Inicio > Análisis > Papa Pear Saga

Papa Pear Saga

De King.com se han dicho muchas cosas en tiempos recientes, tantas que en este análisis nos vamos a limitar mucho y hablar de lo que nos ocupa. Su última creación tiene el título de Papa Pear Saga y es una versión de Peggle a su propio estilo. Y cuando decimos “a su propio estilo” nos estamos refiriendo a una jugabilidad gratuita con toneladas de microtransacciones, un sistema de mapa que interconecta con Facebook y una jugabilidad limitada al uso de vidas. Factores que ya han acompañado a millones de usuarios en Candy Crush Saga y que imaginamos no son tan malos como hay personas que aseguran, dado que King.com sigue siendo una empresa líder en su sector. Solo esperemos que no decidan registrar la patente de la palabra “Papa”.

JUGABILIDAD

Lo que hacemos en Papa Pear Saga es lanzar al protagonista, Papa Pear, a través de escenarios llenos de frutitas y objetos con los que rebota para recogerlos. El sistema, como indicamos, es similar al de Peggle, lo que significa que le dejamos al azar una buena parte del cómo se desarrollará la partida. La física no está tan bien implementada como en el juego de PopCap Games, lo que hace que haya muchas ocasiones en las que nos llevemos las manos a la cabeza debido a la frustración. Es una física que ni siquiera funciona bien dentro de su propio contexto. Es decir, si tiramos a Papa Pear varias veces contra una fruta inamovible que está situada en la esquina inferior derecha, el rebote no siempre hará que el protagonista derive a la misma dirección. Lo hagamos una, dos o quince veces, el resultado difícilmente será el mismo. Esto produce que el usuario no pueda entender la física de Papa Pear Saga para mejorar, resultando el juego muy aleatorio.

El sistema de juego, afortunadamente, no confía solo en la repetición de niveles donde llegar a una puntuación determinada y superarla si tenemos oportunidad. Estas pantallas también están disponibles, pero solo son una parte de todas las mecánicas que tiene el juego. Este aspecto es uno de los elementos más positivos de Papa Pear Saga, que va introduciendo diferentes mecánicas a fin de mantener el interés y de lograr que el usuario no se aburra. Hay pantallas en las que, por ejemplo, el objetivo es conseguir que unas frutas repartidas por el escenario lleguen hasta la parte de abajo, donde hay unos cubos en los que se almacenarán.

En otro modo habrá que despertar a los cubos metiendo unidades de Papa Pear dentro de ellos, pero contando con protecciones que primero habrá que eliminar. La variedad de mecánicas está bien implementada, aunque su aparición no está muy pensada, y es posible que nos encontremos repitiendo tres o cuatro veces la misma jugabilidad para después desaparecer por completo hasta muchas pantallas más adelante.

Otro elemento positivo del juego son los power-ups que podemos utilizar. Hay algunos acumulables y que podemos comprar con dinero real, mientras que otros, dispuestos por el escenario, se activan cuando los tocamos con los Papa Pear que tengamos dando vueltas por el escenario. Estos power-ups van desde hacer que tengamos un marcado de dirección completo, hasta que Papa Pear se multiplique o que crezca de tamaño. También hay bombas que podemos activar en el lugar de la pantalla que prefiramos, siendo power-ups que en ocasiones resultan muy necesarios para avanzar si no somos suficientemente habilidosos.

Uno de los problemas de Papa Pear Saga se encuentra en la progresión del jugador. Hay más de 100 niveles que están divididos en mundos de diferente temática. El mapa del juego nos enseña el avatar de Facebook de nuestro amigo que está liderando las clasificaciones y también es posible picarse para entrar en estos tops de puntuación. Esto nos permite ver claramente que, con cientos de amigos jugando, la progresión del usuario va cayendo a medida que avanzamos niveles.

El mundo 1 lo superan todos los usuarios o la gran mayoría, mientras que en el segundo se quedan casi todos. Pocos son los usuarios que avanzan y disfrutan de los niveles avanzados de Papa Pear Saga. Uno de los posibles motivos es que tengamos un número limitado de vidas y que debamos esperar hasta que se recarguen cuando las perdamos todas. Pero para King.com, una vez hecha la descarga, parece que ya no hay tanta preocupación sobre qué haga el usuario.

GRÁFICOS

Papa Pear Saga parte de una ambientación y diseños muy coloridos, un poco gamberros y delirantes, que rozan lo bizarro en más de un momento. Llega a parecer mas una serie de animación norteamericana de presupuesto independiente que un juego producido por King.com, que en otras ocasiones ha hecho gala de apartados visuales muy distintos. En general, eso sí, este estilo casa bien con la mecánica y funciona.

También hay que decir que King.com obliga a que juguemos en modo paisaje, lógico teniendo en cuenta las dimensiones del escenario y de lo importante que resulta verlo todo con la máxima precisión. En pantalla no solo soltamos un Papa Pear, sino que podemos tirar hasta tres al mismo tiempo, una cifra que puede aumentar si los multiplicamos con power-ups. Destaca, de forma positiva, el cambio de escenario que se realiza en cada mundo, aunque no vaya mucho más allá de una imagen estática.

MÚSICA & SONIDO

El sonido es tan casual, con una música tan básica y estereotipada, que no notaremos la diferencia de jugar con o sin volumen. Lo único que resulta positivo en este aspecto es el efecto del rebote de la bola, que puede introducir más al jugador en la experiencia, y el divertido “Papa Fiesta” que suena cuando terminamos un nivel.

CONCLUSIÓN

Lo que ofrece King.com con el lanzamiento de Papa Pear Saga es un clon de Peggle bien elaborado, pero con demasiados dejes propios de los juegos de su creadora. El progreso es un poco molesto por todo lo relacionado con las vidas, algo que se puede evitar, lógicamente, haciendo uso de dinero real en microtransacciones. Y la jugabilidad, por mucho minijuego o cambio de desafío que se produzca, acaba siendo reiterativa, en parte por lo cortas que suelen ser las pantallas salvo en casos específicos. Es divertido, pero no es la panacea, y Peggle, como experiencia jugable, ya ofrece algo mejor.