Inicio > Análisis > Pac-Man Dash!

Pac-Man Dash!

Han pasado muchos años desde que algunos jóvenes de los años 80 disfrutaran con la serie de animación protagonizada por Pac-Man y su familia. Estuvo producida por la Hanna-Barbera, y aunque solo tuvo 21 episodios, esto no impidió que se emitiera en multitud de países. Por aquel entonces el videojuego Pac-Land se aprovechó del éxito de la serie cuando se lanzó en el año 1984, lo que nos llevó a realizar la primera visita a Pac-Land dentro de un género distinto al de los puzles habituales. En 2013 Namco Bandai ha utilizado de nuevo a Pac-Man en televisión y lo ha hecho con la serie Pac-Man and the Ghostly Adventures producida por la empresa 41 Entertainment para el famoso canal Disney XD.

Como no podía ser distinto, esta serie de televisión se encuentra acompañada de varios juegos oficiales que van a dar a los fans la posibilidad de pasarlo bien al control del comecocos favorito de distintas generaciones. De momento ya hemos disfrutado de Pac-Man Dash!, juego que está disponible de manera gratuita en dispositivos móviles y que nos lleva a disfrutar de los endless runner de una forma distinta a la habitual.

JUGABILIDAD

Hay que reconocer que Pac-Man Dash! integra suficientes novedades como para que se pueda convertir en un endless runner de interés por encima de lo ofrecido en otros productos. Sorprende ver que poco a poco las desarrolladoras notan que es necesario aportar a este tipo de juegos un nuevo punto de vista. En el caso de Pac-Man Dash!, Namco Bandai ha tenido la genialidad de incluir el uso de potenciadores y de personajes de apoyo que nos ayudarán en nuestras partidas. La mecánica es la clásica, contando con un tiempo limitado para llegar lo más lejos posibles y comernos el mayor número de galletas que encontremos. Decimos galletas porque es la nueva palabra que Namco Bandai utiliza para definir los puntitos amarillos (los pellets, o pac-puntos, como quisiéramos llamarlos antes) que se traga Pac-Man en sus aventuras.

Tenemos un total de 5 mundos, cada uno con 15 pantallas a las que plantar cara. La particularidad es que cada pantalla repite el mismo decorado, aunque con variación en el recorrido y con misiones específicas a las que hacer frente. Por ejemplo, en una misión nos encomendarán que recorramos una distancia determinada, en otra que nos comamos un número específico de fantasmas y en otra, por poner unos pocos ejemplos, que traguemos la cifra de galletas que nos indiquen o que nos choquemos con enemigos que aparecerán. La realización de estas misiones diferenciadas hace que el desarrollo tenga más interés, y la progresión desbloqueando mundos también es algo que resulta muy interesante.

En algunos momentos de la partida necesitaremos hacer uso de power-ups o de personajes de apoyo para poder terminar con éxito los niveles. La computadora nos hará entrega de versiones de prueba (de uno a tres días) de los objetos que necesitemos para avanzar, y realizará una rebaja en cada uno de ellos a fin de que podamos comprarlos con los puntos acumulados a lo largo de las distintas partidas. Los power-up le dan a Pac-Man distintas habilidades adicionales, como capacidad para saltar más alto, para atraer las galletas o para crear un campo de fuerza que se coma a los fantasmas cuando nos crucemos con ellos. Estas habilidades, eso sí, siempre se activan cuando se nos llena un tubo de energía que aumentamos al correr por el nivel.

Los personajes de apoyo y los vehículos, que también los hay, siguen la misma filosofía, activándose de igual manera, y cuentan con usos determinados. Por ejemplo, una de las amigas de Pac-Man dispara un rayo que atrae a los fantasmas. Estos objetos, personajes y vehículos se pueden desbloquear tal y como hemos mencionado, con el uso de los puntos que acumularemos. Pero también es posible comprar los juguetes que venderán pronto en las tiendas y que desbloquearán, mediante el escaneo de código, el personaje o potenciador correspondiente. Esta es una filosofía muy eficiente y que sin duda tiene un gran atractivo para los niños, aunque queda ver que los juguetes lleguen pronto a las tiendas.

GRÁFICOS

Para la creación de esta aventura de Pac-Man se ha partido del concepto de trasladar a los dispositivos móviles toda la esencia de la serie de televisión. Esto significa encontrarnos con una enorme cantidad de color que acompaña los cinco mundos, las distintas transformaciones de Pac-Man y los personajes que aparecerán. Los fantasmas tienen muy poca presencia en pantalla, pero las galletas, por su lado, y el diseño de los niveles, se ganan un aplauso por lo enrevesados que son. Se agradece ver que los niveles nunca tienen final en cuanto a su profundidad. Es decir, nos podemos caer de una plataforma y caer y caer, pero siempre acabaremos llegando a un suelo, esté más arriba o más abajo, evitando así el lastre de morir por caernos al vacío. El juego es muy sólido en su apartado gráfico, sobre todo mostrando a un Pac-Man divertido y alegre, ideal para los más pequeños de la casa.

MÚSICA & SONIDO

El sonido, como suele ocurrir en estos casos, tiene sus propios guiños para los fans de la franquicia, recuperando la sintonía clásica. Aún así, también tienen acto de presencia canciones más actuales que proceden de la serie de televisión, creando una buena fórmula sonora. Los efectos de sonido también son consecuentes, representando bien la forma en la que nos comemos tanto las galletas como los fantasmas.

CONCLUSIÓN

Pac-Man Dash! es un juego que no gustará posiblemente a los fans más veteranos que no entiendan el nuevo concepto de los títulos para móviles. Pero si lo valoramos como lo que es, sobre todo teniendo en cuenta que está dirigido a un público infantil, se trata de una muy elevada recomendación. La variedad de niveles, los distintos objetivos, las recompensas en forma de bonus que obtenemos y la tienda, que deja viabilidad a realizar compras sin gastar dinero o sin comprar juguetes, hacen de Pac-Man Dash! una buena demostración de calidad. Ahora solo falta ver que los juguetes lleguen a las tiendas y que el juego se expanda entre una mayor cantidad de usuarios. Pac-Man, gracias a títulos como este, está más vivo que nunca.