Inicio > Análisis > Mortal Kombat X

Mortal Kombat X

La saga Mortal Kombat ha regresado al sector y lo ha hecho no solo en consolas, sino también en dispositivos móviles. Su nueva entrega es Mortal Kombat X, juego que en su versión para iOS y Android opta por recuperar la mecánica de Injustice Gods among us y WWE Immortals. Es decir, combates como los de consolas, pero con controles táctiles y gráficos de gran potencia. Eso sí, el resultado es demasiado similar al de las otras propuestas, aunque con algunos cambios en cuanto a jugabilidad que no han terminado de convencer a los usuarios.

Si la fórmula funciona…

Si juegos como Injustice y Mortal Kombat X son muy parecidos entre sus versiones de consolas, no se nos ocurre ningún motivo por el cual estos juegos no puedan ser parecidos también en móviles. Al fin y al cabo, juegan en la misma liga y utilizan un motor que viene a ser el mismo. La mecánica se concentra en pulsar la pantalla una y otra vez para atacar y realizar ataques especiales. El problema es que los desarrolladores han cambiado la forma de combatir y han dejado el sistema mucho más plano que en los otros dos títulos antes mencionados.

Mortal Kombat X Mobile 001

A la hora de luchar solo tocamos la pantalla para dar puñetazos y patadas, y terminamos los combos deslizando el dedo en una dirección determinada. Esto no es difícil hacerlo, dado que se nos proporciona tiempo suficiente para ello. También tenemos que tocar el icono situado en la esquina inferior izquierda para activar un movimiento especial, el cual requiere realizar un tocado de pantalla específico (hay varios sistemas, como detener un medidor en el punto determinado o tocar rápidamente la pantalla). También utilizamos la pantalla táctil para realizar los temibles fatalities que siguen siendo tan pintorescos como en anteriores entregas de la franquicia. Además, poniendo dos dedos en pantalla podremos bloquear los ataques de nuestros enemigos.

Más allá de esto el sistema de combate no aporta nada y le quita algunos de los combos y técnicas que podíamos hacer en las anteriores propuestas de la productora Warner Bros. Interactive. El sistema se simplifica tanto que al final nos aburrimos de simplemente tocar la pantalla una vez tras otra hasta derrotar a todos los rivales. Llegamos a una situación en la cual la dificultad no depende de nuestra habilidad, sino de los personajes y las cartas que tenemos en nuestra formación. Y esto es algo que no puede mantener satisfechos a los usuarios durante mucho tiempo.

La progresión de un juego de móvil

No es que el planteamiento de progresión de Mortal Kombat X sea precisamente nuevo. Este se fundamenta en que hagamos un equipo, en este caso de 3 luchadores, y que con ellos nos vayamos abriendo camino en las distintas torres de las que está formado el modo campaña. Hay ocasiones en las que el equipo se altera por la imposición de la computadora, que nos induce a utilizar personajes icónicos de la saga. Es habitual que el uso de estos personajes esté acompañado de alguna misión adicional, del estilo de “no dejes que maten a este luchador”. Esto ayuda a incrementar un poco la variedad.

Con nuestras victorias ganamos monedas y almas que nos permiten desbloquear más personajes, comprándolos directamente o en forma de sobres sorpresa. También podemos usar cartas especiales para potenciar a nuestros luchadores o ayudarnos, lo que hace que exista cierto margen de gestión que proporciona un poco más de interés al desarrollo. Como forma de animar al usuario a invertir más tiempo con el juego, esta versión de Mortal Kombat X permite crear distintos grupos de personajes. A la vista de que cada personaje tiene un tiempo de uso y de descanso, es bueno tener varios grupos para que no nos encontremos con los bloqueos habituales de los juegos free to play.

Mortal Kombat X Mobile 002

Los usuarios más impacientes se encontrarán con que igual acaban gastando dinero real desde el primer momento, pero en realidad no hay ningún motivo para que invirtamos nuestros ahorros. Si queremos puede ser, eso sí, una buena opción para hacernos con personajes especiales. A medida que avancemos sí iremos notando que cada vez supone más problemático el progresar sin gastar dinero real. Pero ese problema solo lo tendréis si no os habéis aburrido antes de su jugabilidad.

La violencia de Mortal Kombat X

¿Qué opina Apple sobre los fatalities que podemos llevar a cabo en el juego? Normalmente la empresa del iPhone es muy pudorosa con todo tipo de contenidos para un público adulto. En este caso no nos tenemos que preocupar, dado que el juego de Warner Bros. Interactive nos ofrece un vistazo completo a estos movimientos salvajes. Desde el tutorial en el que participamos antes de empezar la partida real se nos muestra que la violencia del juego es más que elevada, aunque el nivel baja mucho durante los enfrentamientos.

Los gráficos siguen la estela recorrida en los juegos previos de la empresa, con una calidad que sorprende. El detallismo de los luchadores es muy alto y los escenarios también están muy bien trabajados. Es parte de la facilidad que proporciona un juego de lucha que se mueve bajo raíles y en el cual no hay que presentar a los luchadores realizando grandes movimientos a través de la pantalla. No obstante, la carga gráfica le pasa factura a algunos dispositivos en los que el juego calienta los terminales más de la cuenta (incluso en el caso del iPhone). El apartado sonoro sigue a la altura de lo se podía esperar, con voces que aportan un poco de dinamismo a los enfrentamientos y los sonidos habituales del entorno de la saga.

Después de Injustice Gods among us y WWE Immortals no es fácil entender que el sistema de combate se haya simplificado. Ahora es mucho más aburrido, a lo que no ayuda el concepto de los micropagos una vez avanzamos. Sí es bueno jugarlo, sobre todo si tenemos Mortal Kombat X en consola, dado que desbloquearemos skins, pero si ya tienes uno de los otros títulos mencionados, no encontrarás muchos motivos para descargar esta nueva propuesta.

Mortal Kombat X Mobile 003