginar, especialmente en lo que se refiere a la extensión del guion. Los guionistas van al grano y esto permite que las decenas de horas que pasarás en la historia principal las inviertas mientras sigues una progresión que no se detiene en ningún momento.

El argumento, del cual ya os hablamos en nuestro avance, presenta al joven Van Yamano, que nunca ha tenido un LBX (pequeños robots con los que se combate en escenarios cerrados) hasta que una mujer misteriosa la entrega uno particularmente raro. La primera hora de juego puede llevarnos a pensar que estamos ante la típica historia de estudiante que se quiere superar para ganar a todos sus adversarios. Pero una vez vamos desvelando la intriga del juego descubrimos que las cosas no son precisamente sencillas. El destino del mundo acaba girando a nuestro alrededor con la justificación de que el protagonista no es un chico nada peculiar (y no os contamos más para no destriparos el pastel).

Pero comprobar que la historia de Little Battlers eXperience tiene tintes políticos, que plantea dudas razonables sobre la forma de tomar decisiones en la vida y que juega también con la seguridad del planeta, hace ver que estamos ante un juego mucho más ambicioso de lo aparente. Y esto no resta que tengamos un toque juvenil en todo momento, lo que hace que el juego se mantenga como una propuesta muy sólida para su público objetivo.

Creciendo con los LBX

Lo que menos nos gusta de juegos dirigidos al público juvenil es que recurran a los tópicos como medida de liberación ante la falta de ideas. Por eso Little Battlers eXperience nos complace tanto. Ver que la inseguridad de uno de los personajes principales se pone a prueba cuando tiene que impedir el atentado a un alto cargo de la política con el tiempo en su contra es algo que perfectamente ayuda a recrear emociones que podríamos esperar de otro tipo de juego.

A lo largo de la partida también podemos comprobar que el nivel de profundidad de Little Battlers eXperience en términos de gestión de los robots es cuanto menos elevado. Puede llegar a ser incluso un poco sofocante si somos jugadores con poca experiencia que no se quieren complicar. Podemos personalizar decenas de piezas, utilizar conjuntos pre-establecidos u optar por la originalidad y hacer combinaciones. También tenemos que personalizar el núcleo, que potencia nuestro LBX, las armas, los ataques especiales, los objetos que utilizaremos y además mantener este nivel de gestión no solo sobre el robot de nuestro protagonista, sino también con los de los demás. Este es uno de esos juegos donde recomendamos leer muy bien los tutoriales y las explicaciones para, 2 horas después de juego, no darnos cuenta de que hemos olvidado hacer algo que nos podría ayudar de forma importante.

Por suerte, a la hora de la verdad, cuando luchamos, el nivel de dificultad no es excesivo. Habrá enfrentamientos clave que nos harán sudar más de lo normal, pero por regla general la IA de los oponentes no es precisamente brillante. Dependiendo del tipo de enfrentamiento, del rival y del apoyo que tengamos en cada momento, podremos adoptar una u otra estrategia. Y a medida que pasen las horas los rivales serán más poderosos, pero nuestro equipamiento también lo será.

Los combates se realizan en tiempo real y con visión en tercera persona. Los LBX se controlan muy bien, siendo un sistema de lucha bastante simple, deudor de los años que tiene el juego, pero con flexibilidad para saltar, hacer desplazamientos rápidos y utilizar ataques especiales. Los berengenales que se pueden organizar en batallas a 6 son bastante pintorescos y nos encantan por la flexibilidad que hay de hacer equipo con nuestros aliados.

Page 1 de 2Siguiente